lunes, 16 de marzo de 2015

Dos hornos en la cocina



 Foto: Deia

La metáfora no es mía, sino de Ibón Navarro. “Si tienes un horno, no puedes pedirle que de frío”. Y así es. Baskonia tiene dos hornos en la cocina, y no tiene frigoríficos. Porque así lo ha querido su técnico, y porque así lo ha considerado la directiva. Una decisión meditada, con todas sus consecuencias…

Mientras los hornos han dorado, nadie ha reprochado nada, pero el primer día que los hornos entraron en modo pirolítico para limpiar, el mundo se ha llevado las manos a la cabeza. Artículos en prensa, opiniones en la radio y las redes sociales incendiadas… ¡¡Tenemos dos hornos!! ¡¡No dan frío!! Sí, ¿Y que? Vamos por partes:

1. Si hay dos hornos y no un horno y un frigorífico es porque así se ha decidido. La directiva sabía con casi dos meses de antelación que iba a cortar a Perkins (un frigorífico) y que se iba a escapar Heurtel (un horno más maduro). Sabía que debía reestructurar el puesto, sabía que debía sustituir dos piezas y sabía que además, la sustitución de ambas piezas iba a coincidir en el tiempo. Y escogió dos hornos jóvenes en el mercado. Ninguno era un frigorífico. Ambos eran los máximos anotadores de sus respectivas competiciones, ambos eran los referentes ofensivos principales de sus equipos y ambos eran jóvenes e inexpertos. 24 y 25 años. Cero partidos en sus espaldas de Euroliga. Cero partidos en sus espaldas en la NBA. Cero partidos en sus espaldas en una de las 4-5 mejores ligas de Europa. Experiencia al máximo nivel, cero. Ilusión y ambición, cien. Y se eligió así. Como dice mi hijo de cuatro años, “adrede y a posta”.

2. Cuando fichas dos hornos, tienes que usarlos como hornos. En Vitoria hemos sido testigos de lo que pasa cuando a un horno le pides que de frío. Desde todos los entrenadores que han pedido a Heurtel templanza, al último y más llamativo caso, Hodge, un horno al que se le pidió ser frigorífico y resultó que ni daba calor ni daba frío. No funciona. Al jugador debes exprimirlo en donde da su máximo. Y Adams y James, dan su máximo jugando a ritmo alto y tomando más tiros de los deseados.

3. Los frigoríficos en Vitoria han fracasado desde que Prigioni se fue. Y ojo, Prigioni nació horno, aunque con el tiempo se convirtió en un frigorífico. Es el paso natural que da la experiencia, y los partidos al máximo nivel de competitividad. Muchos frigoríficos han pasado por Vitoria desde entonces, y todos ellos se han saldado con fracaso. Recuerdo a Carlos Cabezas, a Omar Cook o a Doron Perkins, frigoríficos capaces de enfriar… incluso de dejarte congelado (literalmente).

4. Como dijo Ibon, si tienes dos hornos, no pidas frío. Es fácil decirlo, pero a veces desespera… A un horno le puedes controlar la temperatura de alguna forma… Puedes programarlos para que calienten más tarde, puedes jugar a enchufarlos y desenchufarlos del partido para que no lleguen a alcanzar su máxima temperatura… Pero a veces, se calentarán y pasará lo de Nhizny. ¡¡¡“falta cerebro”, “falta pausa”!!! Se grita desde todas partes. ¡No!, falta experiencia, y la falta de experiencia es una enfermedad que se cura con el tiempo y con los partidos…

5. La forma en que Baskonia puede llegara ser competitivo en este Top-16 o en las fases finales de la liga ACB, es con el horno a 220 grados. Los dos bases que tenemos, ni tienen la experiencia ni las cualidades necesarias para jugar un partido especulando. Tampoco Bertans, Tillie o Shengelia le van a seguir si especulan. Sólo San Emeterio, Causeur o los dos pivots pueden adaptarse a ese juego más estático, y probablemente el Baskonia pierda su chispa a partidos tibios. El objetivo no debe ser nunca bajar la temperatura del horno, sino aprender a controlar el horno a 220 grados.

6. Hay quien se desespera con los tiros a destiempo de Adams, James o Bertans. Yo mismo, a veces. Reconozco que su selección de tiro es “sospechosa”. Tan sospechosa como era la de Teletovic, Rakocevic, Macijauskas o Heurtel, tan sospechosa como es la de Teodosic o la de Rudy. Pero esos tiros a destiempo unido a su gran calidad, hacen precisamente que las virtudes de estos jugadores afloren. Sí, a mi también me gustaría meter al trío Adams-James-Bertans en una máquina del tiempo, y rescatarlos hoy con 200 partidos de Euroliga a sus espaldas, con 30 partidos perdidos por su ímpetu y diez títulos en el bolsillo por su calidad. Pero es imposible.

Reconozcámoslo. El Baskonia ha elegido desde el banco hasta los bases y pivots, un equipo inexperto talentoso e impetuoso. Ha tuteado a los mejores equipos de Europa a base de ímpetu y calidad, y nunca a base de templanza. No echemos en cara la temperatura…. Promovámosla. Poco a poco, el entrenador y los jugadores cogeran el temple por si mismos, como lo cogió Prigioni. Entre tanto, disfrutemos del espectáculo.

A mi, este espectáculo, me encanta. Es el año en que mejor me lo estoy pasando desde hace muchos… Demasiados.

Aupa Baskonia

6 comentarios:

  1. Gran post. Sólo queremos lo bueno. Cuando lo vemos, aplaudimos, pero cuando aparece lo malo, todos nos ponemos a chillar.

    A por olympiakos sin Spanoulis! ganando, tenemos muchas opciones de entrar al top8

    Salu2,

    Vander

    ResponderEliminar
  2. Pues mis más sinceras felicitaciones por el post. Está muy bien escrito y expresa muy bien la idea que desea transmitir. Además, estoy totalmente de acuerdo. Sólo añadiría el trabajo de Ibon para regular ese par de hornos. Con más experiencia, seguro que lo haría mejor, pero no mucho mejor, porque en mi opinión, está siendo excelente. Los protege (Nhizny) y los ensalza (Jouventut) a partes iguales, sabiendo, como dice él que es lo que tenemos, y que, si es lo que tenemos, es lo que tenemos que exprimir al máximo, y si queremos que este par nos den todo el baloncesto que llevan dentro no hay que condenarles por ser lo que son y por jugar como juegan, pues cuando se les fichó, ya se sabía cómo jugaban. Además, una de las cosas que más placer produce en el basket es animar a un jugador cuando ha metido la pata, levantarle la moral y ver cómo se resarce en la jugada o en el partido siguiente. Es como verles crecer. A mí también me gustan y espero que, con el tiempo, vayamos contemplando que este par de hornos se convierten, poquito a poco y siguiendo el curso natural de los acontecimientos, en frigoríficos. Entonces, diremos, "jodé que bien juegan estos, pero, ¿te acuerdas cómo nos lo pasábamos cuando vinieron?, ¿las cagadas en Rusia? ¿y el mate ante el Barça? Te acuerdas?, jodé, qué bien lo pasábamos entonces..., cuántas emociones"

    SILENO

    ResponderEliminar
  3. Paciencia, antes del final de tempoirada, ambos nos habrán dado jornadas de gloria. El mero hecho de competir contra cualquier equipo de europa, con amplias posibilidades de ganar es motivo de orgullo, viniendo de donde venimos.

    ResponderEliminar
  4. Es la idea de juego desde luego, gustará más o menos, con Bertans a pesar de tener via libre para tirar..., quiere meter las más dificiles y de todos los colores (aunque siempre por fuera y cualidades tiene para exigirle avances en su juego como en su cabecita el entrenador como a si mismo), MUY cabezón en ese sentido, va a ser la leche (ahora lo es merengada simplemente)y se las meterá en la cara a Lebron, pero teniendo al mejor San eme desde hace dos-tres temporadas un poco de banco no le vendría mal, error, es obligatorio más banqueta, pero si, son muy jovenes y les faltan batallas de "mucha sangre" para curtirse. Todo llegará, y tiene muuucho mérito Ibon, no coincido del todo con sus cambios, parece encorsetado o muy planificados, respeto claro, y el meditará sobre ello pero le veo a pie cambiado en ese sentido (Toko muchos últimos cuartos lo tiene sentado, el rival con cuatro faltas y este saca faltas con facilidad, en Euroliga esos puntitos descolgados te pueden dar la vida...lo q comento de Bertans y más cositas en ese sentido), pero vamos, les ha cambiado la cara, YA NO AGACHAN LA CABEZA¡¡¡¡¡, coño, hasta San eme le veía yo cabizbajo en temporadas pasadas, le juegan de tú a tú a todos y compiten con todos, chapeau en ese sentido, que hemos tenido equipos moribundos en lo mental. Ah, y Mike James a pesar del frenazo que ha pegado, y que le falta aún mucho y que parece que le han puesto un papel muy encasillado de llanero solitario (otro..., hasta que aprenda el oficio....), me parece un bombazo de jugador. Y toko me parece JUGADOR para muuuuchos años.Gracias por el artículo y a por los Griegos.

    ResponderEliminar
  5. Si yo siempre, desde hace unos años he pedido paciencia, mas este año. Tenemos un equipo joven, deben irse conocendo mas a sus compañeros y a ellos mismos con sus compañeros.
    Por lo demás, simplemente que los bases recuerden que jugadores como begic necesitan poder entrar en dinámica, y para eso necesitan poder llegar al ataque antes de que haya algún tiro.

    ResponderEliminar