martes, 13 de enero de 2015

AÑO NUEVO, BASKONIA NUEVO (Por José Luis Sánchez Erauskin, Santxon)



Hemos pasado de todo en esta media temporada de Euroliga y de ACB. , Cambio de entrenador, cambios abundantes de jugadores, una clasificación (por los pelos) en la Euroliga y un fracaso (dijo Josean) al no clasificarnos para la Copa canaria.


¿Qué ha pasado en estos tres meses de frenética competición? Pues hemos cambiado de entrenador, hemos cambiado de bases, hemos recuperado a Causeur y perdido a jugadores. Tenemos la satisfacción de que en el puesto de alero no hemos variado, los 2 ala-pivots se han puesto a jugar y tango Shengelia como Tillie hacen su trabajo con dignidad. En los pivots, por suerte, hemos perdido a Hamilton y lo hemos sustituido por Begic (¡menos mal!)


Casi nada en un equipo que pasa por una revolución, nos hemos desprendido del entrenador titular, y le hemos dado toda la responsabilidad a su ayudante, Ibón Navarro, que ha cambiado a nuestro equipo dotándolo de una seriedad y un espíritu luchador que nos ha llevado a plantar cara, con la mayor dignidad, a dos equipos como Madrid y CSKA que antes nos vapuleaban con la mayor facilidad ¡sólo nos falta ganar!


Estamos en plena pretemporada, intentando acoplar los bases al resto del equipo, o puede ser que el equipo a los bases, el caso es que tenemos dos partidos semanales contra equipos de la máxima exigencia. Hemos jugado en Europa con Efes y CSKA (casi nada) y en la Liga ACB con Zaragoza, Estudiantes y R. Madrid, pero os recuerdo que en las próximas semanas jugaremos con el Nizhny ruso, Armani italiano y Olympiakos griego y en la “cómoda competición ACB” con Obradoiro, Barcelona y Unicaja. Es una pretemporada muy apropiada para comprobar si la moral de nuestro equipo y de nuestra afición es capaz de aguantar partidos difíciles y con resultados posiblemente negativos. ¡Seremos capaces de aceptar nuestras limitaciones sin arrojar la toalla!


Tenemos que pensar que para nosotros la Liga acaba de empezar y es al final cuando se tienen que hacer los exámenes y nuestro Baskonia, si cuenta con su afición y aprovecha estas próximas jornadas para ir conjuntando el equipo terminará por jugar como todos esperamos. Paciencia y a trabajar.


Contamos con la calidad y el trabajo de Ibón que seguro que nos arreglará la temporada en los play-off.


Nos falta la otra pata del mueble. El cuarto poder: La prensa. Dejémosla por imposible: si hacemos un buen partido con victoria final somos los mejores y siempre tenemos que jugar así. Si hacemos un buen partido pero con derrota, somos irregulares, no tenemos calidad, somos un desastre, y no digamos nada si nos derrota el equipo de turno, sea el que sea, y jugamos mal. Los titulares en la prensa y los expertos en la radio aprovecharán para sacudirnos a base de bien y de paso crear un ambiente pesimista en torno al equipo. Por suerte para ellos, al descargar toda su mala leche, descansarán tranquilos, cosa que no pueden hacer cuando ganamos con solvencia.


En los desayunos mañaneros siempre cuento con la crítica amistosa de los “técnicos” que nos reunimos. Siempre me critican que sólo me fijo en el Baskonia, sin tener en cuenta a los contrarios, y tienen toda la razón. Releyendo el comentario que escribí en octubre, hacía una loa de Crespi y ahora la traslado y aumento a Ibón. Cuando hablaba de Crespi era mi entrenador y ahora es una página pasada. Mientras fue el entrenador de mi equipo era el mejor del mundo, ahora ni me acuerdo de él. Ni para criticarle ni para aceptarle si tenía algo de positivo. Ahora mi número uno es Ibón, estaré a su lado siempre, sus conocimientos, basados en un trabajo de años con equipos y personas y jugadores distintos, le hace merecedor de mi máxima confianza y mi cariño. Ser entrenador de nuestro Baskonia es suficiente para darle todo mi apoyo y solicitar que la suerte le acompañe.


Volveremos a vernos (leernos) cuando la Liga regular finalice. ¡Qué fácil es hacer críticas y loas cuando ya ha pasado el toro y ver con claridad los aciertos y equivocaciones del torero de turno!. Pero, os aseguro una cosa, que pase lo que pase siempre estaré en barrera para ver las corridas de mi Baskonia.


Ganaremos o perderemos pero este equipo siempre saldrá adelante y estaremos orgullosos de su plantilla y sus dirigentes, que sufren los vaivenes de la pelotita con una intensidad que todos nosotros (los aficionados) no podemos imaginar.


Hasta pronto,

Santxón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario