lunes, 13 de octubre de 2014

Unicaja puso al Baskonia en Economy class



El Barça, por partida doble, bajó hace unas semanas al Baskonia del primer escalón de la liga ACB. Quizá no existiesen dudas de que Baskonia estaba lejos de poder competir en la parte de la locomotora del tren, pero por si acaso, el Barça puso de manifiesto que, además de menos plantilla y menos presupuesto que Barça y Madrid, el Baskonia también tenía peor equipo.

La duda ahora radicaba en saber si el Baskonia se situaba, hoy, en el segundo vagón, la Bussiness class, o si en cambio viaja hoy en Economy class, el tercer vagón. Pues bien, Unicaja, el sábado, nos puso en el lugar que Baskonia debe ocupar en el mes de octubre. En Economy. Tanto por plantilla, como por presupuesto, como por equipo. Y por ende, manda también a la afición a la clase Economy, lejos de aquella afición que de verdad ayudaba a ganar a su equipo.

Esta es la cruda realidad a día de hoy, algo que no por previsible, deja de ser doloroso. Previsible, es, ya que el Baskonia está aún en construcción (sin ir más lejos el sábado debutaban dos jugadores, y hay un tercero que no ha debutado en ACB y que en total, habrá entrenado una semana), y si ya de por si, en equipo que es el 5º presupuesto de la liga es difícil que venza a dos rivales con mayor presupuesto que él, cuando no hay casi ningún tipo de acoplamiento, y las cosas aún no funcionan, se vuelve más complicado.

Pero lo cierto es que el partido de Unicaja deja un poso de preocupación y activa alguna alarma en el Baskonia. Alarma leve, y contextualizada en la jornada 2 de la liga ACB, con la Euroliga sin arrancar, pero alarma al fin y al cabo… Vamos a ello:

Con respecto a la configuración del equipo.

1. ¿Cuál es el equipo del Baskonia? Yo no lo se. Se que tenemos dos bases, cuatro aleros y 7 pivots. 7. Y entre los 7, no hemos conseguido hasta hoy una sola amenaza.

Lo primero que llama la atención es que no sobra un jugador, sino dos. Gomes y White, dos jugadores, dan el relevo temporal a Hamilton, un jugador que supuestamente hoy cumple el plazo que se dio de recuperación de una lesión leve, Pero nadie, quizá ni el propio entrenador,  sabe quien jugará el próximo partido de liga ACB.

2. Pero más allá de cuantos, la pregunta de verdad es ¿Cómo juegan? Y ahí es donde de verdad se enciende una alarma. El otro día, frente a Unicaja, salvo algún chispazo de Tillie y Shengelia, y algún detalle de White (mínimos todos ellos), el juego interior de Baskonia fue una broma de mal gusto.

Mientras Baskonia aguantó en partido (los primeros 8 minutos), todo lo productivo llegó desde fuera. Triples y penetraciones de Bertrans, Causeur y Johnson mantenían un espejismo de igualdad entre Unicaja y Baskonia. Pero tres rotaciones, sentando precisamente a esos tres jugadores, desnudaron al Baskonia y lo dejaron en pelotas. ¿Juego interior? Nada de nada. Ni rastro. Y aquí merece un capítulo aparte Colton Iverson. El jugador llamado a establecerse dentro de la zona y dejar jugar a los exteriores… que a duras penas es capaz de mantenerse en el campo.

Iverson necesita un curso intensivo de “entienda usted a esos señores de naranja”, para al menos, poder mantenerse sobre la pista. No es cuestión de un partido, ni de dos, sino de tres. El 100% de los partidos oficiales jugados por el Baskonia han tenido como denominador común la incapacidad de Iverson de mantenerse sin hacer personales sobre la cancha. Muy preocupante… Y ya no valoro si Iverson lo puede hacer bien o mal… es que no puede hacerlo, simplemente porque no puede mantenerse en el campo.

Ojiplático ante eso, veo que Gomes, que arrancó muy bien la pretemporada arrojando unas sensaciones magníficas, ha ido desvaneciéndose como un azucarillo hasta desaparecer de la rotación en ACB. Que Ilimane tiene casi los mismos problemas que Iverson para estar en la cancha, Que Tillie está en proceso de acoplamiento y que Shengelia y White acaban de aterrizar. ¿Hamilton? Lo que hace unas semanas nos parecía una solución espantosa, y un jugador a erradicar, puede que sea hoy la mejor de las soluciones que pueda tener el Baskonia en plantilla. Negaré haber escrito esto, señoría.

3. El resto de situaciones no me preocupan especialmente. El puesto de base, pese a la natural falta de conexión de Perkins aún con este baloncesto, creo que acabará resultando y siendo una muy buena pareja de bases. Los escoltas funcionarán. Johnson irá a mejor y Causeur irá  progresando a medida que su espalda deje de dolerle. En los aleros no tengo duda de que la dupla Fernando Bertrans será una de las mejores de la liga.

Con respecto al juego

1. El Baskonia juega absolutamente descompensado. Al no existir una referencia interior, el juego es por fuera. Shengelia y Tillie juegan también abiertos, y sólo Ili, Colton y, en menor medida, White, ocupan posiciones dentro, aunque sin peso. En estas situaciones, los porcentajes de acierto determinan si vas a ser competitivo o no. Y el Baskonia ha arrancado con malos porcentajes. Estos porcentajes, unido al excesivo juego exterior, explican por si mismos los problemas anotadores del equipo. ¿Esto tiene arreglo? Si. Con alguna referencia interior y algo de confianza esta situación debe cambiar..

2. Defensivamente, el Baskonia no es un equipo. Son varios jugadores defendiendo, a veces con intensidad, y demasiadas veces con estrepitosos despistes. Sin un concepto claro de lo que debe ser la segunda ayuda, el Baskonia acaba siendo un pequeño coladero en demasiadas ocasiones. ¿Esto tiene arreglo? Si, pero no a corto plazo. La identidad defensiva del equipo no se coge de un día para otro. Se pueden evitar los garrafales despistes e incrementar la intensidad, pero el sistema de ayudas y, en general, el esquema defensivo del equipo, tardaremos en verlo a pleno rendimiento…

En fin, paciencia y ocupación. Confianza en el entrenador y en estos jugadores y un poco de perspectiva. Viene un año difícil, pero estoy convencido de que el Baskonia irá hacia arriba… Esperemos que empezando por este mismo miércoles en uno de los choques más importantes de la Euroliga en esta primera fase.



5 comentarios:

  1. Aupa Joseba,

    Coincido con lo de la defensa..., el año pasado también eramos un coladero..., mucha actividad pero poca cabeza para dar ayudas o pasar un puñetero bloqueo directo o colocarse correctamente y despistes a gogo. Eso con el tiempo..., luego lo del juego interior, pues escaso, pero también es o debe ser sello Crespi, el juego exterior son los que llevan el peso, ahora que los interiores no deben ser comparsas y si alternativas y aporten para aumentar el peligro ofensivo y no sobreexponer a los exteriores...de momento tiempo es lo que hace falta. Aunque lo peor fue el pabellón.., es triste ver lo que era un fortín y un campo con ambiente y embrujo ver que eso está más languido que ni sé, y como mienten desde el club... 7.800 espectadores ¡Je! A ver si vamos subiendo el ánimo....

    ResponderEliminar
  2. Básicamente de acuerdo con tus comentarios. Tengo dudas con respecto a calificar como Economy a la afición. No digo que no puedas tener razón. Digo que me cuesta creer que alguien se rompiese las manos perdiendo de 25 puntos. ¿Quién tiene que motivar a quien? ¿El equipo a la afición con un juego atractivo o tal vez simplemente mostrando una buena actitud en defensa? ¿O lo es una afición desencantada tras 2 o 3 temporadas para olvidar y cada vez meno en numero y que está espectante de lo que pueda ofrecer dentro de un tiempo (ahora todos somos conscientes de que poco se puede exigir aún)? ¿Qué es antes, el huevo o la gallina?
    A mi, a día de hoy lo que mas me preocupa el que no hay una referencia interior y que los que están no sé si van a poder serlo? El resto de posiciones es cuestión de tiempo. Pero el equipo lo veo descompensado en ese aspecto. No creas juego dentro, no liberas a los exteriores, con equipos altos como los top de la ACB y Euroliga van a sufrir en el rebote y defensa... Ojalá no acierte ni una...

    ResponderEliminar
  3. como diria un castizo, al pan pan y al vino como locos!

    ResponderEliminar
  4. Si no consigue quitarse a Hamilton, encontrar algo sólido ahi atrás y rápido, no seremos economy class, sino low class. Vamos a dejar de hacernos trampas al solitario, al final lo barato sale caro, cuando te vacia el pabellón. Solo tenerlo detrás del banquillo de risas, debería abrir los ojos a una directiva que antes cortaba por lo sano actitudes como las de este inclito.
    Muy triste, lo que estamos viendo, porque ya hace 25 temporadas se era capaz por lo menos de competir, claro que se hacían equipos con la cabeza-aunque cortos-porque el dinero no daba para más.
    juntar a Iverson-Diop-Hamilton y pensar que vamos a llegar a algo es una contradición.

    ResponderEliminar
  5. Dios mío, otra temporada con juego interior inexistente. No, mucho peor que la anterior temporada. Con lo que eso conlleva. Cuando eres tan poca cosa en la pintura, tirar de fuera también termina siendo mucho más difícil.

    ResponderEliminar