lunes, 27 de octubre de 2014

Despierta Baskonia.

El Baskonia mantiene una lenta pero segura evolución. Ayer logró al fin su primera victoria en la liga ACB, importante por tres motivos; El primero, porque había que romper la dinámica perdedora que se arrastraba en la liga ACB. Independientemente de rivales, coquetear con la derrota a diario hace mella en el equipo y la afición, y cuanto antes se cortase esa horrible racha, mejor. El segundo, por el rival, Bilbao Basket, un partido siempre especial para las hinchadas de ambos equipos, con más que un partido en juego, y encima con el añadido de encontrarte a un equipo invicto en la clasificación, y tercero, porque la Copa del Rey espera agazapada con el mazo al doblar la esquina. No deben aparecer los nervios en la jornada 4 de liga, pero tampoco se puede descuidar el equipo. hay que sumar cuanto antes las ocho o nueve victorias que hacen falta para jugar ese torneo, y no se puede fallar en casa frente a rivales como Bilbao.

Pero lo importante no es tanto el si se gana o no (aunque también) sino como está jugando el equipo, si se le ve evolución o no. Vamos allá:

Individualmente, hay tres grupos de jugadores:

A. Jugadores constantes y positivos: Fernando San Emeterio, Davis Bertans y Colton Iverson. El capi está que se sale este año. Enarbola el carácter, pero no desde un punto de vista romántico sino efectivo. Defensa, acierto, ataque y galones. Sin duda, en su mejor momento desde que anotase ese 2+1 que nos dio una liga. A su lado, Davis Bertans. Puede estar más o menos acertado, puede meter o no el triple que tira, pero desprende un olor a estrella tremendo. Un nuevo diamante que atesora Baskonia y que podemos disfrutar en Vitoria. Iverson: Ha sido un descubrimiento para mi. Problemas para evitar las faltas y aún con problemas defensivos, pero un jugador muy intimidador atrás y con mucha más capacidad ofensiva de la que yo esperaba. Cuando se adapte a los arbitrajes ACB y Euroliga, puede ser una auténtica sorpresa.

B. Jugadores sin suerte y/o no adaptados. En este grupo, el paquete negativo, metemos a los siguientes: OJ, un jugador que no se ha sentido cómodo en ningún momento, y al que los porcentajes no acompañan. Un anotador que no anota. A estas alturas, un candidato claro a ser cortado. Ilimane Diop. El paso de niño a hombre no es sencillo para nadie. Ya no consiste en salir al campo, dar dos golpes y meter un mate. Ahora hay que salir y ser consistente sobre la cancha. Paciencia… es joven, pero le está costando. Kim Tillie. Un jugador con capacidad y con minutos, pero jugando excesivamente abierto, sin contundencia defensiva ni instinto de rebote. Debe ganar sus minutos superando a Shengelia y a un Bertans que también se postula como falso cuatro. Aquí encajan también los temporeros Gomes y White, aunque uno ya está fuera y al otro le queda una semana

C. Resto del equipo… Irregulares, pero en progresión: Heurtel. Irregular. Llamado a ser estrella de este equipo y base con galones, fue justamente castigado en Andorra por su indolencia defensiva, y le ha costado asumir dicho golpe. Ayer sacó de nuevo un poco la cabeza… Se recuperará. Perkins: Ha sufrido el proceso inverso al de Heurtel. Muy mal arranque de liga, pero el castigo a Heurtel lo reactivó. Bien en Andorra, bien en Atenas, y magnífico ayer frente a Bilbao Basket. Franca progresión para un jugador llamado a asumir un papel fundamental a la hora de subir líneas en defensa y ser incisivo en ataque. Causeur: Lastrado por sus dolores de espalda y la falta de pretemporada, está sufriendo en este momento su propia pretemporada, con los altibajos que debió sufrir en agosto. De todas formas, Causeur, cada vez que pisa la cancha suma averages positivos para el equipo. Trabaja, defiende y ataca con criterio. Irá a más… Shengelia: Muy irregular, pero en el mismo saco que Causeur. Está haciendo la pretemporada que no pudo hacer en agosto, y alterna cal con arena. Muy pronto para juzgarle, pero su actitud e intensidad son un gran aval para ir conociéndole. Hamilton: Más de lo mismo… al menos parece delgado. Veremos…

Esto individualmente, pero… 

¿Y como equipo? El equipo presenta, ahora mismo, una serie de puntos fuertes y de puntos débiles a mejorar.

Puntos fuertes:

Mentalidad. El equipo, desde el partido frente a Unicaja en el que no tuvo opciones, ha mostrado mentalidad suficiente para levantarse y aferrarse a un partido. Tanto frente a Andorra, como frente a Oly o Bilbao, el equipo se vio abajo y se volvió a subir al partido. Muy importante

Contraataque. Y transición… Jugar en campo abierto. Con la plantilla que tiene este Baskonia debe correr, jugar agresivo. No lo vimos en los partidos contra el Barça, y lo vimos con cuentagotas frente a Unicaja. Pero esto ha cambiado… ¿Son 3 partidos tiempo suficiente para afianzar el cambio? Esperemos que si…

Pegada. La pegada de este equipo sube muchos enteros desde que Shengelia se incorporó al equipo e Iverson pudo estar en el campo. Con referencia interior, los exteriores juegan con más sitio, y Fernando, Bertans y los bases son mucho más peligrosos. En cuanto Causeur tenga un poco más de tono físico e incorporemos un jugador con pegada exterior, el Baskonia subirá muchos enteros

Puntos débiles.

Defensa. El Baskonia puede defender. Sabe defender. Ha defendido. Pero a veces los despistes son tan horrorosos, que tira cualquier análisis al suelo. La primera parte de Andorra, el primer cuarto en El Pireo o el primer cuarto frente a Bilbo fueron un agujero difícilmente explicable ni perdonable. Despistes defensivos relacionados más con la concentración que con la actitud.

Continuidad. El Baskonia, probablemente por la lamentable pretemporada que ha tenido que pasar, con mil lesiones, temporeros viajes interminables y fichajes tardíos, es hoy un equipo en construcción. Y ese matiz se traduce en una irregularidad tremenda. En una semana pasamos de querer echar a Perkins a ponerlo en un altar, de que Iverson no pueda salir al campo a ser un jugador muy útil, de ensalzar a Shengelia a que pase desapercibido… En un mes veremos una versión más sólida del Baskoniam, pero de momento, toca

Arranque. Todos los partidos de Baskonia, salvo el de Neptunas, han tenido como denominador común un arranque horroroso. Dos tres minutos de intensidad para perderse por el primer cuarto. Hablamos de lo mismo que en el punto anterior, “concentración”.


Ahora lo que toca es seguir trabajando. El calendario nos empareja en los próximos partidos con rivales accesibles. No fáciles, pero si batibles. Habrá que ir a por ellos para seguir elevando el nivel de este equipo.

2 comentarios:

  1. Excelentes reflexiones. Una pena que estén tan espaciadas en el tiempo, porque la actualidad en el Baskonia está llena de acontecimientos casi a diario. En una semana cambias de entrenador, en otra de 5, en la siguiente probablemente el base suplente... Una locura. Todo para confirmar que llevamos unos años sin acertar en la configuración del equipo

    ResponderEliminar
  2. He ido a ver al Baskonia una vez !
    Que bien lo he pasado !

    ResponderEliminar