viernes, 8 de noviembre de 2013

El Baskonia se complica la vida.

La victoria dejaba un sendero abierto al Top-16, y una mirada a los equipos de arriba, pensando en la posición clasificatoria. La victoria hundía con un 0-4 a Estrella Roja y dejaba al Baskonia con tres cuerpos de ventaja sobre cualquiera de sus rivales. La victoria...

Pero no pudo ser. Un Baskonia sin baloncesto jugó ayer un errático partido frente a otro equipo, también rácano de baloncesto, también falto de acierto, pero con tres jugadores, sus tres americanos, lo suficientemente acertados como para traspasar el bloqueo mental y físico sobre el que se encuentra Baskonia.

¿Y que situación deja esto? La situación actual es la de un equipo descolgado, y una lucha entre Baskonia y Estrella Roja por no ocupar ese segundo puesto en el abismo. Si, es cierto, Baskonia tiene un triunfo más que Estrella roja, pero también es cierto que estrella roja no ha jugador frente a los lituanos aún, y que recibirá en el Pionir a Baskonia…Lucha abierta y sin pronóstico.

Quedan 6 jornadas por delante, y es muy pronto para empezar a elucubrar con calendarios y enfrentamientos, pero más allá de ganar en casa a Pepe o perder fuera con Juan, lo importante para Baskonia es encontrar su baloncesto.

Ayer, tres aspectos fueron clave para el mediocre partido jugado:

A. Alarmante falta de rebote. La baja de Hamilton hace daño, mucho daño, es cierto, pero hay más… hace falta que los jugadores en canchas sean conscientes de la debilidad y pongan el rebote entre sus objetivos. Ese aspecto, en el que Zan Tabak era un maestro, este año está perdido. La falta de un cinco, e incluso, la falta de instinto reboteador en alguno de los cuatros (Mainoldi), hace que el Baskonia sea más vulnerable.

B. Dirección. Walter Hodge es hoy una alarma roja. Al principio hablábamos de que si estaba más centrado en dirigir que en anotar, pero es que cuando se ha necesitado que anote, no lo ha hecho, y, sobre todo, cuando se le ha necesitado 35 minutos en cancha para suplir la lesión de Heurtel, ha sido incapaz de dar una respuesta efectiva. Ayer el chaval DVO jugó 18 minutos. 18 minutos que son demasiados cuando se supone que tienes un base de garantías delante. Hasta el momento, Hodge no está respondiendo en lo que se esperaba de él. Y necesitamos un paso adelante importante.

C. Recursos ofensivos exteriores. O de forma más clara, amenaza exterior. No la tenemos… No hablamos de poder meter triples abiertos. Nocioni, San Emeterio, Jelinek, Mainoldi o Kelati pueden meterlos (aunque ayer no lo hiciesen), hablo de un ser que habite por el exterior infundiendo miedo. Kaukenas puede cumplir ese rol, aunque ayer estuviese despistado, pero es el único jugador del equipo capaz de hacerlo. Y cuando no aparece, nos encontramos al débil Baskonia de ayer. Acrecentado por la falta de Heurtel, que es una amenaza desde fuera.

Por último, ahora mismo el calendario te mata. Vitoria-Valladolid-Madrid-Rusia. Un viaje por Sevastopol que no lo firmaría ni el mismísimo correo del zar. Un partido infernal frente a Lokomotiv donde el Baskonia debe buscar petroleo, un petróleo que empañe el borrón de ayer, para volver como Miguel Strogoff arrastrando su cuerpo a Vitoria para enfrentarse a un rival directo por ser cabeza de serie en ACB y Copa del rey, el Unicaja de Málaga. Demasiado para un Baskonia magullado aunque desconcertante en el diagnóstico… porque no me digan... Ni Iker Jiménez sería capaz de explicar las situaciones médicas baskonistas…

Intentémoslo

Hamilton; Se pega el trompazo de su vida en una cama de Scorchianitis, se levanta como Rocky Balboa tras un gancho de derecha de Apolo Creed, y con la adrenalina a mil, acaba y gana un partido (gracias señor) importantísimo frente a Maccabi. A partir de ahí, Hamilton entra en una nube de hielo como la que se utiliza para presentar a los tenistas del master. Se dice que ha sufrido un bocadillo en un entreno, se dice que tiene un edema en el músculo de su musculatura (esta redundancia no es mía, es del club), y desaparece de la faz de la tierra, y ya va para tres semanas. Ni está, ni se sabe para cuando se le espera…

Heurtel. Un golpe, se dice. Escuchando la radio, Rafa Muntión, enviado especial a Vilnius de Radio Vitoria, comenta que se le ha visto con hielo tras el entreno, pero que no se espera que sea nada. Luego no juega. Un golpe… Un golpe que va ya para 10 días… Una microrotura de fibras se cura antes… ¿De verdad fue un golpe?

Causeur. Se habla de una gastroenteritis. Incluso a mi se me pasa una gastroenteritis en una semana… Scariolo, enigmático como nunca suelta un contundente; “ni está ni se le espera”. Se supone que está muy débil. También ha arrastrado una fascitis plantar durante toda la pretemporada y el arranque del curso, pero se supone que no está relacionado… Ahora se comenta que puede arrastrar algo desde mucho antes. “Algo”... ¿Qué tiene Causeur?

Hay otros expedientes X menores. A San Emeterio se le “arranca” (la palabra no es mía, sino del parte médico) un tendón de la mano, y vuelve en una semana. A Kelati se le detecta una rotura de fibras, y vuelve en otra semana (Ni Calderón antes de la copa del Rey de Valencia). A Hanga se le detecta el 27 de Septiembre un edema que le dejará KO otros dos meses. Faltan aún 20 días para que se cumpla el plazo, pero ayer aparece en el pabellón tirando y arroja buenas sensaciones (¿Volverá antes?)

Pero las urgencias del Baskonia no esperan a nadie. Este fin de semana hay que ganar en Valladolid. Hay que ganarle porque el equipo necesita ganar 8 para meterse en la copa, y hay que ganarle porque el grupo necesita sentirse un grupo ganador de nuevo.

Perspectiva

Esto corre de una forma tremenda, y el mundo del deporte y las sensaciones también. La opinión pública cambia de opinión en menos de 7 días, y se pierde la perspectiva. Hace justo una semana, tras el partido en Lituania, Scariolo era el técnico perfecto, un Baskonia de temporeros y niños daba una lección de concentración, defensa y determinación en Vilnius y no existían dudas. 7 días después, Scariolo no vale para el proyecto, la plantilla es un desastre y no entraremos en el Top-16 ni en la Copa.

Lo mismo que en el fútbol… Los aficionados del Alavés han pasado de querer linchar al presidente por no renovar en 10 minutos a su entrenador y de corear a voz en grito el “Natxo quédate” a los pitos y el “fuera fuera”. Natxo no vale para este Alavés.


Tengamos la paciencia necesaria para valorar el trabajo de la gente cuando pueda desarrollar el trabajo. Son galones que los protagonistas se han ganado.

15 comentarios:

  1. Yo no voy a entrar en como está el baskonia porque mis conocimientos de baloncesto son muy limitados y tampoco mí seguimiento del equipo es total pero los resultados del equipo están ahí : nueve partidos oficiales en lo que llevamos de temporada y un balance de tres victorias y seis derrotas. Vale que hay muchos jugadores nuevos y las lesiones están arrasando pero las sensaciones son Igualmente malas y no parece que el equipo este Ni siquiera para intentar pelear por los títulos. Y el carácter que se nos quiere vender, exceptuando la lucha a muerte siempre de nocioni, también brilla por su ausencia. Un saludo. JOSERRA

    ResponderEliminar
  2. El equipo tiene el peor juego interior de la última década (quizá me quede corto, quizá sea el más débil de los últimos 15 años), y si encima se lesiona Hamilton, entonces estamos más muertos que la momia de Tutankamón. Si no recuperamos pronto a Hamilton, paciencia, paciencia, paciencia. Nos puede ganar cualquiera.

    Hodges. Seguro que hay alguna razón por la que lo han fichado. Hasta ahora no ha podido verse. Seguimos esperando.

    Las prioridades deben estar claras. Lo de los dos últimos años en la Euroliga ha sido un aviso. Si el equipo no se clasifica para el Top16, a la gente le joderá, pero creo que no le sorprenderá. La prioridad debe de ser la Liga, y en primer lugar clasificarse para la Copa. Si al final de la primera vuelta el equipo no está entre los 8 primeros, la afición NO lo va a entender.

    En pocas palabras, el Baskonia no puede ser el Unicaja de esta temporada.

    ResponderEliminar
  3. Un circo, esto es el club ahora.

    ResponderEliminar
  4. Yo no entiendo una cosa. ¿como se ha podido hacer un equipo tan malo, y/o descompensado, que hace malo al bueno sacandole de su puesto...? Y luego ese entrenador, que si hubiera sido otro...ya te digo yo donde estaba, que quisiera yo ver su sueldo...ves al valencia, al unicaja, cai, gran canaria...y la crisis solo debe ser nuestra. Kereketejeta saca un poco de pasta anda...

    ResponderEliminar
  5. Y hace una o dos semanas, pensaba lo mismo de scarolo. Y el hodge ese? Ojals me confunda, pero lo unico que tengo seguro es que es muy feo

    ResponderEliminar
  6. con perdon, pero para mi, el Baskonia es un equipo imbecil
    salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Roberto al menos respeta al dar tu opinión

      Eliminar
    2. Los equipos no son imbéciles. Las personas, si. Pues eso, Roberto

      Eliminar
  7. Jeje Joseba...la pizarra de Perasovic ha tirado por la borda todo lo que tenias escrito para la proxima entrega

    ResponderEliminar
  8. Un señor y ademas señor entrenador, y no el txuloputillas este que salta al campo en una patxanga contra el UCAM Murcia y en la rueda de prensa va de morinho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te borro este mensaje, y no se porqué, pero odio los insultos a la gente del equipo, entrenador o jugadores. odio los pitos. odio el rencor

      Eliminar
  9. Y encima dice que sabian que iban a hacer esa jugada...pues machote....fallo la comunicacion...quizas estabas mas preocupado por tus canas...just for men carollo...just for men

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preguntaté lo que hizo para llegar a esa última jugada

      Eliminar
  10. Sin faltas sin faltas sin faltas repitio 30 veces. Y poco mas hizo y dijo

    ResponderEliminar