viernes, 13 de septiembre de 2013

Valoración de la plantilla por José Luis Sánchez Erauskin, "Sanchón"



Bueno, ya hemos completado el equipo que en esta temporada nos va a representar en la Liga ACB. Hemos tenido que superar una reducción económica del presupuesto, con la marcha de jugadores como Lampe y N. Bjelica. Hemos hecho caja pero hemos perdido calidad. Por otro lado, esa calidad no estaba acompañada de la casta que tanto nos gusta y, por lo tanto, su pérdida, que efectivamente nos hace dar un paso hacia atrás en calidad, no es llorada por la afición, que valora al máximo la intensidad y la voluntad por la pelea.

Pero vamos a olvidar lo que perdemos, y nos ha llevado al 5º puesto, y vamos a valorar lo que tenemos.

Un magnífico entrenador, unos jugadores exteriores que no tienen nada que envidiar a los componentes de los equipos con los que nos vamos a jugar el 3er. puesto (pensar en el 1º y 2º es un poco utópico) y unos jugadores interiores, que considero es lo más flojo del equipo.

Tres bases, dos escoltas, dos aleros, dos ala-pivots y dos pivots. Los bases son un poco incógnita, bueno incógnita son todos los jugadores que, o por jóvenes o por mi desconocimiento real de su calidad en la cancha, pueden darnos más satisfacciones que disgustos.

Un base portorriqueño, pequeño pero hasta ahora un anotador compulsivo. Tendrá que ponerse a mandar, y el equipo tendrá que bailar al son que toque Hodge cuando esté en el campo. Trabajo para Sergio Scariolo.

De Heurtel ya conocemos sus virtudes y sus “pecados”. Un buen base que mejora de año en año.

Van Ostrum, con 20 años, seguro que a lo largo de la temporada dará algunos buenos relevos a los teóricamente superiores a él.

Caseur, un buen jugador, que ha cambiado su participación internacional, por ponerse antes a trabajar con el equipo. Una buena señal. Es su 2ª temporada en Vitoria y tenemos que esperar de él un rendimiento más regular que en la anterior.

Jelinek, “el pistolas” que todo equipo necesita en el puesto de 2. Tendrá que trabajar mucho para llegar a los niveles de los doses que siempre ha tenido nuestro equipo.

Aleros. Teníamos la mejor pareja del campeonato con Saneme y el Chapu, pero esa pareja se ha roto. Hemos necesitado utilizar al Chapu en otras funciones y nos queda Saneme que con Hanga tendrá que formar la pareja de aleros que nos de fortaleza suficiente en ese puesto tan esencial. Saneme garantiza un trabajo y un rendimiento de buen nivel, los años no pasan en balde y el santanderino tiene que esforzarse al máximo. Seguro que lo hará.

Adam Hanga, húngaro de 24 años, un húngaro de pega pues tiene un moreno que denuncia sus antecedentes guineanos. Tenemos sus referencias manresanas de la temporada pasada, es un jugador de un gran físico, que con 20 años ya ha ganado un concurso de mates en Hungría. En estos momentos se recupera de una intervención en la rodilla, que según todos los pronósticos no dejará ninguna huella en su rendimiento. Tendrá que superar la diferencia de jugar en el Manresa para no descender y con facilidad de minutos y tiros  y asumir su puesto en nuestro equipo para jugar en Europa y aspirar al máximo. Tiene un trabajo delante que todavía no ha podido empezar pues está en plena recuperación.

Llegamos a los pivots, empezando por los argentinos, Chapu y Mainoldi, dos jugadores que no tienen entre sí nada que ver. Un Chapu Nocioni fuerte, trabajador, valiente, que como alero fue nuestro puesto de excelencia la temporada pasada. Este año tiene una dificultad añadida. Tendrá que reciclarse a jugar de 4, un 4 abierto con posibilidad de utilizar su tiro de 3, pero tendrá que pelear con pívots de más envergadura y menos años que él. Sabemos que por falta de ganas y corazón no va a quedar, pero ¿será eso suficiente?

Otra incógnita de rendimiento es Leo Mainoldi, 4 años en Fuenlabrada no es una referencia suficiente. Los malditos cupos son los responsables de su llegada a Vitoria. Esperemos que la casta del Chapu se traspase a Mainoldi y nos de un 4 peleón y valiente que ayude al rebote y abra el campo para que los 5 puedan hacer su trabajo.

Dos pivots, uno conocido y con un control que hemos ido viendo como se desarrollaba, Tibor Pleiss, alto, trabajador y buena mano, pero irregular. Depende del día que le salga puede hacer *un roto* a cualquier equipo, pero todavía físicamente poco contundente y muy dado a hacer faltas tontas, la experiencia se adquiere jugando y  Tibor va a tener muchos minutos.

Lamond Hamilton, cuando jugaba en Bilbao nos creaba muchos problemas, esperamos que ahora, desde nuestro equipo, igualmente se los cree a los contrarios.

Los pivots forman un puesto poco contundente y con una ayuda por parte de los 4 nos excesiva, por tanto ese es el puesto más flojo del equipo, esperamos que el trabajo y las “trampas técnicas” consigan  hacer que no influya de forma desagradable en el desarrollo del conjunto del equipo.

No olvido a Ilimane Diop, trabajo, trabajo y trabajo y dentro de 2 ó 3 años tendremos un pívot dominador.

Nos queda el capitán del barco, Sergio Scariolo, con su equipo de ayuda, especialmente Ibón Navarro, que con la seguridad que da la experiencia y el trabajo conseguirá llevar adelante este equipo para lograr algo que ya se nos está olvidando, que es llegar a las finales y ganarlas.

Hasta pronto.

6 comentarios:

  1. Conociéndote, te habrá costado escribir este artículo Sanchon.

    Este equipo es más mediocre que otros Baskonia, pero creo que puede funcionar. Peor que el año pasado seguro que no lo hace!!

    Gracias por compartir tu conocimiento y experiencia con nosotros!

    Saludos,

    Vander

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que tenemos un buen/mal equipo. Es decir, buenos jugadores, pero mala configuración de plantilla.

    Los jugadores son buenos, pero a los que deciden la plantilla, se les está escapando la perspectiva.

    pero habá que ver como empiezan a jugar antes de opinar.

    Iñaki

    ResponderEliminar
  3. Gran y completo análisis... gracias!

    Yo también voy a dar mi opinión... Pero para analizar el equipo, es completamente necesario ver los valores de partida del equipo… Este nuevo Baskonia nace con dos premisas:

    1. Aligerar las nóminas. Como se dice en una saga de libros que acabo determinar este verano, “winter is comming”. “Se acerca el invierno”. No habrá dinero público, los ingresos atípicos se estancarán y sería muy extraño que patrocinadores privados entren con dinero por delante. El Baskonia debe aguantar en la élite durante el invierno, pero no se puede permitir el lujo de comerse todas las provisiones hasta que deje de nevar. Y no nos engañemos, está nevando….

    Desde esta premisa, el Baskonia se ha quitado las cuatro fichas más altas que tenía del año anterior (Oleson, Lampe, Nemanja y Dusko), y ha tratado pro todos los medios de quitar la fichad e san Emeterio o al menos rebajarla. Eso no lo ha logrado. Sus sustitutos, económicamente, son muchísimo más modestos (Jelinek, Hanga, Hamilton y Scariolo). El Baskonia es hoy un equipo más sostenible que el del año pasado, y está mejor preparado para afrontar el invierno, al menos en lo que a provisiones se refiere. La despensa está llena, y el castillo puede aguantar un largo asedio.

    2. Recuperar las señas de identidad del club. El Baskonia ha patentado un logo, un “brand” que se denomina “Carácter Baskonia”. Este logo trata de luchar en inferioridad, pero con ilusión y hambre frente a equipos más potentes tanto deportiva como económicamente. Ese carácter representado por el mate de Timinskas frente David Andersen, y en la imagen posterior de Timinskas, Scola y Alexander retando al gigante.

    Ese es el objetivo. Aunque esa imagen esconde una trampa… Esa imagen muestra a un Baskonia supuestamente inferior, pero armado con Luis Scola, el mejor o uno de los mejores ala-pivot que haya jugado en Europa, a Alexander, quizá el americano con más calidad de la época reciente del Baskonia, y a Timinskas, un grandísimo jugador. La plantilla actual del Baskonia no tiene, ni de lejos, un Scola ni siquiera un Alexander.

    Siempre he pensado que los logos no juegan. Juegan los jugadores. El hambre no la tiene el equipo, la tienen o no los jugadores. El “carácter Baskonia” no nació conmigo y con celedón jugando…nació con Elmer Bennet, con Ramón Rivas, con Luis Scola… No debemos engañarnos pensando que un logo nos va a traer nada. Los logos no juegan… juegan los jugadores.

    Esperemos, pese a todo, recuperar ese espíritu, porque lo cierto es que el Baskonia de los dos últimos años, ha vagado por la cancha con una vitola de supuesta superioridad, y con contratos muy caros, pero sin el espíritu ni la intensidad necesaria.

    Sigue en el siguiente comentario...

    ResponderEliminar
  4. Viene del comentario anterior...

    ¿Y que plantilla nos encontramos?

    No encontramos un equipo joven, con ilusión, con menos nombres y, por que no decirlo, con menos calidad. También nos encontramos un equipo descompensado. Demasiado armado en algunos puestos, demasiado desnudo en otros. Con dos carencias importantes, pero también con valores importantes…

    Puntos fuertes:

    El Baskonia tiene básicamente tres puntos fuertes que deberá explotar este año:

    1. Versatilidad. Tiene jugadores muy versátiles que pueden jugar en muchas posiciones. Salvo Van Oostrum, que es un uno puro, y Pleiss, que es un cinco puro, el resto de jugadores puede ocupar dos y hasta tres posiciones en el campo. El Baskonia puede jugar con sus tres aleros a la vez, con dos bases, con sus dos pivots puros en el campo… Scariolo tiene a su disposición, una plantilla donde todos sus integrantes amenazan el aro, y donde puede componer muchos quintetos diferentes en función de a quien se enfrente.

    2. El puesto de alero. La capacidad de los tres aleros del Baskonia probablemente no tenga igual en Europa. San Emeterio, Nocioni y Hanga forman, quizá, la mejor tripleta de aleros altos del continente. Scariolo debe ser inteligente para potenciar el juego desde ahí…

    3. Imprevisibilidad y ritmo. El Baskonia, con Hodge y Heurtel, debe proponer un juego alegre y de un ritmo muy alto. Un Baskonia que juegue a tanteadores altos, muy vertical, que corra y que asuma riesgos. Un basket divertido de ver, capaz de enamorar al aficionado del Baskonia, y de retrotaerle a otra época…

    Pero también tiene, sobre todo, dos lagunas importantes:

    1. Falta de contundencia interior. Los pivots son el debe de esta plantilla. ¿Será el mejor tres de la competición un buen cuatro? ¿Estaremos sacrificando lo mejor que teníamos? Esa duda me corroe… Y hace falta más músculo, más potencia dentro…

    2. Falta un matador. Perasovic, Macijauskas, Espil, Stombergas, Rako, etc, etc… Oleson, con sus lagunas, cumplía el papel, y desde que se fue, no tenemos ese escolta capaz de matar un partido.

    Creo que el Baskonia debe abrazar dos conceptos: por una parte, la ilusión de ver como una plantilla joven y con hambre, puede proponer un juego bonito. Por otra parte, y siendo tremendamente realistas, hay que recalibrar los objetivos.

    Esta plantilla no está al nivel de la de Madrid y Barcelona, y debe estar al 100% para competir frente a Unicaja o Valencia. No ver esto, y pensar que, como somos el Baskonia, todo vale, es estar ciego.

    El objetivo, al menos mi objetivo, tras ver esta plantilla es lograr el pase al Top-16, y alcanzar las semifinales de copa y liga. Pensar en algo más que esto, es soñar… (recordemos la frase de Dusko y los sueños).

    Acabo con una última reflexión. Se habla de plantilla cerrada. No lo creo. Ni de coña. Me explico… No digo que necesariamente vaya a venir alguien o se vaya a ir alguien… quizá no se llegue a acuerdos y este sea el equipo que acabe el año… Se puede dar, pero no creo que sea la idea de los dirigentes del Baskonia. El teléfono seguirá sonando, hay jugadores que siguen en el mercado, y habrá jugadores subrayados en rojo. Y si, y creo que habrá más movimientos, tanto de entradas como de salidas.

    El equipo definitivo, el 31 de Enero. Quizá con equipos diferentes en liga y Euroliga (malditos cupos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para gustos los colores, Joseba, pero de verdad pensais tu y tu padre que Nocioni, San Emeterio y Hanga son los mejores aleros que hay en los equipos de Europa o de España? no me he puesto a mirar todas las plantillas de Europa pero simplemente mirando al Real Madrid, ahora mismo Nocioni es mejor que Mirotic, Saneme que Rudy, o Hanga que Carroll por poner un ejemplo? Un saludo.

      JOSERRA

      Eliminar
  5. Yo creo que además del puesto de 4, los otros puestos que me generan dudas son el de base y escolta.

    El año pasado pasaron hasta 3 jugadores, además de Huertel, por la posición de Base, y ninguno demostró ser el base que el equipo necesitaba. Yo espero que Hodge aporte lo que no aportaron los anteriores, pero deberá demostrarlo en una liga como la ACB, cosa que todavía no ha hecho. Van Oostrum en Leb no consiguió ser el base titular de su equipo, por lo que no se puede pretender que aporte mucho desde el inicio.

    En el puesto de escolta, tenemos lo mismo que el año pasado, y vinos que la pareja Casseur, Jelinek no dió el nivel que se espera para poder competir en Euroliga y ACB. De hecho, Jelinek no demostró absolutamente nada el año pasado. Espero que crezca como jugador este año, pero yo no veo nada en ese jugador que me haga pensar que puede llegar a ser el jugador que queremos que llegue a ser. Del francés si espero que pueda seguir creciendo y aportando mas al equipo, sobre todo si hacemos un juego físico y rápido.

    Saludos,

    Juanan

    ResponderEliminar