jueves, 25 de julio de 2013

Goian bego Carlos

Hay noticias que te revuelven los adentros y que te hacen pensar que esta vida tiene muy poco de justa. Mientras los blusas llenan de alegría y juventud Vitoria, a 600 Km. un tren llena de tristeza y desastre a familias enteras. Todos nos sentimos un poco gallegos y sufrimos con ellos ese desastre.

Al mismo tiempo otra noticia nos rompe un poco más nuestra conciencia. Nos pilla más cerca y por tanto lo sentimos más adentro. Un accidente y una noticia fría en el períodico nos dice: "un niño de 5 años y un amigo de casi 40 pierden la vida en un accidente, esta vez de coche, pero con el mismo resultado: familias destrozadas y amigos a recordar".

Mi amigo Carlos no es de mi edad, es mucho más joven, y recuerdo que cuando lo conocí yo era Presidente del Baskonia y él un jugador de aquel Sanvi que nos nutría al equipo de sangre joven y vitoriana.

No voy a glosar sus características deportivas, que para eso están los periódicos de la época, sólo voy a decir que él como jugador y yo como directivo forjamos una amistad que el tiempo ha mantenido y que cada vez que nos veíamos nuestros recuerdos fluían con facilidad y hacían que los abrazos fueran todo lo cálidos y sinceros que 40 años de amistad pueden hacer.

La vida sigue y cada uno con sus achaques (que yo los tengo) recuerda todo lo que esta Vitoria nos ha ido dando y quitando a todos nosotros.

Carlos, un gran abrazo de tu amigo,

Sanchón.

2 comentarios: