miércoles, 29 de mayo de 2013

Fracaso y decepción


Lo decía ayer, 40 minutos separan el éxito del fracaso, esa fina línea que se cruza o no se cruza. Pues ayer se cruzó. Y podemos poner todas las vendas, tiritas, excusas o explicaciones que queramos, pero debemos ser plenamente conscientes del fracaso.

Fracaso.

El éxito o el fracaso te lo marcan la consecución o no de tus objetivos, y no en un equipo de basket, sino en cualquier ámbito de la vida. Los resultados hasta ayer eran lo suficientemente buenos como para evitar esa odiada palabra, pero ayer se cruzó la línea. Semifinalista de Copa y Top-8 en Europa es un buen bagaje para un equipo como Baskonia, pero caer frente al Granca lo eclipsa todo.

Decepción.

Hay otro aspecto que en un nivel paralelo a los resultados, y son las sensaciones. Equipos que no logran sus objetivos se pueden marchar con un buen sabor de boca, o equipos que los logran, marcharse con la bilis en la boca. En este caso, también debemos hablar de decepción. Este grupo sólo ha ilusionado durante poco más de un mes a la afición, ese lapso de tiempo que transcurrió entre la paliza sufrida en Kaunas y la derrota en casa frente al Barça en Euroliga. Esa consecución de partidos ganados que encadenó Tabak a su llegada demostró que el equipo, bien planteado, podía competir con cualquiera… Pero el baloncesto los abandonó, y la actitud, si salvamos al gladidador argentino, se fue con el baloncesto. Sí, debemos hablar de decepción en sensaciones.

Responsabilidades

Ayer, Tabak compareció en rueda de prensa echándose la presión sobre sus hombros. Luego, en zona mixta, sólo dos valientes se acercaron al micro, Josean Querejeta y Andrés Nocioni. Las tres figuras que comparecieron ayer representan los tres niveles de responsabilidad por lo ocurrido. No vale con culpar sólo a una de las partes, y cuesta repartir porcentajes en la culpa, pero debemos hablar de fracaso en tres ámbitos:

    A. Dirección deportiva.

Pocos aciertos este año (Causeur y Pleiss), y demasiados errores, algunos de bulto, salpican la dirección deportiva este año. Ya tendremos tiempo de analizar esto con más calma, pero desde la configuración de los bases, donde los llamados a llevar el timón del equipo (Cabezas y Rochestie) salieron por la puerta de atrás, y los que lo han llevado (Heurtel y Cook) han sido un fiasco, pasando por otras decisiones, como la continuidad en verano de Dusko con su ciclo ya caduco, la gestión de venta de Oleson (por el momento en que se hizo, no por haberlo hecho), la incapacidad del elegido para sustiturlo (Jelinek) o, incluso, el cortar la progresión de Van Oostrum  para completar los entrenamientos. Muchos flancos que han salido mal y nos deben hacer reflexionar.

    B. Dirección técnica.

Ni Dusko en su etapa ni Tabak en la suya han sido capaces de manejar este vestuario, ni desde el punto de vista de la disciplina deportiva (actitud, motivación) ni desde el punto de vista puramente táctico, donde el equipo, reconozcámoslo, no ha sabido en ningún momento a que jugaba, y ha sobrevivido todo el año de la calidad individual de sus integrantes.

    C. Jugadores.

Hay gente que necesita que la motives, y gente que se motiva sola. No hablo de jugadores de basket, hablo de gente. Gente que sólo trabaja cuando le mira el jefe, y aprovecha la mínima para ir a la máquina del café, y gente que aunque el jefe esté de vacaciones, termina los informes el día que debe y cumple con su trabajo. Esta plantilla ha tenido a una o dos personas trabajando en la oficina, y a diez en la máquina del café durante todo el año. Cuando el jefe miraba, salían de la máquina y se sentaban en su despacho, pero en cuanto se despistaba, volvían a reunirse en la máquina del café. Culpa del jefe, sí, cierto, pero culpa de los trabajadores, también. Los jugadores no deben borrar su cuota de responsabilidad, porque es alta. Y la dirección deportiva debe meter bisturí en la máquina del café. O incluso retirarla de la oficina… quizá con decisiones traumáticas.

No quiero extenderme más, y quiero acabar con un mensaje de ánimo. A alguien que quieres (un hijo, un amigo), cuando suspende estrepitosamente un examen, o repite el curso, primero le regañas, pero luego lo apoyas y le ayudas a estudiar y a levantarse. Ahora nos acaban de traer las notas y estamos regañando al niño, pero a partir de mañana toca ayudarle a levantarse. Si no le ayudas, es que no es tu hijo, o no le quieres.

El Baskonia no es sólo un club de basket, es un sentimiento. Yo lo amo, y como lo amo, trataré, en la medida de mis posibilidades, de apoyarlo para que salga adelante. Toca renacer e ilusionar… ¿Y cuantas veces lo ha hecho el Baskonia? Tantas que pierdo la cuenta.

Hoy más que nunca, ¡AUPA BASKONIA!

6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Una vez más QuereJeta dio la cara y no puso excusas ante la derrota hablando claramente de fracaso. Estoy seguro que volverá a hacer el milagro de llevar al baskonia a lo más alto, el aficionado está acostumbrado al caviar y cuando le ofrecen el menú del día parece una decepción pero seamos realistas y este año el equipo ha sido más irregular que nunca y se veía venir que en cualquier momento se podía dar un golpe contra la pared. Me da que el año que viene van a seguir muy pocos jugadores de la actual plantilla. Yo sinceramente aportaria por darle el banquillo a sito alonso y por jugadores del perfil de xavi rey o pablo águilar en vez de futuras promesas extranjeras que nunca sabes como te van a salir. Aunque sí tengo claro que el aficionado de verdad tiene que estar con el equipo. JOSERRA

    ResponderEliminar
  3. Mucha decepcion y hasta rabia. ver a lampe con esa desidia, a Cook, a Nemanja. Un horror ayer.

    Felicitar a pedro martinez y a todo el granca desde aquí, porque lo bordaron.

    Ahora toca pensar en el futuro. partir de la base: ENTRENADOR. Tabak no vale, hay que buscar uno y darle confianz. y luego reestructurar la plantilla. ¿Como lo ves? ¿Que jugadores dejarías/quitarías?

    Un abrazo y ánimo a todo el baskonismo

    Salu2


    Vander

    ResponderEliminar
  4. Primero hay que buscar un entrenador. Darle confianza y dejarle trabajar. Buscar jugadores implicados en el proyecto, jovenes con futuro y veteranos como Noccioni implicados, para que manden en el vestuario.
    ¡¡Aupa Baskonia!!

    ResponderEliminar
  5. No tengo ninguna duda de que Querejeta va a montar un buen equipo para el año que viene. Seguiremos apoyando al equipo, sin duda.

    ResponderEliminar