lunes, 18 de marzo de 2013

Sensaciones

El ceder ante uno más fuerte es conseguir el segundo puesto del valor; la victoria insoportable es la que logra uno más débil que tú.
Marco Valerio Marcial

Hay victorias que parecen derrotas. Y derrotas que parecen victorias. Y hay derrotas que nunca debieron serlo. Ganar contra Besiktas fue amargo. Perder contra el Madrid, dulce. Perder frente a la Penya, un mal trago. Las sensaciones llevan su camino independiente del resultado final. Las victorias son victorias, y las derrotas, derrotas. A veces, la línea entre el éxito y el fracaso se difumina, pero la clave está en cifrar el objetivo. ¿Cual es?

Convendría cifrar bien el objetivo del equipo, más ahora que vamos segundos en la liga ACB (no matemática pero si al menos virtualmente) y con opciones de Top8. ¿Cuál es el objetivo? ¿Qué objetivos se marca el club? ¿Son realistas? ¿Cuáles son los objetivos por los que debiéramos pelear?

El club, nuestro club, no se marca objetivos. El objetivo siempre ha sido la luna, independientemente de la calidad de la plantilla, el momento de los rivales o la situación económica particular o general. Sólo así ha logrado lo que ha logrado, y sólo así la ambición te permite seguir creyendo y seguir peleando. El objetivo del club pasa por pasar al Top-8 y jugar la final de liga ACB. No puede ser de otra forma. Y lograr un título. ¿Alguien lo dudaba?

Pero el club, como ya hemos comentado en algún otro post, tiene un segundo objetivo, a más largo plazo, y es el proyecto de equipo que tiene. Por supuesto quiere tocar título este año, pero opta por tener capacidad para tocar título los próximos tres años antes que el primar tocar título este año a cualquier precio. La operación de Oleson se encuadra perfectamente en este marco. Primar una economía más saneada frente a haber podido lograr, por ejemplo, el título de copa.

Para los aficionados, o los blogueros como yo, el objetivo es diferente. ¿A que aspiro yo con el Baskonia? Aspiro a divertirme con él. Aspiro a entretenerme viéndolo jugar (algo que no hemos tenido fácil los últimos dos años). ¿Quiero verlo ganar? Por supuesto, es la parte más divertida de cualquier deporte, pero no la única.

¿Donde cifro el techo de este Baskonia? Siendo realista, lo cifro por debajo de las ocho mejores plantillas de Europa, y lo cifro como una de las cuatro mejores plantillas de España. Es decir, que hacer “lo normal”, sería no entrar al top-8 y jugar las semifinales. Exigir por encima de este punto (el punto lo pone cada uno) es un ejercicio de grandilocuencia desmedida. Pero lo hacemos. Y lo haremos… Somos humanos, va en nuestra naturaleza.

Clasificarse para el Top-8 se encuadra dentro de una misión, a priori, descabellada en mis cálculos. No tenemos ni el equipo necesario ni la experiencia necesaria para vencer a Barcelona, Khimki y Siena. Eso es así (al menos para mi), lo cual no oculta una ligera decepción por no haber ganado algún partido más en casa frente a rivales a los que si debiéramos haber ganado, y que nos hubiese quizá dado alas en busca de esa difícil clasificación.

Aún y todo, desprendo sensaciones positivas. Las sensaciones son efímeras y volátiles. Pasan de cero a cien en segundos, se pierden y se recuperan, y juegan con nosotros. Al descanso frente a Besiktas, estaban arriba, al final del partido, abajo, al descanso frente al Madrid, estaban arriba, al acabar el partido abajo… dos horas después, tras reflexionar un poco lo visto, volvían a estar arriba, un arriba que se mantenía frente al Fenerbache, pero que se iba al suelo frente al Joventut. ¿Donde ponerlas ahora? ¡¡Que difícil respuesta!!

Yo las pongo arriba. Los problemas con los bases y el escolta nos matan, pero Casseur cada día está jugando mejor, y el problema de los bases, tras seis intentos, lo doy ya por perdido. Pese a todo, veo bien al equipo…

¿Lo suficientemente bien como para competir frente al Barsa, Khimki o Siena? Si
¿Lo suficientemente bien como para meternos al Top-8? No

Veremos donde acabamos, pero vuelvo a lo escrito al principio. La victoria no siempre es sólo ganar. Sólo gana uno, y no por ello el resto fracasa. Busquemos divertirnos, y busquemos nuestro techo. Seamos realistas y coloquémoslo donde debe estar. Cada uno donde considere, pero tras una reflexión real. Y si el Baskonia juega en los partidos importantes junto a su techo, yo lo daré por bueno…

4 comentarios:

  1. muy buena reflexión, que he leido hace poco algo parecido pero no recuerdo donde, no valorar solo en derrotas y victorias sino en si se compite o no

    ResponderEliminar
  2. Egunon!
    Yo no le pido al equipo clasificarse para el top8, mejor si lo conseguimos claro. Lo unico que pido es lucha, caracter, entrega y continuidad. Tengo la sensacion que juegan reservando energias para partidos "mas" importantespor lo que en los tres partidos de euroliga que quedan puede pasar cualquier cosa. Esta temporada no soy capaz de poner techo, como bien dices, ahora arriba ahora abajo ahora arriba....
    Aun asi, beti baskonia!!
    Saludos desde bilbo!

    ResponderEliminar
  3. Interesante reflexión pero ni este Maccabi ni este Siena son mejores equipos que el nuestro. Otra cosa es que no se vea un equipo sólido por ningún lado pero un buen baskonia tenía que estar peleando por el segundo puesto de Euroliga.

    Y en liga lo previsto, la caida del Barca nos pone segundo. Cumpliendo objetivos pero tampoco nada extraordinario.

    A esta plantilla cabe exigirla mucho más.

    ResponderEliminar
  4. Bonitas palabras de Carlos Suárez animando a Pete Mickael a pesar de que las tuvieran tiesas en la final acb del año pasado. En realidad esto es el deporte. Desde aquí ánimos y que se recupere pronto porque la verdad es que es una gozada verle jugar. JOSERRA

    ResponderEliminar