viernes, 4 de enero de 2013

La ilusión a Vitoria no la trae la lotería

Retomo el blog tras las vacaciones navideñas, y lo retomo con una sonrisa en los labios. Esa sonrisa estúpida con la que nos dormimos ayer todos los baskonistas y que mantenemos aún en la cara hoy por la mañana. Esa sensación de orgullo, como si la canasta de San Emeterio la hubiésemos metido nosotros, como si el rebote tras el tiro de Ohayon lo hubiésemos luchado nosotros... Esa sensación de ganar en Israel, de ganar a Maccabi... Esa sensación. Por ello, es probable que mi artículo de hoy esté influenciado por esa estúpida sonrisa que mantengo, pero que no me puedo quitar. Si es así lo siento...


Pero intentaré ir algo más allá, y analizar qué es lo que ha propiciado que el Baskonia se encuentre en esta situación. Hay muchas cosas, demasiadas, pero intentaré resumirlo en 2 puntos clave que hacen que este Baskonia no pierda y que mantenga la ilusión:

Rotación.

Lo primero que debe encontrar un entrenador es un grupo de hombres que sea lo suficientemente amplio como para superar en un momento dado unja baja, y que no haga imprescindible a ningún jugador. Si lo logras, el equipo rival no puede jugar a desactivar a tu estrella. Hasta ahí, la teoría, perfecto. Pero luego hay que ponerlo en marcha. Y no vale con ponerlo en casa y contra el Murcia. Hay que hacerlo jugándote el pase en el Top-16 y en “La mano de Elías”.

Los números cantan; Ayer en Israel, diez jugadores, diez (lo repito, diez) jugadores jugaron más de ¡¡15!! Minutos. Sólo Cabezas se quedó en el banquillo. Los diez jugadores que saltaron, los diez, tiraron a canasta tanto de dos como de tres, los diez jugaron lo suficiente como para sentirse importantes y los diez defendieron con intensidad. Eso es asegurarse un “fondo de armario” importante.

Pero hay más... El jugador que más tiempo jugó fue Omar Cook, y lo hizo durante 24 minutos. Cuando en una plantilla todos juegan 15 y el que más juega 25, se convierte en una plantilla versátil, sin referentes defensivos que rompan el juego, y lo más importante, una plantilla donde todo el mundo se siente importante y donde todo el mundo sale con la motivación máxima a la cancha. Quizá el único pero sea que Cabezas debe mantener la ilusión por jugar. Espero que lo haga en Madrid este fin de semana.

Y esto que así leído es tan sencillo, es tremendamente difícil de aplicar. Por eso hay que dar a Tabak un mérito terrible en este aspecto.

Táctica

El equipo juega muy diferente a como lo hacía antes, tanto en ataque como en defensa. No quiero aburrir con movimientos técnicos, pero resumiendo, el Baskonia juega mucho más ordenado, con un movimiento lógico de jugadores en las posiciones exteriores y con criterios de juego interior al poste bajo. Se juega el pick and roll (Heurtel y Lampe están formando una sociedad más que interesante) pero el sistema de juego no gira en torno a este movimiento. Vemos el “8” en el poste alto que patentó Obradovic y que tanto daño hace, y el equipo juega posesiones más cortas, y no duda en lanzar cada vez que tiene un tiro abierto.

Defensivamente, el Baskonia cambió desde el mismo momento en que cambió la defensa al bloqueo directo. Además, ayer, en Israel, vimos al equipo defender en zona en algún momento. La segunda ayuda llega (algo que era capital y que no se daba antes) y la intensidad ha crecido, seguramente debido al tipo de rotaciones.

El futuro

Ahora mismo el Baskonia tiene un mes por delante hasta la Copa del Rey (primer título en juego) y creo que Tabak va a cumplir lo prometido, es decir, ir preparando tácticamente al equipo para ese momento intentando ganar los partidos que juegue entre tanto. Pero priorizando ese cambio táctico necesario. La dos victorias en Euroliga (que si el equipo se aplica con intensidad es previsible que sean tres, con la visita de Besiktas la semana que viene), dan tranquilidad al equipo que se ve con opciones de pasar a la siguiente ronda en Euroliga, y aunque no sea matemático, es previsible que Baskonia acabe como cabeza de serie para la copa.

El futuro se ve bonito. Ilusionante. Guardo mis abonos de Copa del rey en un lugar seguro... Creo que este año, en Vitoria, podemos hacer algo muy grande.

Zorionak Baskonia eta eskerrik asko

3 comentarios:

  1. Lo de ayer fue una pasada!! de esas victorias que recordaremos dentro de muchos años, como la de elmer Bennett o la de Natxo lezcano. Además, ganar a los putos macabeos no es ganar a cualquiera!!!

    Aupa Baskonia!!

    Salu2,

    Vander

    ResponderEliminar
  2. Hay una imagen al final del partido que resume el estado del equipo en estos momentos , el abrazo de Txapu a Saneme , incluso Nemanja sonriendo !!!!!

    Estoy contigo , este año podemos dar mas de un susto , no pido titulos , pero si lucha , entrega , COMPETIR , como se hizo ayer , y como no se hacia ultimamante .

    ResponderEliminar
  3. Leyendo tu artículo joseba con eso de la táctica y las rotaciones uno llega a la conclusión de que dusko es mal entrenador. Por supuesto que no es así, a la conclusión que llego yo no es que los jugadores le hallan hecho la cama a su ex entrenador, pero sí que el equipo ahora tiene mucha más intensidad y nadie se esconde cuando antes al más mínimo contratiempo el equipo bajaba los brazos. Respecto a la copa el baskonia ahora ya no puede ir de tapado ya que el jugar en casa y con el noventa por ciento del público es mucha ventaja aunque también puede hacer que juegue con más presión. Será una competición de todos contra el Madrid pero no sólo Todos los equipos síno también todo el público. Ya le paso el año pasado en Barcelona y supo sacar Lo mejor y ser campeón con todo en contra. Eso sí al cabeza de serie que le toque el Barcelona en cuartos, sí es que se clasifica lo tiene muy chungo. Un ABRAZO. JOSERRA

    ResponderEliminar