lunes, 5 de noviembre de 2012

Tratar de explicar lo inexplicable

Pinchados. Así salíamos el jueves del Buesa Arena. Pinchados e incapaces de dar una explicación razonable a lo que acabábamos de ver en la cancha. Una primera parte grandiosa, donde el Baskonia se fue al descanso 18 arriba, y una segunda parte pírrica, donde no fuimos capaces de reaccionar ni a tiempo ni a destiempo para dejar escapar un partido que era vital por estar en el Top-16.


Hinchados. Así salíamos ayer del Buesa arena. Hinchados de ver como habíamos hecho polvo a un Barcelona, actual campeón de liga, desdibujando su sistema de juego y poniendo una nota más de intensidad y color en el juego. Orgullosos e ilusionados por un proyecto que más allá de los resultados nos ofrece un juego atractivo.

¿Blanco y negro? Hablamos del mismo equipo separado por escasas 72 horas. Es más, dentro del partido del Efes, hablamos del mismo equipo, separado por escasos 15 minutos. ¿Que pasó? ¿Se puede explicar? Lo intentaré...

Lo que voy a contar hoy trata de explicar lo que pasó frente a Efes. Pero también explica la prórroga que forzamos al Real Madrid hace una semana, explica la victoria en Milán o explica (seguro que todos lo tenemos en la cabeza) la victoria del Baskonia al Lagun Aro GBC en la Copa del año pasado, en una calca del partido frente a Efes, pero donde fue el Baskonia quién fue el protagonista positivo y no el negativo.

El baloncesto se compone de tres factores fundamentales. “Generación”, “error” y “actitud mental”.

Generación

La generación ofensiva no consiste en meter siempre, sino en ser capaz de superar la defensa rival las suficientes veces como para generar una ventaja en cada ataque, y que se puedan realizar tiros en condiciones de ventaja y posición. Cada ataque que culmina con un tiro en una posición cómoda, con un tiro libre, con un contraataque o con un desequilibrio de jugador alto-bajo, es una generación positiva.

La generación defensiva, por contra, consiste en ser capaz de generar en el contrario una posición de tiro de bajo porcentaje. Que un grande deba tirar de lejos, que haya que tirar un tiro punteado, que llegue la ayuda y la segunda ayuda, que se agote la posesión, etc.

Notaréis que en ningún momento he metido dentro del concepto “generación” el hecho de que la pelotita entre o no. Eso es cuestión del error

Error

Manu Moreno define el baloncesto como un juego de errores, y yo estoy completamente de acuerdo. Es decir, el equipo que menos errores comete, es el equipo que, generalmente, gana.

Error es fallar en posición cómoda, es fallar una bandeja, es perder un balón, botársela en el pie, fallar los tiros libres, precipitar un tiro sin ventaja. Aquí si que cuenta la pelotita, y si que cuenta que entre o no.

Un equipo puede no ganar un partido con mucha generación, y puede ganar un partido sin generación pero con acierto. Esto que en el fútbol es más evidente que en el baloncesto, es lo que define la gran mayoría de los partidos...

Actitud mental

La actitud mental es la que condiciona la generación y el error, y es la que define una tendencia de partido. Es, sin ninguna duda, la parte más difícil que debe abordar un entrenador, porque no tiene entrenamiento posible. La generación se puede lograr a través de sistemas de juego, el acierto o el error se pueden entrenar con horas de técnica individual, pero la actitud mental no. Sólo un buen motivador, un buen psicólogo, y una buena actitud por parte de los jugadores dan situaciones propicias.

Es evidente que un equipo redondo es aquel que es capaz de mantener una alta generación, un bajo nivel de error y una actitud mental positiva. De hecho suele estar relacionado. La generación propicia que el error sea bajo, y la actitud mental, propicia la generación.

Pero, por contra, estos tres factores también pueden caerse, y es la actitud mental quien los hace caer.

Un equipo que está generando deja de generar. Un equipo que no está cometiendo errores los empieza a cometer. Por las razones que sean. Es en ese momento cuando la mente toma el control. El entrenador, generalmente corta la tendencia con un tiempo muerto, pone las pilas a los jugadores y el equipo vuelve a generar. Corrige el lapsus mental. De hecho, la mayoría de las veces, el tiempo muerto logra su objetivo, y son muy frecuentes los cambios drásticos tanto en juego como en resultado tras ellos. Pero a veces no lo logra. En ocasiones el equipo sigue sin generar y lo enmascara con acierto pero eso suele durar poco. En otras ocasiones una simple acción de error precipita todo, y la mente hace que el equipo no genere y siga cometiendo errores. Todo esto se agrava con la situación mental del equipo contrario, que se siente más fuerte, crea más ventajas y comete menos errores. Se crece. Es el momento del entrenador, que pide un segundo tiempo muerto. Pero este segundo tiempo muerto es mucho más complicado y no suele tener, en general, el mismo resultado que suele dar el primero.

Por lo general, tras este segundo tiempo muerto, es la fuerza mental de uno o dos jugadores quienes toman el control, y no el colectivo. El líder decide tomar decisiones, sin generación ni ventaja. A veces, ese líder es lo suficientemente bueno, o está lo suficientemente inspirado como para sacar al equipo del bache mental (San Emeterio en Milán, Nemanja en Madrid, Prigioni en aquella Copa frente al Lagun Aro). Con tres aciertos, la situación mental se corrige, y el colectivo vuelve a generar. En ese momento se salva la crisis.

Pero hay veces, que bien porque el equipo contrario está muy preparado para frenar los arreones individuales del líder, o bien porque al líder le abandona el acierto, se entra en barrena y no hay quien salga de ella.

Volvamos al Efes del otro día.

La primera crisis, el primer tiempo muerto, el primer drama... Lampe y Nocioni toman el control, pero aún en un sistema colectivo y no en posiciones forzadas. Lampe lanza dos triples. Sólo. En buena posición. Con ventaja. Con que uno de ellos hubiese entrado la situación mental se hubiese corregido. Falla también Oleson sólo. Falla Nocioni una bandeja. Enfrente, Efes coge aire y se crece. Batista domina, el equipo corre...

Segunda crisis. Segundo tiempo muerto. Se acaba el equipo y surgen los líderes. Nemanja, Nocioni y San Emeterio salen al rescate. Ninguno de los tres acierta, en posiciones con ventaja (ojo, importante). Efes sigue crecido. Ahí llega el fallo (imponente) del entrenador. Debe cortar el aspecto mental, porque el equipo sigue generando. Si cambia a los cinco jugadores en cancha, lo hace, pero debe propiciar un cambio. No lo hizo.

Y llega el colapso. El base se precipita y deja de generar. En el momento en que te abandona la generación, sin acierto, estás muerto. Y el Baskonia murió.

Pero ojo, son pequeños detalles lo que diferencian el partido de Efes del del Barcelona. Frente al Barcelona, el mismo triple de Lampe, entra. La penetración de Nocioni, entra. El uno por uno de San Emeterio, funciona.


Mañana os hablaré de la situación de juego del Baskonia. Un baskonia que juega a gusto, que mete ochenta puntos por partido, que corre que defiende. Un baskonia que, dos años después, ataca con ventaja. Que transmite optimismo de cara al Top-16.

No está fácil, pero tampoco es tan complicado. Como decía el sábado David Pejenaute, al Baskonia le vale con ganar en casa a sus dos rivales directos, Oly y Milán, y asegurar los dos partidos de Cedevita. No es fácil, pero nadie dijo que entrar al Top-16 lo fuese, De momento, la plantilla al completo para la batalla.

7 comentarios:

  1. Post para un curso de entrenadores, o para curso de psicologos, pero yo sigo sin explicarme el apagón.

    Ganar al cedevita el viernes o a morir. por la estrategia, el acierto o la mente, pero a ganar!!!!!!!!!

    Salu2

    ResponderEliminar
  2. Gran entrada. Desde que te sigo, una de las mejores. Algo que es difícil encontrar en otros blogs de baloncesto. Te animo a que sigas o al menos que las hagas con más frecuencia.

    ResponderEliminar
  3. A seguir remando!!! aupa baskonia

    ResponderEliminar
  4. Muy buen comentario, estoy totalmente de acuerdo.Parece mentira el cambio que se ha generado de uno a otro partido pero te doy la razon que en el partido del Efes fallaron todos incluido Dusko que no supo responder ante tanto desorden. Me duele que siempre eche la culpa a los jugadores que la tienen pero nunca diga ME HE EQUIVOCADO.

    ResponderEliminar
  5. Dios Veli!!

    Tiempo hacia q no se te leia algo tan de ti!!, pido lo mismo q "anonimo" y q otros muchos,.... hazlo mas a menudo!!!

    Un abrazo

    Ritxarp

    ResponderEliminar
  6. JOSEBA, este post me lo llevo directamente al Delicious como ejemplo (práctico) de lo que han de hacer los equipos. Sinceramente, no creo que hubiera explicado tan bien lo que es el basket.
    Por cierto, este equipo tiene una cosa mejor que otros de otras temporadas. Esta pensado en función de los jugadores y no unicamente en funcion de los puuestos de los jugados en los sistemas. Cuando este equipo se libera, es otro, más agresivo, más intenso y mucho mejor.y eso tácticamente es una gran ventaja

    ResponderEliminar
  7. Gran artículo, felicidades!!

    Te he leido en las redes sociales que estás en contra de los pitos a Dusko Ivanovic. ¿Crees que podía ser acertado escribir sobre eso?

    Un saludo y gracias por tu trabajo

    Mikel Aguirre

    ResponderEliminar