domingo, 25 de noviembre de 2012

¿Quiénes somos, de donde venimos, a donde vamos…..


 
……….estamos solos en la galaxia, o acompañados?


Los veteranos recordaran esta canción ochentena de los Siniestro Total. Sobre el tema de la galaxia, nada que ofrecer salvo recomendar la serie “Fringe”, para las otras preguntas, tengo una teoría.



¿Quienes somos?
Somos Baskonia. Un club de baloncesto, de una ciudad pequeña, y con una afición  peculiar. Analicemos de una en una.
Baloncesto. Deporte con todos los focos puestos al otro lado del Atlántico. Allí están los mejores equipos, los más ricos, con los mejores jugadores, con todo el poder mediático y un plan de marketing a nivel global. Fuera de este universo NBA, hay un desierto de patrocinadores, televisiones, y repercusión mediática.
De una ciudad pequeña. Por tanto, poco mercado, y poca posibilidad de expansión a nivel de merchadising y en consecuencia, generar ingresos atípicos a añadir a nuestro exiguo presupuesto.
Con una afición peculiar. Lo siento si hago pupita. Somos acomodaticios, esperamos que nos den lo mejor, por cuenta de terceros. Aportando lo justo. Exigimos que otros se jueguen su patrimonio para disfrutar. Acudimos al pabellón como evento social y acudiríamos igualmente a ver hockey hielo o petanca si fuera “lo que se lleva ahora”. Fuera del pabellón, silencio.
Si un turista llegara a Gasteiz no sabría que en esta ciudad existe un equipo magnifico de basket. Tampoco lo sabría si lo tuviéramos de petanca. ¿Hay alguna bandera baskonista en algún sitio? ¿Nos congregamos en algún punto más allá de pabellón a ver los partidos? ¿Cuántos niños llevan la camisate del Baskonia por la calle? ¿Hacemos gala de baskonismo más allá de la cita semanal? Me temo que no. Solo en las Copas parece que  nos motivamos, pero parece mas un “vamos a dar buena imagen de afición” que una actitud real y constante.  Somos, me temo, el reflejo de una ciudad sin personalidad, que cuida muy poco de lo suyo, que no demuestra ningún orgullo y que se pierde en la crítica estéril sin apreciar ni valorar lo que tiene.
“Kalean uso, etxean otso” Proverbio euskaldun.

¿De donde venimos?
Venimos de un pabellón de 5000 asientos y suspirar cada vez que manteníamos la categoría. Venimos de un crecimiento exponencial a todos los niveles que nos llevo a nuestra década prodigiosa, 2000-2010. Venimos de dos años de indefinición, o tal vez de regresión.
¿Cómo llega el crecimiento? Se unen varios factores. Obviamente, con una buena gestión, todo el resto de detalles que citare a continuación, estaban al alcance del resto de clubes de basket de nivel medio como era el nuestro. Al Cesar lo que es del Cesar, por tanto reconocer la valentía y el acierto de los Kerejeta, Santxon, Salazar y compañía.
Mediados de los 90. No hay cupos.  Se aprueba la Ley Bosman, y la NBA, bendita NBA, apenas se mira mas allá del ombligo. En este contexto, el mercado el amplio. Los mejores jugadores europeos, los mejores de verdad, pocos, muy pocos, las verdaderas estrellas, Sabonis o Kukoc están en la NBA. El resto de grandes jugadores europeos están en los grandes clubes del viejo continente. El remanente de jugadores americanos de calidad sin sitio en la NBA es amplísimo. Esto permite que equipos con ganas de crecer, pero no mucho dinero, tengan acceso a muchos jugadores de buen nivel, solo hay que ir a buscarlos, ir donde no van los ricos, lo mismo ocurre con los jugadores jóvenes y de proyección, ¿Por qué un Real Madrid iba a ir a Argentina a ofrecerle un contrato de diez años a un chaval con proyección si puede elegir entre un montón de jugadores ya consagrados?
Baskonia se mueve como nadie. Aprovecha cada resquicio legal, Mills, Timinskas. Donde otros ven problemas, Baskonia ve oro, Oberto, Bennett. Y sobre todo, arriesga y le sale bien, firma una serie de jugadores jóvenes, con contratos largos, y gruesas cláusulas de salida. Calderón, Txapu, Luis……  todos lo sabemos.
Ya en la “Década Prodigiosa”, Baskonia saca rédito de lo dicho anteriormente. Nos encontramos con nuestros canteranos jugando a un nivel espectacular por un coste muy bajo, además, seguimos siendo los reyes del mercado. Viene Mache, viene Mickeal, viene Mirza, viene Pablo y vienen por lo de siempre, porque vamos a buscarlos donde no iba nadie, y vienen, como jugadores desconocidos, o dados por acabados, por “poco dinero”.
Tenemos un núcleo de equipo de grandiosa calidad sin empeñar grandes partidas de presupuesto, esas partidas, y los dineros de los traspasos, a van jugadores consagrados, Rakocevic, Planinic, Drobnjak o Singleton.
Aprovechando este trabajo, somos el asombro de Europa. 3 Ligas, 4 Copas, 4 Final Four. Gloria infinita, alegría máxima, sensación de grandeza, y……. despiste monumental. Despiste porque pensamos que esto seria siempre así, despiste porque dejamos de valorar lo conseguido, despiste porque todos nos relajamos, despiste porque pensamos que daba igual quien se fuera o quien viniera porque estábamos por encima de estas circunstancias.
“Cuando fuimos los mejores, dejamos de ser nosotros”. Loquillo.

¿A dónde vamos?
Si lo supiera, seria adivino, pero no lo soy. En cambio si tengo algunas pistas.
Nuestra formula ya no funciona. No por la formula en si, sino porque el mercado ha cambiado. La NBA, otra vez, la NBA. Tiene más equipos que nunca, y por tanto, mas jugadores que nunca. No solo se lleva las estrellas europeas, también se lleva chicos jóvenes y recupera americanos. Este empuje hacia abajo, hace que otros clubes con mas dinero, vayan donde solo íbamos nosotros y nos “levanten” los jugadores ofreciendo mejores contratos. Nuestro mercado se reduce. Los jugadores jóvenes ya no firman contratos tipo Baskonia, quieren salarios altos, pocos años de compromiso  y cláusulas bajas de salida a la NBA.
Los contratos televisivos son irrisorios, y el entorno de crisis acaba con abonados, patrocinadores y subvenciones públicas. La calidad de nuestros jugadores no es la misma, y los resultados, no pueden serlo.
Necesitamos una dosis de realismo. Recordemos los tiempos gloriosos, pero no los tomemos como la normalidad. Apoyemos al equipo, seamos generosos con el. En las oficinas toca trabajar, acertar y reinventarse, buscar nuevas formulas y si es necesario, cuadrar el circulo.

Termino dejando un mensaje de optimismo. Tenemos el mejor dirigente de Europa, un pabellón espectacular y una serie de jugadores jóvenes en camino. Pero sobretodo, tenemos  algo que no tienen los demás. Somos el Baskonia.
“Hallaremos un camino, o si no, lo crearemos” Aníbal Barca, general cartaginés.

11 comentarios:

  1. Tremendo Iban. Zorionak.

    Un artículo valiente y que nos deja pensando.

    Eskerrik aasko!

    ResponderEliminar
  2. Esto lo tenían que poner en el marcador antes de los partidos.Espero que lo lean unos cuantos periodistas de esas tertulias porque a esos les hace mucha falta.Zoionak benetan urrengo arte

    ResponderEliminar
  3. Oso oso oso ona!!!!!!!!!!!!!!! De obligada lectura para tod@ baskonista que se precie y para tod@os los que pueblan el Araba.

    Eskerrik asko por el acertadísimo análisis.

    BAT

    ResponderEliminar
  4. Grandísimo artículo. Y lo que nos cuesta interiorizar esto

    Ánimo Josipwells. Echamos de menos más de tus análisis. Sin querer menospreciar a Joseba, eres mucho más "imparcial". Hacéis un gran equipo

    Salu2

    ResponderEliminar
  5. Solo has escrito la verdad, cruda y sencillamente
    Podías haber ahondado en los viajes a Argentina y ahora el exceso de info que hay de cualquier chaval en internet... esas ventajas ya no las tenemos...
    También como las instituciones miran para otro lado en la tributación de los sueldos, cuando incluso hay consultas sobre ello de la CEE. Eso tambien ayuda...

    jesus

    ResponderEliminar
  6. En el artículo no nombras a DUSKO!!!
    Algo habra tenido que ver en Scola, Chapu, Calderon, Spliter, etc...
    Resumir la historia del BASKONIA sin nombrarlo es un sacrilegio

    Jesús otra vez

    ResponderEliminar
  7. Estoy muy de acuerdo con esa opinión.

    Quizás remarcar tambien que ciertas apuestas arriesgadas que antes salían en un porcentaje mas alto bien, ahora no tanto. Y quizás tambien, y esa es mi opinión el alto grado de exigencia de Josean a ciertos entrenadores en el trienio No Dusko, han hecho que ciertos seguidores que quizas de inicio no fueran tan exigentes, se hayan contagiado de esa exigencia hacia Dusko y el propio Josean.

    Pero bueno, esa ya es otra historia y el porque de ciertos comportamientos.

    Pero lo dichop, en lo esencial, totalmente de acuerdo con la opinión.

    Juanan

    ResponderEliminar
  8. Añado una reflexion... me he dado cuenta de que a medida que este club se ha ido agrandando se ha ido alejando de la gente,del pueblo. Es decir,antes,en los 90,cuando empezaron los exitos,el equipo era mas cercano a la gente,la aficion estaba mas volcada con el equipo,con el club.No hay mas que ver las imagenes de Pabellon Alava en grandes partidos,con esas gradas pobladas de bufanadas y un ambiente infernal para el contrario.
    A medida que el equipo ha ido consiguiendo exitos,el club se ha ido alejando del gentío,dejando de ser "popular" e incluso dando cierta sensacion de "elitista,o pijo" Recuerdo celebrar triunfos al son de paquito el chocolatero,bufandas arriba y contoneo de cadera en cada "EH,EH,EH"!! Esas cosas por desgracia de han perdido,y en gran medida es por el "apijamiento" de cierto sector de la aficion.
    De ahi que como dices en las copas se cambie la cosa,ya que no estas en el Buesa,sino fuera,y ahi te da igual gritar,chillar,aplaudir,o pintarte la cara de azul y grana.Si eso lo haces en tu localidad habitual en Zurbano te miran mal,salvo Indar,que estan todos juntos.
    Necesitamos "desaburguesarnos" y ser un equipo de nuevo "de pueblo"

    ResponderEliminar
  9. Partido mucho más importante de lo que parece hoy en el buesa. Sigo diciendo que con cuatro victorias fijo e incluso con tres el baskonia puede pasar. Sigo pensando que el milán puede que ya no gane ningún partido más y dudo que cedevita pase de tres así que asegurando los dos partidos en casa contra ellos se podría pasar y sí se ganara en Turquía se pasaba fijo. Así que animo porque sí se pasará todo empezaría de cero y se verían las cosas de otra manera. JOSERRA

    ResponderEliminar