viernes, 27 de abril de 2012

Pasión sin salida

Hay muchas formas de trabajar. Están los que van, fichan, se sientan, fichan y se van... también están los que trabajan para vivir, y, cada día menos, los hay que viven para trabajar. Generalmente, los que viven para trabajar, comparten afición, pasión y trabajo, pero la vida es muy dura, y por desgracia, tienen mucha más protección los que van, fichan se sientan y vuelven a fichar que los que han hecho de su pasión su profesión, lo han transmitido y han trabajado como animales.

Hoy es un día muy triste. Hoy, a las 14.00 horas, se despide de la radio un equipo de personas que ha vivido para trabajar. Que ha transmitido pasión por su trabajo y que, apenas sin recursos, se había creado un hueco en el corazón de todos a los que nos gusta este deporte.

Sergio Vegas es la cabeza y el corazón, el ímpetu y las ganas, aunque no el único. Jon Márquez, al que conocí hace muchos años en un proyecto similar, y que por desgracia terminó en el mismo saco roto que este, Álvaro Sánchez Somoza o Lara González han acompañado a Sergio en esta aventura, una aventura plagada de amigos entre los que he tenido la suerte de estar, y en la que la calidad ha brillado muy por encima de las posibilidades económicas o técnicas a su alcance...

Es triste, muy triste, que en una ciudad que logra meter 15.000 personas en un campo de basket sólo tengan cabida los programas de baloncesto de las empresas más fuertes, mientras que hemos visto caer en el olvido grandes programas como este o el 10-10, pero al final es la publicidad la que manda, y ésta no pregunta.

Desde aquí, mi reconocimiento más sincero a este grupo de chavales que con ilusión y amor por el basket han logrado entretenernos durante tanto tiempo.

Un abrazo muy fuerte a todos, y mucho ánimo. Aunque esté lloviendo muy fuerte, el sol siempre vuelve a salir

1 comentario:

  1. Una pena, no queda más remedio que seguir oyendo a Muntion o Lekuona. Hacen falta más voces.

    Un apoyo muy fuerte a otras victimas de la crisis.

    Eutsi gogor,

    Vander

    ResponderEliminar