martes, 21 de febrero de 2012

El Baskonia estuvo a punto..


Un triple de Oleson se sale de dentro.... Mirza postea a Wallace, de quien abusa con facilidad, pero tras un gran movimiento, falla incomprensiblemente bajo el aro. Un tiro libro que no entra, una falta de triple que no pitan, todo eso mientras el Barcelona te castiga cada error, y te martillea con Lorbek como martillo en cada ataque.

Detalles que deciden una Copa, detalles que te dejan con la miel en los labios... Y es que el Barsa mereció ganarnos. Lo mereció porque los partidos duran 40 minutos, y no 30... Y además, los minutos que más cuentan son los últimos... El Baskonia cayó con la cabeza alta, y bien hubiese podido haber pasado, pero no lo hizo... Pasó el mejor.

La Copa arrancaba para el Baskonia con un partido agridulce. Un duelo fraternal entre dos clubes vascos que destilan sintonía positiva... Y el Baskonia pasó el duro trago de abrir la Copa frente a un rival trampa, con menos armas que Baskonia, pero con una sintonía y una alegría mayor.

El partido se decidió por las sonrisas. El primer cuarto fue un intercambio de canastas sin defensa, un comienzo de Copa indigno de la cita en la que se estaba, con defensas visuales y acierto por ambas partes... Un ritmo que en nada beneficiaba a Baskonia... Pero Sito sonreía, sonreía porque veía a sus jugadores cómodos en la cancha, haciendo su juego y esperando su oportunidad. Esa oportunidad llegó en el segundo cuarto, ciando de la mano de Raulzinho y, sobre todo, un Jimmy Baron que llama poderosamente las puertas de un equipo grande, percutían el aro, y Sito sonreía... Sito Alonso tiene una virtud y es que es capaz de transmitir su sonrisa al campo. Cuando Sito sonríe, el juego es un espectáculo... y Sito sonreía.

Pero llegó el descanso (bendito descanso), y la bronca de Dusko debió de ser de las que borran sonrisas. Se puede caer en la Copa, se puede caer frente al lagun Aro... Se puede hacer de todo, pero no se puede dejar de luchar en el segundo cuarto. Prigioni captó el mensaje, guiñó un ojo a Milko Bjelica y salieron al campo... El despliegue fue brutal, Prigioni di un auténtico master en dirección de empresas (ríete tu de los MBA), y encontró en Milko Bjelica un escudero para sus asistencias. La situación llegó al punto en el que Sito Alonso perdió la sonrisa.. Y en un tiempo muerto, las cámaras captaron al entrenador del Lagun Aro pidiendo una sonrisa. No marcó jugada, no cambió la defensa... Suplicó una sonrisa. La sonrisa no llegó, y el Baskonia se coló por enésima vez en una nueva semifinal de copa.

Los cuartos acabaron con la única sorpresa del Unicaja (¿Quo vadis Unicaja?), un equipo que perdió la sonrisa hace muchas semanas, y que vaga por el campo buscándola...

Y llegó la semifinal. El Baskonia se plantó en el campo dispuesto a darlo todo, y con una declaración de intenciones clara...

1. El partido va a ser largo y pienso rotar a tu altura (¿Por que narices sólo ese día Dusko?).
2. No he venido a ver como me pasas por encima.

Lampe salía titular y dejaba ojiplático a propios y extraños. No es un jugador definitivo al poste bajo, pero es muy capaz de anotar en pick and roll y tiene muy buena muñeca. El Barsa entraba en shock, y el Baskonia le tuteaba. Nadie se iba, nadie dominaba, pero el Baskonia se sentía cómodo en el ritmo monótono de Sada. El descanso no sirvió para descansar, y en la reanudación, Ribas y Oleson se desangraban en pos de parar a Navarro. Lo lograron... Pero nadie pudo con Lorbek. El esloveno abusó al poste alto del Baskonia y su prodigiosa muñeca dicto sentencia. ¿Mereció mejor suerte el Baskonia? Puede ser, pero si no anotas los tiros fáciles, en general, si no anotas en el último cuarto, no puedes pasar. El Barsa fue un justo semifinalista, y el Baskonia volvió a Vitoria con honor, a sabiendas que puede llegar a competir, y esperando a que los días pasen rápido para plantarse en el playoff ACB.

La final, en otro clásico Madrid-Barsa, le dio a Pablo Laso y sus muchachos su primer título desde la época de Joan Plaza. Pablo Laso ya ha ganado un título, aunque algunos sigan viéndole como un “entrenador de transición”, que le obliga a demostrar mucho más que los demás para mantenerse en el cargo. Una exhibición ofensiva de Llull y Carroll, junto a una defensiva sobre Navarro fue suficiente, y esta vez Lorbek no pudo sólo...

Zorionak al Real Madrid, primer campeón de esta temporada 2011-2012.

3 comentarios:

  1. Me parece que el Madrid de Plaza ganó la Acb y la Uleb con Herreros ya retirado.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón anónimo... rectifico...

    ResponderEliminar
  3. Y otra Copa que pasó...mucho sobre lo que hablar, pero al final la misma conclusión, bajo mi punto de vista...ni el Madrid es mejor que el Barça de repente, ni al Barça se le ha terminado el ciclo, ni el Baskonia está en crisis (11 años seguidos en semifinales)...
    Ha sido especial, partidos entretenidos, disputados y una final con los 'clásicos', pero muy diferente a lo que veníamos viendo, a mí me ha encantado esta Copa!!

    ResponderEliminar