jueves, 3 de noviembre de 2011

Jugar como si no hubiese un mañana


Una canasta mágica de Pablo soltó los nervios de medio Baskonia, su plantilla y un Iradier Arena entregado, y prendió la mecha de la euforia... Un partido de playoff en Noviembre, completamente fuera de contexto en la jornada 3, pero jugado por el Baskonia como si no hubiese ningún otro partido más en la Euroliga. Parecía marzo.

El partido

Primero hay que valorar la victoria. Con sus sombras y sus luces, el Baskonia ha encontrado un bloque que funciona y que es capaz de recuperar ese alma que el año pasado no había, y que siempre ha sido seña de identidad del Baskonia. Prigioni (superlativo), Pau Ribas, Mirza, Milko Bjelica y Seraphin tienen las pinturas de guerra tatuadas en la cara. Heurtel y Brad Oleson los acompañan. Luego valoraremos lo que pasa con el resto, pero lo fundamental es que hay un bloque diferente al del año pasado, un bloque capaz de mirar a Olympiakos a la cara, conjurarse, y gritar un “¡No en Vitoria!”, algo que el año pasado no había.

Destacar a Pau Ribas (menudo trabajo el suyo, anotando, defendiendo, insuflando... la argamasa que necesita cualquier equipo grande para ser un equipo), a Mirza, capitán y líder del equipo, y a Pablo, que había jugado un auténtico partidazo, aunque no había anotado ni una sola canasta en juego hasta esa última acción. El baloncesto es muy grande en matices, y Pablo es el rey de los matices. Su última canasta afea mi elogio, ya que parece que se debe a ella. En absoluto. Su gran virtud ayer fue que dominó el tempo adecuado para acercarse a Olympiakos sin prisa, sin urgencias... Dio de comer al jugador indicado en cada momento y mantuvo los nervios donde deben estar en un equipo que remonta 10 puntos punto a punto, minuto a minuto, con la confianza de quien lo está haciendo bien.

La defensa me dejó ayer un sabor agridulce. Creo sinceramente que el equipo tuvo mucha intensidad, y que defendió bien (muy bien por momentos). Pero los despistes fueron también protagonistas, y esos despistes afearon una buena defensa y una buena intensidad. El Baskonia cometió fallos de principiante... quizá el tipo de fallos que se tienen en noviembre, porque si, para quien no me lo haya oído, estamos en noviembre.

Dusko

Creo que hoy hay que hablar de Dusko y la gestión que está haciendo de la plantilla. No voy a hacer una crítica feroz (para eso ya están los bares, los foros de internet, el twitter y facebook) pero si voy a dar mi opinión y a tratar de entender la postura del entrenador.

Estamos a tres de Noviembre. Jornada 3 de la Euroliga. ¿Es el momento de sumar efectivos o es el momento de ganar partidos? La respuesta de Dusko es clara. Ayer jugó como si no existiese un mañana. Sólo hay un partido que cuenta y es el de hoy. El que venga atrás, que arree. Bajo ese prisma, Dusko elige sus soldados y se va a la guerra con ellos. Los no elegidos quedan apartados. Perfecto... siempre ha sido así, pero la duda que me surge es... ¿En Noviembre? ¿En la jornada 3? ¿Hubiese pasado algo grave si ayer no ganamos? ¿Ha pasado algo grave por la derrota frente a Valencia o Zaragoza?

No tenemos datos de juicio. Ser entrenador es un deporte de riesgo. Puedes pasarte 6 meses preparando al equipo para los playoffs, y dos días antes de que empiecen, caer cesado por el presidente de turno que te echa en cara no haber ganado a Zaragoza. No hablo de Vitoria, o al menos no hablo de la relación Josean-Dusko, pero ¿Es tan descartable? Los entrenadores juegan a ganar mañana. Pasado..., ya..., si eso... (a lo José Mota).

Así entiendo el uso que Pablo Laso está haciendo de Rudy (o el desuso que está haciendo de Pocius) o la elección de Seraphin por delante de Dorsey. También entiendo que hoy te da más Pau que Williams. Te da más Oleson que Wiliams... pero hoy. Y los títulos no se juegan hoy, se juegan a partir de febrero.

He titulado el post “Jugar como si no hubiese un mañana” precisamente por eso... porque Dusko jugó ayer con las premisas de un playoff final de liga. Olvidando que Seraphin puede marcharse en dos semanas. Olvidando que tu estrella se está desesperando en el banquillo, olvidando que el pívot llamado a intimidar la pintura rebotear y defender ya no sabe de que color ponerse la cresta para llamar la atención de su entrenador, olvidando que ha estado mareando a Nemanja entre jugar de cuatro, salir titular de tres u olvidándolo en el banquillo tras hacer un buen trabajo.

Pero ojo, nadie puede ponerse en el pellejo de un entrenador que es fichado para ganar, y que gana. Y que duerme tranquilo cuando gana, es decir, cuando hace su trabajo. Me pongo en el pellejo de Dusko y lo entiendo. Pero no lo comparto.

Creo sinceramente que es muy pronto para elegir y descartar. Es momento de “pretemporada”, y todos deben sentirse en dinámica. Porque la cabeza es traicionera, y cuando quedas fuera de la dinámica, la calidad no importa. Lo hemos visto miles de veces y en miles de jugadores.

Este mismo uso del banquillo, en Marzo es perfecto. En Noviembre, para mi, no.

De momento me quedo con el regusto del partido de ayer... Con los dos “gorrazos” de Mirza, con la casta de Pau, con la clase de Pablo, con el poderío de Seraphin... con la intensidad defensiva... ayer gocé.

6 comentarios:

  1. Joseba, nadie echa piedras sobre su tejado. Si Dusko juaga con estos y no con otros, será por algo, que para eso los ve a diario.

    Saludos,

    Vander

    ResponderEliminar
  2. No estoy de acuerdo Joseba,porque los "marginados" no dejaron de jugar por hacerlo mal,dejaron de jugar incluso habiendo sumado,lo cual tiene todavia menos logica.
    A veces parece como si Dusko no quisiera ganar...

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho la foto, y sobretodo la reaccion de los juegan menos! Thomas saltando sobre Pablo, Reggie saltando con larga sonrisa y Nemanja y Joey muy sonriente! Eso prueba que son implicados con el equipo, y es muy importante. Y Dusko hace su trabajo como se le pide. Y le piden ganar....

    Abrazo desde Francia!

    Xabi

    ResponderEliminar
  4. Veo estúpido un debate acerca de Dusko, precisamente el 3 de Noviembre cunado va líder de euroliga y 7º en liga ACB.

    ¿No hablabas tu mismo del "arte del contexto"?

    Un poco de seriedad

    ResponderEliminar
  5. De acuerdo con Joseba.A mi en noviembre no me importan las victorias,estamos como quien dice en pretemporada.La temporada empieza en enero con el top16,luego la copa en febrero,etc...Y si ya en "pretemporada" se deja de contar con ciertos jugardores,luego no esperemos que estos jugadores nos vayan a aportar mucha en la verdadera temporada.Si ahora que SanEme no está del todo bien y Nemanja no lo está haciendo mal,¿cuando va a poder jugar y demostrar algo?Williams,si tampoco lo hace mal y no tiene más minutos para adaptarse al equipo y al juego de europa,¿no empezará a pensar en regresar a su pais cuando acabe el lock-out?Y asi podriamos seguir.
    La conclusión es,que si ya sabemos que a este entrenador le gusta jugar con 6,7 o como mucho 8 jugadores de confianza,no sé porque el presidente le confecciona plantillas de 11.Pero ya que tienes 11,usa todos tus recursos humanos,que todos se sientan integrados y parte del equipo,que durante una temporada tan larga se necesita a TODOS.
    Pero bueno,como tambien sabemos que este entrenador tampoco usa todos los recursos tácticos que te ofrece este deporte...Pues allá él,pero se autolimita bastante.

    ResponderEliminar
  6. Saludos de "el amigo de Joe":

    Más allá de la inevitable polémica en torno a si se debió hacer falta o no en la última jugada, debate ya tan habitual y cíclico en los foros relacionados con el baloncesto y el Baskonia desde la presencia de Dusko Ivanovic, me pareció muy interesante leer las diferentes interpretaciones que desde un cabal análisis y cada particular opinión (una gozada cuando el foro da semejante nivel evitando todo culebrón o polémica censurando diferentes opiniones) se daba en torno a la utilización de la plantilla por parte de Dusko Ivanovic tras la victoria en casa frente al Olympiacos en la jornada del miércoles.

    Volviendo a dicho debate, y con la cabeza ya fría y mucho más relajada, yo creo que Dusko optó antes por ganar una batalla que por ampliar su plantilla.
    Para ello tiró de sus caras habituales –de los que ya conoce que le dan y/o pueden darle- y de aquellas “novedades” que rindieron a su gusto a corto plazo (Seraphin y Milko Bjelica) olvidando al resto de integrantes del banquillo.
    Por fortuna sus jugadores no terminaron agotados –que es lo que yo temía- y el Baskonia se llevó el choque.
    La victoria era sin duda importante. Euroleague y el término local no ligan. Europa no permite errores en casa. Luego se puede pagar caro. Hasta ahí me vale.

    Ahora bien, si Dusko y el Baskonia quiere ya no sólo ganar batallitas sino que además quiere ganar alguna guerra, el “sota-caballo-rey” de Ivanovic deberá de cambiar su estilo dejando paso a aquél Ivanovic que tan bien dirigió al Baskonia frente al FC Barcelona en la final ACB de la “primera campaña bipolar” allá por la del 2009/2010.
    Debe integrar y sumar a más jugadores a su rotación de forma OBLIGATORIA.
    Mañana domingo 6 de Noviembre la primera oportunidad frente a un Obradoiro que seguramente tampoco lo pondrá fácil.
    VEREMOS.

    AGUR

    ResponderEliminar