jueves, 13 de octubre de 2011

Blanco por fuera, negro por dentro


Como aquellas adivinanzas de cuando éramos pequeños, el Baskonia se encuentra a dos colores, y no son precisamente los azules y granas de la camiseta. Blanco por fuera, en las posiciones de 1, 2 y 3, y negro por dentro, en las posiciones de 4 y de 5. Ahora entraremos a valorarlas... de momento, arrancamos 2-0, con el equipo transmitiendo solidez, y con dos victorias de las que se pueden considerar de mérito, ya que Cajasol es un equipo potente que estará luchando por el Playoff, y ganar en Canarias es ganar en Canarias (a pesar de Pedro Martínez y su paranoia pasajera).

Vamos primero con lo positivo. Blanco por fuera...

Los bases funcionan, se complementan, dirigen y dominan. Cada día que pasa me gusta más la dupla Heurtel-Prigioni, que aglutinan en dos jugadores todas las virtudes que se deben exigir a una buena pareja de bases. Si el crecimiento del primero sigue la tónica actual y la actitud del segundo se mantiene, tenemos el puesto en muy buenas manos.

Desde el escolta, Pau y Oleson nos transmiten las mejores sensaciones del mundo (que gozada ver a Ribas disfrutando del juego sin el corsé de estos dos últimos años con la dirección), y Williams poco a poco va entrando en dinámica... Muy poco a poco, no nos vamos a engañar, pero es que con Ribas y Oleson a este nivel, las prisas no llevan a nada, y hay que aprovechar los momentos dulces de los jugadores. Meter con calzador a un jugador en una dinámica que funciona sólo puede llevara romper la dinámica.

El puesto de tres, con San Emeterio que es un seguro de vida, y un Nemanja Bjelica pujante, que cada día gana más presencia (aunque sea desde el puesto de cuatro), garantiza un relevo de garantía.

Pero analicemos también lo negativo... Negro por dentro.

Teletovic es un oasis en el desierto. El cuatro del Baskonia y capitán está sosteniendo todo el juego interior, con ayudas puntuales, pero sin ninguna consistencia. Asusta, y mucho la situación... M.Bjelica está sufriendo un periodo de adaptación excesivo y con malas sensaciones. Me explico... Los jugadores tienen dos tipos de dinámicas, dinámicas positivas donde jugadores más mediocres pueden llegar a parecer estrellas y dinámicas negativas donde jugadores de calidad se empequeñecen y cada día aportan menos. Con Milko me da la sensación que estamos entrando en un túnel de decepción, y que salir de ese túnel puede dejar de ser un trabajo individual suyo para convertirse en un trabajo colectivo (equipo-jugador-entrenador). Hay que invertir su tendencia, pero ni el jugador se siente cómodo, ni el equipo se siente cómodo con él. Sólo llevamos dos partidos de liga, pero el caso empieza a ser urgente, ya que está llamado a tener un rol importante este año.

Seraphin... Con Seraphin tenemos el “corazón partío”. El hecho de que haya elegido Vitoria para mantenerse activo durante el lockout da una idea de su mentalidad, pero la rueda de prensa de ayer de Dusko nos lanzó un garrafón de agua fría por el cogote a todos... ¿Acaso ve cerca el fin del lockout y no quiere arriesgar a caer lesionado durante sus “vacaciones activas”? No sólo es posible, sino que es probable. No olvidemos que para el, Vitoria es un paso intermedio para su temporada en Washington, y que su mirada no está aquí, sino allí. Son los riesgos de los temporeros lockout, unos riesgos que hasta ayer no habíamos visto, pero que Dusko destapó a los cuatro vientos. Y es precisamente eso, el aireamiento público de Dusko, el que nos hace temer lo peor con Seraphin... Y no me olvido de que Seraphin, en el balance de final de año, será la nota exótica de la pretemporada. No va a llegar a enero, por desgracia.

Por último tenemos a Dorsey, lesionado de una mano, parado desde el banquillo y viéndolas venir. Y no olvido tampoco el tipo de jugador que es Dorsey, que nos ayudará a hacer el trabajo sucio, pero que no esperemos que nos saque las castañas del fuego en ataque... ¿He dicho en ataque? Si... y sólo de pensar la Mirza-dependencia interior que tenemos en el juego interior me asusto.

Ayer, Mirza lo bordó, pero Seraphin jugó 3 min, Bjelica hizo cero puntos y Nemanja, ayudando dentro, hizo 3. A mi...me “acojona” (perdón). Y espero equivocarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario