jueves, 23 de junio de 2011

Pablo Laso, nuevo entrenador del Real Madrid



Antes de empezar, aclaro... No me pidáis imparcialidad en este escrito, porque no la vais a encontrar. La relación de cariño, de respeto y amistad que me une con él hace que sea imposible, como lo fue la época en la que hablaba de Velimir Perasovic como entrenador del Baskonia. Lo primero de todo, es felicitarlo. Independientemente de las consideraciones que se hagan, el ganarse el puesto de técnico de un equipo que acaba de jugar la final four, es un motivo de felicitación sincera y de celebración. El paso en su carrera es tremendo, y la oportunidad inmensa. ¡Ojalá tenga la suerte que merece!

Pablo ha sido un técnico brillante pero incomprendido desde que arrancó su etapa como entrenador. Su primer año como entrenador de base en Castellón hicieron ver a los dirigentes de Pamesa Valencia que Pablo podía ser un buen entrenador para un equipo en el que tradicionalmente se había apostado por gente de la casa como Olmos, Vuckovic, Mulero y compañía. Pablo encajaba en el puesto, pero Pamesa, en aquella época era lo que se viene a decir una casa de citas. Nadie tomaba decisiones, ni respaldaba al técnico, ni creía en proyectos a medio-largo plazo, por lo que pablo sufrió en sus carnes lo que es una des-estructura de club y salió cortado del banquillo.

Recondujo su carrera en Cantabria, donde dio una lección (quizá la última que se recuerde en Torrelavega) de como coger un equipo mediocre y hacerlo un equipo serio. Jugadores muertos para el Basket como Jordi Grimau que salía de Vitoria de agita-toallas pasó a ser un jugador impresionante antes de su fichaje por el TDK. Pablo no logró finalmente el ascenso a la liga ACB, aunque estuvo comandando la tabla durante todo el año... Lo que le sirvió de lanzadera para tomar las riendas del equipo Donostiarra.

En Donosti, Pablo ha sido el gran incomprendido. El equipo hacía grandes campañas (se ha salvado, ha rozado la Copa un par de veces y no ha pasado grandes apuros salvo un año), con una plantilla muy mediocre y repleta de jugadores de rotación, sin titulares de nivel ni una calidad apreciable en sus puntales. Y sin embargo, el equipo ha jugado divertido, alegre, con confianza y haciendo una buena defensa. Nada de eso le ha servido a Pablo para dejar de escuchar el “Laso kampora” como música de fondo, acompañado de unas críticas lanzadas desde sectores con altura de miras excesivamente elevadas, sin los pies en el suelo, y sin ser conscientes del nivel real del equipo y sus aspiraciones.

Esa gran trayectoria en Donosti ha venido avalada por dos hechos, el primero, su renovación por dos años. Cuando en un club como este se te renueva, es porque se confía en tu talento y se agradece tu trabajo. El segundo, y motivo del post, el interés del todopoderoso Real Madrid, que acaba en fichaje. Un halago para cualquier técnico, independientemente de los condicionantes que queramos hacer.

¿Y que futuro le espera a Pablo en el Real Madrid?

Evidentemente, le llega una presión brutal sobre su cabeza... A la presión que el mismo se pondrá, que es mucha, se le sumará el nombre de la entidad y su camiseta blanca, el tercer poder (ese Marca que mató a Messina) e incluso su falta de nombre y nacionalidad (técnicos que acaben en –ic, o –ina tienen 100 días de gracia).

Dicho todo eso, estoy seguro de que Pablo lo va a hacer bien. Va a tener una plantilla de una calidad tremenda (siempre la hay en el Real Madrid), el estilo de juego divertido, animado y agresivo que practicaba con Uriz puede ser brutal en manos de Llull... y seguro que jugadores como Velickovic pasan a tener un peso importante.

Además, Pablo cuenta con una ventaja... Todo el mundo piensa que lo va a hacer mal (y aún no se porqué), por lo que, a poco que haga, triunfará... Y ya, si encima toca pelo.. ¿Cuanto hace del último título del Madrid? Pues eso...

Mucha suerte Pablo (menos cuando juegues contra el Baskonia)

2 comentarios:

  1. Yo creo que no llega a diciembre, pero ojalá me equivoque.

    Un saludo,

    Vander

    ResponderEliminar
  2. joder Joseba, me parece muy bien que sea tu amigo, pero de ahí a considerarlo entrenador capaz de llevar a un R.Madrid. me parece demasiado.
    Estoy de acuerdo en la puntualización con respecto al GBC, ya que creo que la afición donotiarra debería de se tener los pies en el suelo, pero no creo que un entrenador cuyos meritos sean, hacer jugar a Jordi Grimau y haber echo una campaña decente en Torrelabega, tenga los galones neceario como para entrenar a todo un RM...... Creo que lo van a utilizar para que algún alicate haga y desaga a su antojo.
    Como entrenador del RM, pese a tu amistad Josseba le deseo lo peor.
    Para mi se equivoca, creo que entra por la puerta de atrás y es por la que e va a marchar.

    Aio

    ResponderEliminar