martes, 31 de mayo de 2011

Dificultad extrema




Superada la fase de depresión total por el pequeño desastre que vimos la semana pasada en el Palau, sólo queda intentar engancharse al milagro... pero... ¿Es posible? ¿Se pueden dar las circunstancias adecuadas?

La respuesta es Si, el milagro es posible, pero esa frase así, incompleta, queda desvalida. Es posible, pero es de una dificultad extrema. Tan difícil, que casi nadie pondría su dinero en ello.

¿Y por que es posible?

Digamos que siempre he creído que tanto los partidos como las series largas son una cuestión de estados de ánimo. La alegría o la depresión, que pueden durar dos semanas o cinco minutos, te marcan el juego. Cuando estás en fase de alegría, defiendes mejor, y los tiros entran. Cuando estás en depresión, eres un coladero y no la metes ni sólo. Por eso la psicología es tan importante en el Basket, y por eso, los equipos mentalmente más fuertes, suelen ganar los campeonatos.

Bien, el momento actual es evidente. Barsa alegría – Baskonia depresión. Este es el resultado actual, y eso es lo realmente difícil de cambiar, por encima de dar la vuelta al 2-0. Esta es la base en la que siempre me he apoyado para defender la importancia de los partidos pares, porque son los que te marcan el estado mental en el siguiente escenario. Maccabi se marchó a Israel en estado de alegría, mientras que el Baskonia marchó en depresión. Y no salieron de allí. Por la misma, Bilbao Basket vieja a Bilbao en alegría, mientras que el Madrid viaja en depresión. El Baskonia, históricamente, ha perdido más series largas que ha arrancado ganando el primer partido que cuando lo ha hecho en el segundo.

Entonces, la dificultad no está tanto en superar la Barsa tres veces, sino sobre todo en superar la fase de depresión en la que se encuentra ahora mismo el Baskonia, y trasladársela al Barsa. Y no nos engañemos, es más difícil cambiar el estado de ánimo que vencer un partido.

Dicho todo esto, y en las circunstancias actuales, es mucho más probable el 3-0 que el 2-1, por un tema mental. Pero en caso de que el Baskonia pueda revertir el tema mental, podríamos empezar a hablar de otra cosa.

No vale un partido ramplón, con partidazo de Marcelinho, Barac y Mirza, y nuevos ridículos de todos los demás jugadores, incluidas las evidentes depresiones de los Batista, Logan o San Emeterio, por muy mal que juegue el Barsa. Hace falta construir un carácter, un carácter que no se ha construido en todo el año (el Baskonia sólo ha superado un escollo este año, al Lietuvos Rytas, fallando en todos los demás escollos), y aunque el terreno (playoff) es fértil para generar carácter, los mimbres no tienen pinta de ser sólidos.

Hoy por hoy, hay hasta seis jugadores “inútiles” (en el buen sentido) en el Baskonia; Palacio, Ribas, Logan, Oleson, Batista y Dragicevic. Pero en este grupo de elegidos (y repito, no les llamo inútiles en el sentido peyorativo, sino en su sentido literal, de poco útiles), hay dos grupos, los recuperables a corto plazo y los que sería una sorpresa tremenda el recuperarlos.

El grupo de los recuperables a corto plazo:

Ribas.
Curioso, muy curioso e inexplicable desde fuera. Para un aficionado que sólo ve los partidos, no cabe ninguna cábala medianamente coherente... ¿Por que no juega Ribas? ¿Por que no tiene TODOS los minutos de Palacio? ¿Por que no tiene los minutos de Logan? No se dar un pronóstico porque no entiendo la enfermedad. Recomiendo gran ración de minutos, sabiendo que Ribas responderá.

Oleson. Está tan empeñado en frenar a Navarro que se olvida de su capacidad anotadora. Cuando lo hace, sorprende... Todos nos quedamos sorprendidos con los veintitantos que metió al Canarias, pero... ¿Debe eso ser una sorpresa? La sorpresa debería ser el rosco que se pegó en el primer partido en Barcelona. No le pido veinte puntos, pero le pido amenazar. Con eso cambiaría su panorama.

Batista. Tiene calidad, tiene talento y tiene, perdón, cojones. En cambio nos ofrece una versión diminuta de su persona hasta convertirse en una caricatura. Un jugador que parece torpe, que da la sensación de hacer pasos en cada jugada, de no saber botar, de no meter una. No le pido el nivel de Fuenlabrada, pero le pido ese factor C que le puso a Scorchianitis en el segundo partido de Vitoria frente al Maccabi, y le pido que meta alguna, al menos cuando esté sólo... y que no haga pasos.

Dragicevic. El Baskonia necesita ayudas inteligentes atrás, intensidad defensiva en el uno contra uno y capacidad reboteadora. Y tiene en el banco a un jugador que da todo eso y que además tienen buena mano. ¿Por que no juega? Nuevamente chocamos con ese factor que los aficionados no vemos, y nuevamente desconocemos la razón lógica del asunto, pero lo cierto es que es muy raro...

El grupo de la sorpresa (porque recuperarlos sería una sorpresa terrible)

Palacio está gordo (rellenito al menos), fuera de forma, sin conocer los sistemas ni a sus compañeros y sin ninguna confianza. Pronostico grave. Recomiendo ración de banquillo para, al menos, no molestar.

Logan. Si mete, adelante... que juegue hasta que deje de meter... Si no mete, RESTA. Ha sido utilizado para ¿parar? a Navarro, algo que no es capaz de hacer, y no tiene confianza para anotar. Lo de Logan es para estudiar, e incluso para escribir un ensayo acerca de como desperdiciar un talento durante todo un año. A estas alturas, y con dos jugadores como Ribas y Oleson por delante... para dejarlo por si hay faltas.

Vuelvo al principio para acabar. ¿Podemos creer en el milagro?


No lo se... Repito que está más cerca el 3-0 que el 2-1. Ahora bien, si el pabellón arrea, si los jugadores entran en ese espíritu, si los “recuperables” entran en dinámica (y pueden entrar), entonces, y sólo entonces, podríamos hablar de cambiar la psicología de la serie.

Me niego a dar más pronósticos sin conocer que Baskonia veremos mañana... No quiero pensar en nada, más que en recuperar al enfermo deprimido. Si el jueves hemos recuperado algo la sonrisa, podríamos empezar a soñar... para el ánimo, os dejo un 2-0 que me sirve de guía...

El año pasado, el Baskonia perdía 2-0 frente al CSKA, tras recibir dos guantazos de órdago en Moscú. Es cierto, se acabó perdiendo 3-1, pero el Baskonia hizo lo imposible... cambiar la psicología de la serie. La recuperó. Si hubiese tenido una pizca de suerte en ese cuarto partido en Vitoria todo hubiese cambiado. Esa serie me sirve de guía. Si voy a perder, quiero perder como frente a CSKA. Se puede intentar. Se debe intentar

4 comentarios:

  1. Con perdon, como es posible que el madrid haga un ridiculo tan espantoso contra el bilbao basket... y que ha hecho mollin para entrenar al real madrid??????'
    En fin, suerte al baskonia contra el barcelona, si gana hoy creo que podria haber quinto partido porque el barcelona tampoco esta sobrado.

    JOSERRA

    ResponderEliminar
  2. Yo no lo veo imposible tampoco... Es verdad que el BKN no atraviesa su mejor momento pero confio en que el caracter salga hoy...

    Un ejemplo al que me quiero agarrar es que Marcelinho Huertas en el twitter tiene puesto: Caracter Baskonia...

    Quiero agarrarme a detalles de esos para poder creer en el partido de hoy y en una remontada.

    ResponderEliminar
  3. dificil por supuesto que sí, pero imposible no!! Que para algo somos el Baskonia!! Capaz de lo peor y de lo mejor; lo peor ya lo hemos visto asi que ahora toca lo mejor!! Dosis de testiculina y factor C que dices Joseba... hoy no hay mañana, Goazen Baskoniaaa!!
    Saludos desde Bilbo

    ResponderEliminar
  4. no se pudo ganar pero se lucho y tanto la aficcion como los jugadores nos esforzamos al maximo pero no pudo ser.......
    bueno espero que el año que viene ganamos algun titulo
    GORA BASKONIA¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar