viernes, 11 de febrero de 2011

Derbi de ¿amigos?


Dos equipos vascos, dos aficiones entregadas y jugadores “con pique”. Marcelinho y su pasado como “hombre de negro”, Hervelle y sus guerras subterraneas con Mirza, la rivalidad deportiva entre Mumbrú y San Emeterio, el “we are the champions” atronador en el BEC en la memoria, “patatero el que no bote”, “patatero y orgulloso”... alicientes a punta pala para disfrutar de un derbi que, baloncestísticamente hablando, ofrece los cuartos de final más atractivos de la Copa.

Me gustan las sensaciones previas... Me gustan las declaraciones que he oído a los jugadores del Baskonia, las declaraciones de Dusko, de Josean... Me gusta que nos toque el rival más complicado y más cercano a la primera, y me gusta no entrar en ninguna quiniela (aunque como dijo ayer Dusko, si no entras en ninguna quiniela es porque no estás bien).

PONE (como en Antena tres).

Hay una frase que se escucha en Vitoria desde hace unas semanas... “No se si ganaremos la copa, pero al menos que no nos ganen los bilbainos...”. Por Bilbao, no lo se, pero intuyo que la frase se dirá igual pero al revés. Yo, no os voy a engañar, tengo nervios en el cuerpo. Ya ayer, viendo los primeros partidos (por la tele, maldita sea), me subía el gusanillo, pero es que hoy, tengo el gusanillo asomándome por la garganta. Siempre que he viajado a una Copa, los que me conocen saben que tengo una máxima; Ganar el primer partido. Si ganas el primer partido, estás metido en la Copa de lleno hasta la final. ¿Que juegas la final? Magnífico. ¿Que no la juegas? La disfrutas... Pero las Copas cuando caes a la primera son menos copas. Recuerdo la Copa del Rey de Vitoria, cuando el Estudiantes nos zumbó a la primera, o la copa del Rey de Málaga, cuando el Cáceres nos hizo trizas (maldito Paraíso), la Copa perdió el sentido para mi. No ves las semis igual...

Por ello, hoy hay que ganar. Porque en Madrid hay 3.000 personas, que incluso cuando no juegan se dejan notar (espectacular los gritos de Baskonia, Baskonia ayer mientras jugaba el Madrid o el Power) que quieren disfrutar la copa hasta el final, y porque en Vitoria, hay una ciudad en vilo con el partido de hoy.

¡Vamos Baskonia!

Power Electronics Valencia- BR Valladolid

Como pitoniso no tengo precio. Esperaba un equipo diluido ante la presión de la Copa frente al ejercito de Fisac, y esperaba una sorpresa a la primera de cambio. Pero no hubo opción. Un magnífico Valencia, con una profundidad de banquillo, una contundencia terrible y un, al fin, espectacular Claver bajaron de la nube al Valladolid que no tuvo ninguna opción frente a los Valencianos.

Valladolid no tuvo la alegría que viene desplegando en la liga ACB, y una frase de Porfi en un tiempo muerto a falta de diez minutos para acabar el choque resumió la situación: “Por favor, lo que resta de encuentro, disfrutad”. No lo hicieron, y lo pagaron caro frente a un equipo que tiene muy buena pinta

Real Madrid – Gran Canaria

El querer frente al poder. Gran Canaria hizo un gran partido con lo que tenía para estar en una Copa del Rey. Acertó con un Carrol espectacular, un Spencer Nelson sorprendente y un equilibrio colectivo interior exterior magnífico. Pero le faltó gasolina... o quizá, lo que le faltó fuese Savane.

Hoy leo que el arbitraje fue malo. No, no fue malo, fue horrible. Y con errores casi siempre para el mismo lado. Clave el garrafal error al no pitar intencionada una acción de Prigioni al cortar el contraataque (último hombre) y un tiro en suspensión de Llull, que no acertó y que fue galardonado con falta.

Pero no perdió por los árbitros (que no se me malinterprete). El Madrid acertó cuando debía (muy bien Sergio Rodríguez, aunque no se si es eso lo que necesita el Madrid de él), muy bien Ante Tomic, y muy bien Carlos Suárez.

Y fantástico Canarias... quizá si Moran o Bramos hubiesen estado mejor, o si Taurean Green hubiese defendido algo....

No hay comentarios:

Publicar un comentario