viernes, 4 de febrero de 2011

Confianza a raudales


La victoria de ayer fue brillante, magnífica incluso... Porque ganar al PAO siempre lo es, y porque el equipo necesitaba una victoria como esta para crecer. Esta victoria debe servir de punto de inflexión de un equipo que necesita impulso, ánimo y autoestima... y el partido de ayer la da.

Ayer hubo signos de crecimiento evidente, sobre todo defensivo. Abro un paréntesis para dejar fuera de este comentario la defensa de Mirza al poste alto (ya que si ayer no nos metieron 37 triples desde el poste alto, fue porque la providencia quiso que Fotsis no tuviese el día), y vi una clara mejoría en la defensa del 1x1, sobre todo al venenoso Nicholas, y al talentoso Diamantidis, como vi una gran mejoría en la defensa al poste bajo (aunque parar a batiste ahí abajo no es fácil), pero sobre todo vi al equipo llegar a la segunda ayuda, algo que hacía tiempo que no se veía por Vitoria, y sólo eso, ya es un síntoma de alegría, aunque se pierda.

También me gusto que parece que empiezan a estar claros los roles del equipo (aunque no coincida con alguno de los que ha otorgado Dusko). Da la sensación que;

Marcelinho va a ser el base titular e indiscutible (ya lo era)

Pau va a ejercer la labor de segundo base, al menos hasta que llegue un segundo base puro. Esto no acaba de gustarme, como sabéis... Creo que Pau hace mucho más daño desde el puesto de escolta (que tres triples hizo ayer) que desde el de uno, donde tuvo dificultades para subir el balón y marcar un juego de equipo medianamente ordenado. Además, dudo que cuando llegue ese uno, se le de a Pau el papel de escolta suplente con rol importante... Si ayer no jugó los últimos minutos, tras su extraordinaria defensa y acierto... ¿Cuando lo hará? En fin, al menos el rol está claro... aunque no lo comparta.

Oleson. En un partido muy gris (muy bueno en lo defensivo pero malo en ataque), Dusko dejó claro que va a ser el escolta titular. Suyos fueron los últimos cinco minutos de partido, donde contuvo muy bien a Nicholas. Si no tuviese ese rol asignado, ayer no hubiese jugado esos últimos cinco minutos (yo se los hubiese dado a Pau)

Logan. Parece que le gana la partida a Pau como escolta suplente. A veces nos desquicia en defensa o con sus tiros sin sentido, pero puede ser un gran escolta suplente.

Fernando; Uno se queda ya sin palabras para describir el trabajo que cada día hace este magnífico jugador. Desatasca en ataque, ruge en defensa y no se esconde nunca. Un valor a proteger como oro (¡renovación ya!)

Bjelica. Sigue desubicado y sin confianza. Ahora como alero suplente, ahora como cuatro suplente... Se carga de faltas sólo con mirar al defensor... Esta no es su temporada... habrá que darle tiempo.

Mirza. Definitivamente y sin ninguna duda el cuatro de referencia del equipo. No tanto por ser el único (llegará algo más seguro), sino por su peso dentro. Eso si, lo veo cansado. Esperemos que aguante...

Pape Sow. Sacrificado para la causa. No se si llegará un uno o un cuatro (no tengo claro lo que hace más falta, creo que un uno), pero su tiempo en Vitoria ha pasado ya. Sentenciado por Dusko.

Batista. Cumplirá en Vitoria un rol de pívot titular. Quizá no salga de inicio, o quizá no juegue más de 25, pero será el pívot en cancha cuando haya que jugarse el partido. Le ha arrebato ese rol a Barac.

Barac. ¿Sabrá asumir su nuevo rol de pívot suplente? Ayer estaba absolutamente desquiciado. Con los compañeros, con los árbitros, con las sillas del banquillo, con el mundo. Como no se centre...

Lo dicho, definidos los roles, no los cambiemos. Y hay que ganar en Canarias, y jugando bien.Esa victoria es fundamental, no tanto para la clasificación, sino sobre todo para el crecimiento del equipo de cara a la Copa y a lo que resta de Top-16. A poco que el Baskonia mantenga el nivel defensivo y ajuste un par de acciones (los desajustes defensivos al poste alto y los cambios automáticos entre pivots y bases), la confianza crecerá... Y este equipo, con confianza, es peligrosísimo.

1 comentario:

  1. Básicamente de acuerdo en casi todo. Con la llegada de Batista que, hoy por hoy es el único 5 con garantías que sabe moverse por la bombilla, el papel de Barac ha cambiado. Algo que ya sospechábamos. Ha pasado de jugar muchos minutos y sentirse importante a tener que demostrar en el tiempo que esté que es tan productivo como el uruguayo y no lo es. Uno aporta en cuanto sale y el otro necesita sus minutos.
    Barac tiene que ser más fuerte mentalmente y dejarse de llorar como una plañidera en cuanto no le salen las cosas como él quisiera. No se puede estar reñido con el mundo y pagar tu frustración con la silla o la botella de Trinaranjus (para eso ya teníamos a Pablo, gran maestro). Barac canaliza más su mala leche. Si mido 2,17, por buen tiro que tenga a media distancia, mi deber es pegarme en la zona y hacerme respetar. El Altçisimo me ha dado esa altura que otros muchos la quisieran para si. Pues apróvechala. No se necesitan gigantes para que se pasen más tiempo fuera de la zona que dentro. También es cierto que los demás jugadores tienen que buscarle.
    Vamos, Stanko.
    Luis.

    ResponderEliminar