martes, 30 de noviembre de 2010

Urgencias, minutos y rotaciones


Se echan las manos a la cabeza los entendidos de este deporte por casi todo. En ocasiones, comparto sus “jamacucos” y en ocasiones, no, pero en general, creo que a veces nos guiamos por análisis demasiado simplistas y cortoplacistas. Pasamos de ser una banda tras perder con Partizán a ser el mejor equipo del mundo por ganar al Barsa, a volver a ser una banda sin recursos tras perder con Maccabi. Pasamos de tener el peor juego interior de la liga, a tener al sucesor de Splitter y próximo faro azulgrana en Barac, a volver a tener un mal juego interior en cuestión de días... La verdad, falta perspectiva, o al menos, yo lo echo en falta... eso si, han pasado ya dos meses de competición, y es momento de sacar algunas conclusiones, y de hacer un primer balance del equipo.

Urgencias

Lo primero que hay que analizar es la trayectoria del equipo tanto en la liga como en la Euroliga. En liga, el equipo marcha líder en solitario, y es líder sobre todo por haber sido capaz de sacar dos o tres partidos muy difíciles, y por no fallar con los equipos pequeños. Yo soy de los que piensa que para acabar muy arriba en la liga regular es mucho más importante no fallar frente al Menorca, Cai o Fuenlabrada que el hecho de ganar a Barcelona y Madrid. Con cuatro partidos perdidos, aunque sean frente al Madrid y el Barsa, acabas primero. Ahí, el Baskonia está siendo muy regular. No es una cuestión de a que rivales ha ganado o con cual ha perdido, sino que dinámica lleva frente a estos rivales. ¿Inquietan los rivales pequeños al Baskonia? ¿Compite el Baskonia en las canchas difíciles? Hasta el momento, el equipo no ha perdido más que con Unicaja, un partido que perdió en el último cuarto. La sensación es buena y transmite seguridad.

Otra cosa es la Euroliga. Cuatro derrotas consecutivas han encendido las alarmas a algunos, y la inquietud a todos. El error del Baskonia es, sobre todo haber perdido con Zalgiris. No tanto por perder contra él, sino por haberlo hecho en casa y cuando se venía de perder frente a Khimki. Es un error, en cualquier caso y dentro de la primera fase de la euroliga, asumible. Si esto hubiese sucedido en el Top-16, sería otra cosa. A partir de ahí, perder con buen juego y opciones en Moscú, serbia o Israel entra dentro de los planes de cualquier equipo, aficionado o periodista que tenga los pies en el suelo. Muchas veces nos creemos el ombligo del mundo y creemos que vamos a ganar cada partido porque “somos el Baskonia”. No es sencillo ganar fuera de casa en Europa, sobre todo cuando tu velocidad de crecimiento y tu evolución planificada, no te pone en un momento de forma alto.

Ahora en cambio llegan tres compromisos de, nunca mejor dicho, compromiso. El Baskonia no puede fallar en Vitoria frente a Khimki, Prokom ni Partizán. Es más, casi me atrevería a asegurar que no lo hará... Si a eso, le sumamos el poder ganar en Kaunas (algo que entra dentro de lo posible), nos plantaríamos en siguiente fase como segundos, o primeros, o terceros... da igual. ¿Y si entra CSKA como cuarto de u grupo y va y te toca? Lo importante es estar dentro, y el Baskonia lo estará...

Las urgencias llegan en febrero-marzo. No nos volvamos locos ahora...

Minutos y rotaciones

Llueven navajas en Vitoria porque San Emeterio o Barac jueguen muchos minutos... También llueven palos porque Oleson, Ribas o Logan compartan minutos a partes iguales y por lo tanto, no brillen. Le llueven palos a Phill Jackson porque Pau Gasol o Kobe Bryant juegan muchísimos minutos (y eso que ellos juegan día si, día no, hoy en Nueva York, mañana en California). Cuando rotas, porque rotas, cuando no rotas, porque no rotas... siempre estamos buscando la excelencia.

Estamos encantados con San Emeterio pero descontentos con Bjelica, y nadie se pregunta... ¿Está funcionando la posición de tres en el Baskonia? La respuesta es si.

Estamos desencatados porque Logan no juega como en Polonia, porque Oleson no juega como en Fuenlabrada o porque Ribas no juega como en Badalona, y nos acordamos de Rako o Mache... Nadie se pregunta si somos o no metralletas desde el perímetro, tire quien tire. Lo somos. Se nos olvida que Rako o Mache eran así, porque jugaban 38 minutos por partido, y que cuando fueron a otros equipos (Efes en el caso de Rako o Olympiakos en caso de Mache) en donde su rol no era el de killer, se convertían en... Oleson, Ribas o Logan.

Maldecimos a Dusko porque en su primer año no usó a San Emeterio, pero en cambio, todos estábamos encantados con Rako, y con sus 38 minutos por partido... algo que ahora algunos añoran.

Todos nos quedamos boquiabiertos cuando en el Barsa vemos jugar de manera simultanea tres bases, como Ricky, Sada o Lakovic, pero nosotros no aceptamos compartir el puesto de escolta y segundo base entre tres jugadores. Queremos que uno de ellos juegue 38 y sea desequilibrante, pero cuando lo logramos, ponemos a parir al/los damnificado/s.

Para mi, lo importante no es que juguemos con un modelo de titular-suplente o con un modelo de rotación, sino que las posiciones funciones. Lo están haciendo. Cuando dejen de hacerlo, podemos entrar a analizar el porqué y buscar soluciones.

Otra cosa es constatar que la versatilidad de la plantilla se muere en el puesto de pívot. El Baskonia no echaría en falta a nadie más por lesión con esta plantilla... tenemos bases, escoltas, aleros y cuatros... pero sólo tenemos un pívot. Eso es otra cosa. Constatado que Musli no está aún para estos trotes, el Baskonia cojea por el puesto de cinco, no tanto porque Barac no lo cubra, sino por los temblores que entran cuando no está en cancha o pueda perderse algún partido por lesión.

No me preocupa... el año pasado, cuando Barac cayó lesionado, el club reaccionó con Golubovic. Siempre habrá un Golubovic si se le necesita... Entiendo que ahora se buscan otras cosas, y que los fichajes ahora son mucho más caros que en febrero o marzo, pero que nadie dude de que cuando haga falta, el equipo estará al completo.

El año pasado, tal día como hoy 30 de Noviembre, yo lloraba en este blog amargamente. Lloros de impotencia y rabia, por una plantilla sin calidad y diezmada. Os recomiendo que echéis la vista atrás y leáis de nuevo las reflexiones del 30 de Noviembre de 2009. Aquel día, Chavela Vargas cantaba alto en Vitoria. Ese equipo acabó campeón de la liga ACB devorando al todopoderoso Barcelona.

Pues eso...

2 comentarios:

  1. Si hoy ganamos como dios manda, cambia todo. Sube la moral, nos ponemos más arriba y nos quedamos todos más tranquilos.

    A por el prokom!! Aupa baskonia!!

    Vander

    ResponderEliminar
  2. Qué razón tienes, quizás más de uno debería tener impreso este texto que sobre aspectos a tener en cuenta a la hora de criticar o analizar la trayectoria de un equipo más allá de particularidades, fobias, alergias o simpatías.

    ResponderEliminar