miércoles, 4 de agosto de 2010

Ibón Navarro continuará en la liga ACB



Conocido oficialmente el nuevo destino de Ibón Navarro, Menorca, sólo me queda desear la mejor de las suertes a este vitoriano que en su día decidió hacer la maleta e irse a las Islas Canarias para poder ejercer la profesión que amaba, la de entrenador de baloncesto.

Hay que ser muy valiente para dejar tu trabajo y lanzarte a una aventura incierta, pero el tiempo dictó sentencia, y demostró que esta decisión fue un gran acierto, ya que la experiencia de Tenerife le abrió las puertas a un grande, el Baskonia.

Tres años en Vitoria le han servido a Ibón para muchas cosas… Ha aprendido la complicada tarea de ser un buen segundo entrenador, de hacer scoutings a contra-reloj, de preparar partidos en un día cuando ni siquiera sabes quién será el rival, a tratar con jugadores endiosados y con jugadores humildes, a tratar a entrenadores con mano izquierda y a entrenadores que la mano izquierda la tienen justo para orinar, ha aprendido a entender la exigencia de un aspirante a todo y ha mamado un carácter que sólo se puede mamar en Vitoria. Pero por encima de todo eso, Ibón deja en Vitoria el listón del trabajo a escalas sobrehumanas, un listón que sin temor a equivocarme, aseguro que no se superará en mucho tiempo.

Su próximo destino, Menorca, le abre un abanico nuevo de posibilidades… Ibón pasará de preparar un partido cada dos días a tener una semana completa para prepararlo, pasará de luchar por un título a sufrir por la permanencia y pasará de tener la presión por ganar a tener la presión por no perder. Menorca también le abre una puerta que en Vitoria la iba a encontrar siempre cerrada… ¿Puede Ibón llegar a ser un primer entrenador ACB? Desconozco si el destino adecuado para responder a esa pregunta es Menorca, pero no me cabe ninguna duda de que Vitoria no era el lugar donde hallaría esa respuesta. Si quiere ser un primer espada ACB, tarde o temprano debía volar…

Os dejo con una fábula, que espero Ibón encuentre interesante…

Una familia campesina poseía una vaca lechera. Dicha vaca proveía el sustento necesario para alimentar a sus 8 miembros. Vivían felices en su modestia y precariedad.

Un día pasó un forastero demacrado y harapiento. Cayó de rodillas frente a la familia y llorando rogó por un pedazo de pan y un lugar para dormir. La familia, a pesar de ser pobre, se ofreció a compartir lo poco que tenían y hasta le invitó a dormir en la casa.
Al día siguiente el forastero, agradecido y sabio, se había ido, pero antes de irse, asesinó a la vaca, que apareció muerta, en un charco de sangre, degollada. La desesperación en la familia fue enorme. Llantos, rabia e impotencia se apoderaron de ella.

Al cabo de algunos días se dieron cuenta que había que hacer algo para no morirse de hambre. El padre compró un saco de semillas de soja con el poco dinero que le sobró de la última venta de leche de la vaca muerta. Los hijos mayores salieron a buscar trabajo a la ciudad y la esposa y las hijas comenzaron a cocinar para vender comida en la calle.

Al cabo de unos años el padre pudo ampliar sus campos de cultivo. Uno de sus hijos decidió renunciar a un trabajo en la ciudad para apoyarlo. El otro encontró un empleo como chofer de una familia adinerada, se casó y vive feliz. Mucho más feliz que antes. La madre y las hijas tuvieron tanto éxito con la venta de su comida que decidieron abrir un pequeño restaurante, modesto pero coqueto al lado de la casa, que hoy reviste dos pieza más y una sala comedor adicional. Nadie ya se acuerda de la pobre vaca.

Un día y contra todo pronóstico volvió a aparecer el forastero, a ver los frutos de su acción. El padre lo reconoció de inmediato. “¡Gracias!” le dijo el padre. “No te imaginas lo que has hecho por nosotros.” “¡Ven, te invito a tomar una cerveza en la terraza de nuestro pequeño establecimiento para contártelo todo!”

4 comentarios:

  1. Sea la razón que sea por la que se ha ido, le deseo al bueno de Ibón toda la suerte del mundo en Menorca

    ResponderEliminar
  2. ZORTE ON, Ibon!

    Seguro que esto es el principio de un nuevo ciclo que será para mejor, siempre para mejor.

    BAT

    ResponderEliminar
  3. Saludos de "el amigo de Joe":

    ¡Qué suerte van a tener en Menorca!...

    En cuanto a Ibón , no le voy a desear nada porque doy por sentado que su trabajo le va a preceder allí donde esté , y que además va a ser mejor valorado de lo que aquí alguno lo ha hecho.

    IBÓN TRIUNFARÁ SEGURO y seguirá haciendo camino para ganarse su oportunidad DE VERDAD.

    Como diría Torrente ; ¡aúpa esos currelas!

    AGUR

    ResponderEliminar
  4. Ale, cuanto mas lejos mejor.

    ResponderEliminar