viernes, 11 de junio de 2010

Carta abierta de un gran amigo

Hola a todos,

Me debo presentar como otro “escéptico” más hasta el día de ayer, incluso Joseba tuvo que hacerme un llamamiento a la cautela (raro en mi)… me considero un devoto de este equipo desde que Pablo Laso se calzaba sus primeras converse, y más a más, ferviente defensor del “pase lo que pase” vamos a ganar así como poseedor de una fe indestructible… aunque últimamente esa esencia personal estaba en horas bajas… será porque el empuje romántico de la juventud se va difuminando en el nuevo lienzo de la madurez – maldito el conocimiento que mata la inconsciencia - será porque a pesar de rozar la gloria permanentemente, no alcanzamos la ansiada euroliga o quizás será por la dinámica que tenía el equipo esta temporada, lesiones incluidas, y vista la semifinal contra el Real Madrid, me hacía presagiar – en mi imaginario – que la sangría del Barcelona nos iba a fundir el ánimo hasta bien entrado el verano… y cual ave fénix, el destino nos depara una sorpresa que muy pocos contemplaban, 1-8 en contra estaban las apuestas…

Y he aquí donde comienza una regresión a la infancia… nos reunimos tres amigos fieles al baskonia en un bar de Madrid para ver el partido, no faltaron gritos, nerviosismos e incluso algún que otro mamporro a la mesa que hizo al dueño del bar dudar de nuestra cordura y a los demás ponerse en guardia… pero es que ayer este equipo de mis amores, el BASKONIA, me hizo sentir Orgullo, tanto que al final del partido, tuve que rescatar la adrenalina de lo alto del televisor… y mi memoria se puso al día, recuperando sensaciones que hacía muchos años no estaban tan vivas… entonces me vino a la memoria el comienzo del camino, cuando un grupo de “gudaris” comenzaron a desafiar todo lo establecido, Ramón Rivas, Pablo, Arlaukas, Herb Brown… y la gesta de aquellos jugadores que fraguaron el hoy llamado “Carácter Baskonia”, porque si bien sigue siendo marca de personalidad de un club sin parangón, ayer recupero su mayor esplendor…

De repente volví a sentir un cosquilleo en mi interior que me recordaba a aquellos guerreros baskonistas del pasado… era tal el subidón de adrenalina que dos de los tres “devotos” nos dedicamos por espacio de dos horas a leer comentarios que venían publicados en una web de un conocido rotativo deportivo… cada uno con un ordenador - con gozo comparable a la llegada del olentzero en nuestra infancia - y de repente nuestras miradas se entrecruzan y por un momento nos sentimos en un “zurbano de mecano tubo”, con Pablo y compañía llevando en volandas al equipo y reventando al Madrid (y de paso la afición doblando la estructura del pabellón) y en esa canasta de Marcelo contra el Paok que me hizo llorar por primera vez en el “araba” y en el primer partido contra la Kinder en Italia (nunca se expresó mejor el carácter baskonista que en el mate de Timinskas!) y en esa semifinal de Final four contra el CSKA (alguien entonces nos definió como “un gran equipo en una ciudad de bolsillo”) y a un sinfín de momentos donde este equipo ha demostrado que no importa lo alta que sea la cima o a que torres haya que derrumbar, el corazón y el carácter que posee no sólo es auténtico sino que se renueva en el tiempo con precisión suiza.

No me importa lo que pase de aquí al final (aunque por supuesto deseo la victoria baskonista) porque cuando uno es fiel a si mismo y generoso con su entrega tiene su lugar en el olimpo.

Quiero agradecer al Baskonia este chute de carácter y orgullo que periódicamente nos suministra “en vena” (al igual que la web que nos contiene, acertado término para expresar este sentimiento) porque nos da la vida y nosotros se la devolvemos con devoción religiosa.

Eskerrik asko eta AUPA BASKONIA

Asier Kintana

(Eskerrik Asko a Joseba por darme la oportunidad de expresar un sentimiento)

10 comentarios:

  1. Un artículo muy emocionante y sentido. Felicidades al autor.

    Creo que en el fondo ayer todos sentimos algo parecido.

    A ver si mañana lo volvemos a sentir. Aupa Baskonia

    ResponderEliminar
  2. A mi tampoco me importa lo que pase de aquí al final. En la vida no todo son títulos.

    La adrenalina con la que ayer nos fuimos a la cama es tan importante como eso. Esas cosas sólo se siente por aquí, o en sitios específicos como Málaga o el Magariños. En Barcelona y Madrid sólo cuentan los trofeos. Esa es la diferencia entre los clubes de fútbol y nosotros

    Saludos, Jaime

    ResponderEliminar
  3. Hombre,que sorpresa...Asier "el loco" Kintana,pero donde te metes?...ya veo que andas por Madrid.Yo soy fran, uno de los gemelos que jugaba en el caballito y en el estadio ¿te acuerdas?.
    Bueno,pues me han gustado mucho tus reflexiones y los recuerdos que has comentado.
    Un abrazo.Aupa Baskonia.

    ResponderEliminar
  4. Kintana tas pasao! Acabo de recordar, leyendo la carta, el día del mate de Timinskas. Estábamos juntos en la balconada y nos levantamos con las manos en la cabeza sin poder articular palabra... Y todavía he vuelto más atrás en el tiempo a aquellos partidos en Mendi con Micheaux, Jeelani and Co, (tipos como Nikita Wilson XD), tirando bolas de cinta adhesiva a las canastas después de los partidos, anécdotas como la del tío del puro ;-) y las vueltas a casa saltando a golpear las señales de las calles. En fin a repetir el Zasentoalaboca un par de veces más y listo!

    PD felicidades a Joseba por el blog
    2PD Saludos a Frankie, de paso

    J

    ResponderEliminar
  5. El que faltaba "jordan" Martinez de lahidalga...compañero inseparable del "loco" kintana. espero que hayas metido a la tropa en la cama, aunque si estas en el ordenata sera asi. por cierto,que tal el supermanager este año? Yo he quedado el 602 en la general final,a ver quien me supera. Joseba,el año que viene montamos una liga privada,ok?. Siento la chapa,pero es que hasta las 6 de la mañana se hace muy largo,aunque me voy a ver en el portatil el partido de ayer...por 3ª vez.
    Aupa Baskonia.

    ResponderEliminar
  6. Joder... yo ayer estaba en mi casa, solo, pero sintiendo exactamente lo que nos describes en este post...!!
    Creo que el de ayer, sin duda, va a ser un partido para recordar. Quizá no por el juego en sí, ni por ninguna proeza individual, pero sí porque este equipo, nuestro equipo, nos hizo creer en algo en el que hasta los más optimistas (y me incluyo) dábamos por positivo haber llegado a la final, aunque cayésemos 3-0.
    Ahora puede pasar de todo, pero por lo menos nos podremos jugar las cartas en casa.

    Qué grande es el Baskonia que hasta en un año que muchos considerabamos de transición es capaz de darnos alegrías como esta... :-)

    ResponderEliminar
  7. Joder Asier, yo no lo habria dicho mejor.

    A ver si te puedes escapar para los partidos de Gasteiz.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Sí al final el baskonía se lleva está liga será algo así como aquella que se llevó el manresa con creus y cuatro más. Sorprendentemente el barcelona está siendo menos rival para el baskonia de lo que lo fue el real madrid y todo por propios méritos del equipo vitoriano. Eso sí lo más difícil ya está hecho, ahora ya sólo queda rematar la faena, porque a pesar de que el barcelona era el gran favorito antes de la serie sería una gran decepción para el equipo vitoriano ahora no llevarse la liga teniendola a huevo. De todas formas pase lo que pase me quitó el sombrero, porque sin tener la mejor plantilla está demostrando tener el mejor equipo y el que más fe tiene. Viendola desde fuera la final no está siendo de una gran calidad técnica cosa que sí fue la semi, está siendo muy táctica y con muchos fallos pero eso da igual en una final, lo que cuenta es ir ganando partidos como sea. JOSÉRRA

    ResponderEliminar
  9. Los que fabrican el reloj de campeón de la ACB tienen ke estar metiendo horas extras este finde. Sólo habían personalizado el del Barça! jajajajaja! Aupa Baskonia!

    ResponderEliminar
  10. Creo que has puesto palabras a lo que todos sentimos el jueves y ya lo del sábado... ufffff....


    BAT

    ResponderEliminar