martes, 22 de junio de 2010

Balance a un año glorioso (I). LA DIRECCIÓN


Como hice el año pasado, voy a hacer balance de temporada una vez finalizada. Voy a hacer el balance en cuatro partes; la dirección del equipo, el juego exterior, el juego interior y la dirección técnica desde la banda. La idea no es tanto valorar individualmente a cada uno de los jugadores (aunque si habrá que hablar de todos ellos) sino sobre todo, incidir en los aspectos del colectivo, de modo que se analice mirando hacia atrás de una manera constructiva hacia el futuro equipo del año que viene.

No hace falta ser adivino para darse cuenta de que mi balance general al equipo, a priori, es de matrícula cum laude. Ya sabemos que el Baskonia está acostumbrado a reinventarse a si mismo, pero lo de este año ha sido algo fuera de lo común, por dos motivos, uno porque se reinventó en verano, y otro porque se enderezó sobre la marcha. Hay un Baskonia pre-Moscú, y un Baskonia post-Moscú. Los dos equipos se parecen por fuera, porque tenían casi los mismos jugadores y al mismo entrenador, pero por dentro se parecen muy poquito; Pasamos de un buen equipo a un equipo magnífico, girando a sublime. Analizaremos las causas de ese cambio, aunque eso vendrá sobre todo en la última entrega del balance, la que corresponde al entrenador.

Vamos con la dirección. Arrancaremos valorando uno a uno a los jugadores, para terminar con la parte más interesante del análisis, los puntos fuertes y débiles del colectivo, y las propuestas de futuro.

Marcelinho Huertas; Llegó a Vitoria con una nube sobre su cabeza. Quién más quién menos tenía sus dudas razonables respecto al que estaba llamado a liderar el timón del equipo. Sus principales “debes” eran su pésima temporada anterior en Bolonia donde un equipo con una solera similar al Baskonia descendió deportivamente de categoría. Además, su aterrizaje en Vitoria fue tremendamente complicado. Nada más llegar, se lesionó, por lo que se perdió la pretemporada... Una vez recuperado, se incorporó al grupo, y cuando parecía que empezaba a integrarse, volvió a caer lesionado. Toda una declaración de “como hacer lo difícil imposible”. Marcelinho llegaba a la cita copera de febrero sin estar plenamente cuajado en el equipo y con un rendimiento tirando a pobre, hasta el punto que en ese momento se debatía acerca de la idoneidad de Singletary como timón titular del equipo. Su rush final de año, desde que fuese el principal protagonista de la remontada imposible a la Cibona, ha sido magnífico, demostrándonos a todos que con confianza y físico, está plenamente capacitado para dirigir trasatlánticos. Su calificación final viene definido por su parte final del año, que tapa absolutamente lo pasado antes; Sobresaliente.

Pau Ribas. Con Pau tengo un pequeño dilema. Quiero calificar su temporada de sobresaliente, porque creo que realmente lo merece. Pau ha sido un jugador sólido todo el año, un bastión defensivo, un gran anotador, y un excelente compañero... Además, pese a ser la primera vez que jugaba fuera de Badalona, y en un equipo grande, su adaptación fue inminente. Pero mi duda es si calificarlo de gran jugador o de gran base. No ha sido un mal base, ni mucho menos, y los problemas que ha tenido la dirección del equipo no creo que hayan venido de su rendimiento, pero si que es cierto que ha brillado con más luz en otros aspectos que en el de la dirección. Su esplendor final, como escolta, ha sido el detalle que quizá hacia falta para terminar de ubicarlo en el equipo. Por eso califico su campaña de sobresaliente, aunque si hablo de dirección, me veo obligado a dejarlo en correcto.

Singletary. Yo le veía más potencial a este base que nadie, ni en el club ni en la afición. Desconozco porque se le renovó tras ver claramente que no contaba para el entrenador, ya que de haber fichado a un “Palacio” mucho antes, el equipo hubiese jugado más redondo, pero el caso es que Singletary pasó completamente de puntillas por Vitoria. Tras una primera irrupción en el equipo fulgurante, con Marcelinho lesionado, pasó a estar olvidado y ser un jugador de último recurso en cuanto regresó el brasileño. Su paso por Vitoria, testimonial.

Palacio. El rol hecho jugador. Dusko pidió un base experto, buen defensor, con conocimiento del basket europeo, capaz de dar un ritmo diferente a Marcelinho y con capacidad de adaptarse rápido... eso si, para 6-7 minutos por partido. Dicho y hecho, llega Palacio y cumple su función a la perfección. Chapeau. De las mejores relaciones pido/consigo que recuerdo en este puesto desde que hace ya casi diez años se pidiese lo mismo y llegase Chris Corchiani. Un buen refuerzo.

Colectivo. La dirección del equipo, como colectivo, ha sido el principal caballo de batalla de este año. Hay que tener en cuenta todos los condicionantes a la hora de realizar una valoración objetiva. Lo primero de todo, se parte de la base de que el Baskonia pierde a sus dos faros del año anterior, pero sobretodo a su faro principal. Pablo Prigioni. Pablo no sólo era un base, sino que era un generador de estilo de juego. la apuesta hecha además, requería de un cierto periodo de adaptación; Marcelinho debía recoger los galones y Ribas debía adaptarse a un puesto en el que hacía años que no jugaba. Pero hay más aspectos que han determinado los problemas de dirección:

La lesión de Brad Oleson ha sido fundamental. El jugador de Alaska estaba llamado a liderar la ofensiva del equipo con cabeza y criterio, tal y como hizo el año pasado en Fuenlabrada y como ha hecho en la final de este año. pero su baja otorgaba el puesto de alero titular a Carl English, un gran rematador, pero no un jugador capaz de liderar en dirección de partido. Además, los problemas de Tiago a lo largo del año, han hecho que ni siquiera desde dentro llegase una dirección coherente. Su baja, junto a la de Eliyahu ha dado a Mirza más minutos de los que estaba destinado a jugar, y todos sabemos que Mirza no es precisamente un gran lector de partidos. Además, la perdida de confianza en el tercer base, hizo que ni siquiera por ahí comenzase a enderezarse el tema.

Todo esto ha hecho que la dirección de equipo haya sufrido una pretemporada más larga de lo normal, y que le haya costado mucho tener un rumbo claro. Ahora bien, en este playoff final todo esto ha dado un vuelco de 180º. Al fin hemos visto una dirección de equipo clara, con cada jugador en su sitio y con un rumbo. Hay un refrán que me encanta, y que dice que “a un barco sin rumbo fijo, cualquier viento le vale”. Así es... durante los primeros meses, hemos visto vientos sólidos y fuertes, pero que llevaban al barco cada vez para un lado. Ahora bien, al final del curso, el barco se ha puesto viento en popa a toda vela y a por la liga, y ahí cada soplo de viento ha sido dirigido a la perfección hacia su objetivo.

Perspectivas de futuro. Hablar del futuro, en Vitoria, en Junio es algo surrealista. Como declaración de intenciones, os aviso que yo no me caso con ningún rumor, y que me creo lo justito de todos los nombres que la prensa saca a la palestra. Si nos fiásemos de todas y cada una de las “gargantas profundas”, cada año tendríamos plantillas de 25 jugadores, por lo que soy empírico total... hasta que no lo veo en la sala de prensa del pabellón, no me creo nada. Además, soy de los que piensa que ningún jugador baskonista tiene garantizada la continuidad, ponga lo que ponga en su contrato. En verano, el cien por cien de los jugadores baskonistas están en el mercado, y hasta septiembre, no se puede hacer una valoración objetiva de lo que va a ofrecer el equipo.

Pero yo si me voy a mojar en lo que creo positivo para mejorar al equipo en cada uno de los apartados. En la actualidad, con Palacio fuera ya de la disciplina baskonista, y con Marcelinho y Pau Ribas con contrato en vigor, soy de los que piensa que es mejor para el grupo contar con un base puro, dando la responsabilidad de la dirección a Marcelinho junto al base puro y dejando a Pau Ribas ejercer las labores de base-escolta, a imagen y semejanza del rol que ha ejercido en esta parte final del año. Aclaro también; Cuando hablo de un refuerzo de un base puro, no incluyo a un jugador del perfil de Logan en este grupo.

Sin ver la configuración final de la plantilla, no se puede valorar con rigor fichaje alguno. Pero lo dicho, yo mantendría la pareja Marce-Ribas junto a un base puro para la dirección del equipo del año que viene. Luego veremos que hace Dusko, Josean y compañía, que de esto entienden mucho más que yo.

5 comentarios:

  1. Un pequeño apunte. Creeís que Palacio, aunque salvando las distancias, ha sido el Chris Corchini de esta temporada?? Un jugador veterano, con mucho oficio, que no ha buscado en ningún momento su brillo personal, que además no ha parado tanto en la cancha como en el banquillo de instruir a sus compañeros sobre aspectos del juego, y que ha ejercido un nivel desgaste defensivo a sus pares. En el Palau por ejemplo, hizo un segundo partido muy serio, y desquició por momentos a Ricky en el último cuarto. Tal como estaba planteada la dirección del equipo, el poder haber contado con un tercer jugador ha sido muy importante. Una pena que Palacio n hubiera estado antes en el equipo, mejor que Singeltary sin lugar a dudas.

    ResponderEliminar
  2. Aupa Joseba!
    No puedo estar más de acuerdo contigo en el análisis que has realizado de la temporada, por lo que no le voy a dar más vueltas, pero sí que me gustaría con tu permiso echar un vistazo a lo que nos puede venir para el año próximo, seguro que no doy una…
    Yo creo que Huertas, por lo que ha demostrado, debe ser el base titular y referencia para los próximos años dada su determinación, juventud e implicación con el club, eso sí, creo que tiene carencias en cuanto a físico y por ahora le falta experiencia al máximo nivel de Euroliga. El complemento que se debe buscar es lo que se pretendía con Palacio, pero entiendo que con un recorrido mayor, un jugador físico con experiencia y que durante los descansos de Huertas mantenga el juego y que pueda defender a bases altos al estilo de Papalucas o Planinic sin desventaja física, creo que en ese perfil entran bases que están sonando como McCaleb, Gordon u otros que me gustan como Calloway o Cook, pero no otros que suenan como DeColo o Sergio Rodríguez que entiendo que son muy parecidos a los que nos puede dar Huertas y por lo tanto poco “complementarios”…
    En cuanto a Ribas creo también que es mejor escolta que base, además no creo que su querencia a jugar como base sea algo que le coarte o incomode si como escolta tiene más recorrido y puede aportar más y durante más tiempo en cancha, no conozco al jugador que por jugar en un puesto determinado sacrifique mayor rendimiento y disponibilidad de minutos en otra posición, además su polivalencia nos permitirá tener un segundo base cuando alguno de los principales este lesionado o no cuaje por algún motivo…
    Con respecto a Logan, si viene creo que jugará de escolta principalmente, cuando vino Rako también se decía que podía jugar de base pero esta visto que jugadores de este perfil killer están destinados a ser finalizadotes y no creadores…
    En cuanto a la dirección me queda otra duda que todavía no ha salido por ahí y que no entra en los cábalas que he leido en los medios, ¿qué va a pasar con Nocedal?...¿esta maduro ya?... ¿se puede ir integrando como tercer base?... se supone que es “cupo” y sub22 por lo que podría ser el 5º jugador cupo en un plantilla de 12 jugadores no?...
    Aupa Baskonia!
    Ion.

    ResponderEliminar
  3. Según Ricky Rubio ha reconocido que Marcelinho Huertas ha sido el único base que le ha descentrado durante la presente temporada.

    ResponderEliminar
  4. Rubén... yo si lo creo. Con la diferencia de que corchiani llegó en otra época y tenía otra ambición, pero como rol de jugadores...

    Ion... Coincido contigo en la mayoría de lo que comentas, sobretodo en lo referente al uso de Ribas y, sobre todo, Logan (como Rako, tal cual). Ahora bien, con Nocedal tengo mis serias dudas... O da el salto de calidad YA o abandona el barco pero rápido. No le he visto jugar este año, por lo que no lo puedo juzgar, pero repito.. ya puede espabilar...

    Gracias a ambos por comentar!!

    ResponderEliminar
  5. "No le he visto jugar este año, por lo que no lo puedo juzgar, pero repito.. ya puede espabilar.."

    Dios mio Joseba te estas convirtiendo en lo que más odiabas....

    El chico juega para divertirse...

    Guiño.

    ResponderEliminar