miércoles, 14 de abril de 2010

Mejorar el juego (I)


Acabo ya con la trilogía anunciada la semana pasada, y quiero acabar hablando de los mecanismos para mejorar el juego del Baskonia desde una perspectiva constructiva.

Recordaréis que hace una semana hacía referencia a un artículo publicado en el Diario de Noticias de Álava por Josu Larreategui, que prometí analizar... pues bien, cosas de la cabeza de uno, no guardé aquel periódico, y la edición digital de ese periódico prefiere volcar noticias con poca sustancia y no meter análisis serenos de este tipo... Debe ser que la actualidad manda... El caso es que, sea como sea, he perdido el artículo, por lo que en vez de analizar lo que dijo Josu, volcaré algunas reflexiones mías...

Para mejorar, en cualquier aspecto de la vida, hay que dar tres pasos fundamentales.

1. El primero consiste en realizar una reflexión profunda de tus males. Sólo del conocimiento nace la mejora. Suelen decir que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Pues eso, sin llegar a las valoraciones absolutas, ni a los balances a mitad de campaña, hay que abrir los ojos, subir al helicóptero y observar desde una buena perspectiva lo que te está ocurriendo.

2. El segundo paso de un plan de mejora es siempre la fase constructiva. Vistos los problemas, se proponen soluciones. Para esta fase, por supuesto, se debe tener un conocimiento del juego profundo, y lo digo porque alguien puede pensar que es capaz de arreglar el problema de la financiación ilegal de partidos, o puede tener soluciones para incrementar el share del baloncesto en TVE, pero en general, sólo las opiniones contrastadas y fiables suelen ser efectivas. Aún y todo, y a sabiendas de que puedo parecer un tremendo pretencioso volcando las mías, lo haré...

3. El tercer paso es el más complicado, y ahí sólo hay trece personas en el mundo que nos puedan ayudar. Los doce jugadores del Baskonia y el entrenador. Pasar de la cabeza a la acción es lo que distingue a los buenos hombres y a los grandes grupos de los mediocres. Hay una frase que me encanta, que dice que “no es la inteligencia lo que escasea en el mundo, sino la constancia”. Y esto es así... Un mal estudiante, sabe que es malo y sabe que lo soluciona estudiando... pero no estudia. Un hombre enfermo de su espalda sabe que debe nadar para corregir su problema de una manera eficaz... Pero no lo hace... En el mundo del baloncesto, las cosas no son diferentes; No basta con saber lo que hay que hacer. Hay que hacerlo.

Como podéis imaginar, mi Plan de mejora se quedará en el segundo paso... confío en que Dusko y los jugadores hagan su propio plan de mejora, (que no tiene porque coincidir con el mío), y lleguen al tercer paso.

Iré identificando una serie de problemas importantes que ha sufrido el Baskonia y proponiendo soluciones sobre el papel. Por supuesto, no tenéis que estar de acuerdo, y aceptaré las críticas encantado de la vida. Mi plan de mejor incluye 8 aspectos. Hoy hablaré de los 4 primeros, y dejaré los otros cuatro para la próxima entrega. Las 8 contribuciones al Plan de mejora del Baskonia son las siguientes:

1. Dirección.

2. Defensa individual exterior.

3. Defensa colectiva interior.

4. Pedidas de balón.

5. Juego ofensivo colectivo

7. Ataque posicional sin ventaja

8. Persistencia en el partido.

Vamos con los cuatro primeros;

1. Dirección. No me voy a entretener en este paso, porque ya le dedique un post completo. Tanto a éste como al modelo de equipo a definir. Por lo tanto, y a pesar de que considero que son dos de los aspectos fundamentales de este plan de mejora, os remito, si os interesa a los dos artículos que escribí la semana pasada...

2. Defensa individual exterior. Mi primera visión desde el helicóptero me muestra carencias muy importantes en el aspecto defensivo exterior del 1x1, pero no están en el deseo, sino que es algo estructural... me explico:

Los aleros tienen problemas para contener el juego ofensivo de los aleros tiradores contrarios. Estoy generalizando, Oleson ha demostrado, que cojo, tiene capacidad para frenarlos, lo mismo que San Emeterio. Herrmann es más efectivo con los cuatros o treses grandes (Siskauskas, Mickeal) que con los aleros pequeños... pero sobre todo me está fallando Carl English. ¿Por que? Habrá quien me diga que no es un jugador especialmente dotado para defender, aunque no me acaba de valer como argumento, ya que en su etapa de la Kinder de Bolonia, Carl defendió y lo hizo bien. ¿Que pasa en Vitoria? El primer aspecto que ha podido influir en su rendimiento defensivo ha sido la acumulación de minutos. English no ha tenido la necesidad de adaptarse al rol con el que le fichó el Baskonia porque las circunstancias le han hecho tener que adoptar el mismo rol que adoptó en Canarias. Y por lo tanto, tenemos al Carl English de Canarias... letal en el tiro exterior pero reservado atrás. No creo que Dusko quisiese para si al Carl de canarias, pero las circunstancias le han llevado aquí. Y el problema es que sus carencias influyen mucho en el rendimiento del equipo, porque juega muchos minutos. ¿Soluciones? Se me ocurren varias, y el gritarle “baja el culo!” (que se que la estáis pensando) no es una de ellas. La primera que se me ocurre es incrementar su intensidad a base de bajarle los minutos. Creo que tanto Oleson como Ribas, más dotados que él atrás, pueden reajustarle el rol. También se me ocurre el cambiar algunos conceptos defensivos, como el cambio automático tras bloqueo directo, algo que hace especialmente daño a English por encima de los demás.

3. Defensa colectiva interior. Por dentro no falla el 1x1. Tanto Tiago como Barac son sólidos cuando están frente a sus pares. Mirza y Eliyahu sufren más, pero tampoco hacen malas defensas en el hombre a hombre. Pero falla el juego de ayudas de una manera clamorosa. Voy más allá, si quito a Tiago, la segunda ayuda no existe… así, tal cual, y la primera a veces ni llega. ¿Posibles soluciones? La primera e inmediata que me viene a la cabeza es el defender en zona, pero como se que eso está prohibido por esta religión, haré como que no he dicho nada y buscaré otras alternativas… Una puede ser el descargar a los pivots de la responsabilidad de la segunda ayuda, y hacerla recaer sobre los aleros, que, en general, están más dotados para esto de la defensa, pero eso obligaría a los pivots a salir a la primera ayuda, fuese en el lado del campo que fuese, descolocando en ocasiones a los pivots. Sea como sea, juegan descolocados, ya que Dusko plantea el cambio directo en el primer bloqueo al poste alto, y eso suele generar desequilibrios en el juego desde el segundo 5-10 de posesión. Mi primera solución sería el prohibir a los pivots el cambio directo en los bloqueos al poste alto, y reducirles los cambios a bloqueos bajo la pintura, y siempre entre pivots, o como mucho, con Herrmann. De esa forma, la primera ayuda (sencilla) podrían hacerla bien colocados, y la segunda recaería en los aleros. No se si Dusko optará por esto, o buscará otra alternativa, pero hay momentos de defensa colectiva interior surrealista en el equipo, algo que debemos evitar si queremos tener opciones serias. ¿Os he dicho ya que una zona bien hecha solucionaría este problema de cuajo? No… creo que no…

4. Pedidas de balón. El Baskonia es el equipo que más faltas personales comete de toda la competición, el tercero que más perdidas comete y… ¡el último en recuperar balones! Esta situación habla, al menos a mi entender, de un problema de concentración sobre la cancha. Hay expertos en robar balones (Prigioni), pero en general, se roban por concentración. Perderlos puede ser una cuestión de falta de técnica individual, pero no es el caso en Vitoria… el problema es la concentración. ¿Tiene solución? Por supuesto! Mejorar tu concentración en partido depende de tres factores; La paciencia, la intensidad defensiva y la frescura.

El tema de la paciencia es fundamental. Perdemos balones por querer dar la mejor asistencia en menos tiempo, o perdemos rebotes por salir al contraataque antes de tener el balón. Cuando jugamos con paciencia, el Baskonia pierde menos balones que cuando juega precipitado… ¿No me creéis? Volved a poner el video de la Cibona, volved…

La intensidad defensiva es la que marca el ritmo de ataque. Esto no lo digo yo, se lo he copiado a José Ángel Samaniego, un maestro en esto del Basket… Básicamente lo que dice Sama, es que los equipos que juegan a un ritmo lento, no lo hacen por ser más pacientes en ataque, sino por ser más intensos en defensa. Sama sostiene que el ritmo de partido se marca desde atrás, y yo creo que tiene toda la razón (aparte de que los números se la den). El Baskonia ha jugado con ritmos de partido muy altos por su baja intensidad defensiva. Es el momento de revertir esta situación…

Por último, la frescura llega con rotación. Pero rotando de verdad… no me vale rotar siempre a los mismos, y abusar siempre de los “otros mismos”. En fin, que ya hablé de esto en el post anterior, así que no me extenderé más.

Acabo hablando del rebote defensivo… Este punto puede sonar a broma de mal gusto si alguien se preocupa de mirar la estadística de la liga ACB, y observa como el Baskonia es el equipo que más rebotes defensivos atrapa de toda la liga ACB. ¿Tenemos un problema entonces? La lógica y la razón te dicen que no, pero yo creo que si. No es que el Baskonia, como grupo, no sea capaz de rebotear en su canasta (los números demuestran que si), sino que, sobre todo sin Tiago en el campo, el equipo pierde la concentración por momentos, e independientemente de que atrape rebotes bajo canasta, pierde casi todos los rechaces largos que se producen. Y todo acaba de nuevo en la concentración…

Continuará!

6 comentarios:

  1. Excelente Joseba,
    De todos los problemas que comentas me quedo con el de la intensidad defensiva y el ritmo del ataque (un sabio Sama). Hemos oído estos días que contra el CSKA, en el tercer partido, Singletary tuvo paciencia para los ataques del último cuarto y por eso se ganó. Es cierto. Pero esa paciencia y ataques largos vinieron precedidos de una intensidad defensiva muy alta.
    El problema de la concentración creo que viene dado por la falta de un líder claro. Por eso se acentúa cuando Tiago no está. Tiago es nuestro líder, sí, pero en lo que al juego se refiere. En cuanto a líder "expresivo"... andamos justicos. Me explico, alguién que grite, que gesticule, que hable con sus compañeros, que vaya a hablar con el banquillo,... (Prigioni, Don Luis, Arlauckas,). Ese tipo de jugador que imprime confianza y seguridad al resto del equipo. Pensaba que este podría ser el papel de Marcelinho, pero de momento...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Kaixo Joseba,

    Que se te ha olvidado poner el sexto punto ;-)

    Por lo demás muy interesante el artículo.

    Agurrak

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Como han dicho, los 8 puntos se convierten en 7 al faltar el texto, y no son pedidas de balón, sino pérdidas (creo que el corrector te debe haber jugado una mala pasada, pues está dos veces).

    Por lo demás, de acuerdo con todo, pero dudo en una cosa: mencionas que para jugar con intensidad hay que rotar a la gente, y es cierto. Sin embargo, en tu opinión, ese planteamiento sería válido si como tú planteabas, se formaba un equipo de 8? Lo digo de cara al futuro, ya sé que este año el equipo no es de 8.

    ResponderEliminar
  5. Gran tema Joseba.
    Lo que yo me pregunto es si al final veremos en cancha esta temporada al equipo con los jugadores que mas puedan defender osease un: pau, oleson, fernando, Walter, tiago. Se que nos faltara tiro, libertad de creacion en el base, pero si que he visto que es el quinteto al que es muy dificil hacerle una canasta(que se lo digan al CSKA)

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno Joseba,
    Pienso que, de lo que has comentado, los puntos más necesarios para mejorar son:

    1- Concentración y actitud: los bajones de intensidad y las prisas cuando el equipo contrario nos mete un parcial nos hace caer en debacle. Perdemos balones y nos apagamos en intensidad defensiva. Creo que para que esto no pase necesitamos, aparte del señor que grita y grita en la cancha, un líder en el campo que sea capaz de cambiar el ritmo del partido en todos sus compañeros.

    2- Ayudas defensivas: en realidad, esta ligado al anterior punto. El baskonia en muchos partidos baja la intensidad y eso provoca que las 2as ayudas no lleguen. También es cierto, que a veces no parecen tener claro quien debe hacer esas ayudas en cada situación.

    3- Rebote defensivo: parece que somos un equipo de cadetes. HAY QUE CERRAR EL REBOTE. Cerrarlo, y echarle ganas.

    Lo dicho, los problemas del baskonia en general pasan por la debilidad mental que tienen nuestros jóvenes jugadores. Esperemos que Dusko sepa ponerles las pilas en ese sentido de cara a POffs y, sino es así, al menos de cara a 2010/11.

    Salu2

    ResponderEliminar