martes, 16 de febrero de 2010

Bilbao Basket, primer y último escollo



Que nadie piense que con el título del artículo pretendo decir que del Bilbao Basket no pasamos y nos vamos para casa, porque NO. Lo que quiero decir, es que el Baskonia no debe pensar que está jugando una concatenación de partidos de primero Bilbao, luego Madrid y luego Barsa… Porque si lo hace no pasa del viernes. Bilbao Basket requiere de toda la atención. TODA.

Lo primero de todo que hay que decir es que nadie debe acudir a Barakaldo asustado por enfrentarnos al Bilbao Basket, ese equipo que ha sido capaz de ganar al Madrid. Hay que tenerle respeto, por supuesto, más si cabe después de los últimos partidos que está jugando, pero miedo nunca. Imagino que a cualquiera de los otros seis equipos que juegan la copa, si le dan a elegir rival, eligen al tercero de la liga por la cola. Pero ojo, que nadie piense que este Bilbao Basket es ese equipo deprimido en el que nadie jugaba a nada... El equipo ha recuperado la ilusión, ha recuperado la intensidad y ha recuperado el crédito perdido.

¿Y cómo juega este equipo?

Los bases.

Los dos Javis, Salgado y Rodríguez, más la ayuda de Blooms, si bien éste ha pasado a jugar más de escolta últimamente, hacen del trío un grupo peligroso. Aunque el titular siga siendo Rodríguez, el ritmo y el termómetro de “los hombres de negro” sigue siendo Javi Salgado, como lo ha sido desde que en Bilbao se ha vuelto a jugar al Basket. Salgado hace un baloncesto muy peculiar... Abusa del bote, tira bien, y a veces es algo individualista, pero cuando está en forma su equipo juega muy bien y además, por más que se empeñen algunos, será el base importante del equipo hasta que se retire. Para dar más ritmo al juego ya está Javi Rodríguez. El otro día, frente al Madrid, ellos tuvieron la llave del partido, ya que dominaron el ritmo del partido a su antojo.

Los aleros



Warren y Mumbrú son intocables y acaparan la gran mayoría de los minutos. Paco Vázquez lleva un año desaparecido, y son Blooms y Seibutis quienes dan respiro a los titulares. El ritmo viene de la mano de Warren, un jugador completísimo al que los problemas físicos no le han dejado brillar este año como se le presuponía después de su gran temporada el año pasado, pero parece dispuesto a reivindicarse en la Copa. Hace de todo, y todo lo hace bien. A Mumbrú todos le tenemos ya visto, por lo que poco hay que decir… Un gran alero alto, capaz de sacar ventaja frente a jugadores más pequeños, y con mucha capacidad de liderazgo. Juntos, estos dos aleros serán un auténtico quebradero de cabeza para Dusko y los chicos. En principio, el duelo entre Herrmann y Mumbrú parece apasionante, aunque que nadie descarte que San Emeterio vuelva a hacer el mismo trabajito que ya le hizo en Bilbao hace un mes… Los dos jugadores suplentes, Blums y Seibutis son muy irregulares, pero muy talentosos. El primero es un “terroristas” de los campos, uno de esos jugadores que se pueden tirar un tiro en cualquier momento (conveniente o no, da igual) y romper el partido (para bien o para mal). Seibutis en cambio es mucho más correcto… Un jugador que no arriesga en tiros difíciles, con mucha clase, pero con las alas cortadas.

Los pivots

Moiso no sólo ha vuelto al equipo, sino que encima se ha convertido en poco tiempo en una pieza muy importante de nuevo. Curioso lo de este jugador, que ha equivocado el equipo en el que puede brillar. Moiso es un jugador para el Joventut, Baskonia, Madrid o Barsa… equipos que le van a pedir que salga al campo, coja cinco rebotes, ponga tres tapones y la meta para abajo si el base se la pone cerca del aro… pero nunca es ni será (porque no tiene el talento suficiente) un jugador al que puedas darle el balón al poste bajo para que resuelva… El caso es que ha vuelto y que será un jugador muy duro para Tiago. Banic y Hervelle, en cambio, son la otra cara de la moneda. Banic es uno de los jugadores más inteligentes que juega en la ACB. Con un cuerpo “extraño” (le ves y parece que tiene el culo gordo… hasta que empieza a moverse), es un jugador que lee las defensas rivales como nadie. Tiene muy buen tiro a cuatro metros y es muy habilidoso al poste bajo, pero sobre todo, está siempre donde debe estar, y siempre con la escopeta cargada… Ya me lo llevaría yo para Vitoria… Hervelle, es otro jugador de talento y clase, pero con un punto mayor de agresividad. Capaz de pegarse hasta con su padre por un rebote y de matarte con un triple en la siguiente jugada. Comenzó muy mal su andadura por Bilbo, con, en mi opinión, demasiados aires de grandeza y sin la fuerza o la brega que le hacía destacar en Madrid. En cambio, parece haber despertado, hasta el punto en que el pasado domingo deslumbro a propios y extraños con una demostración de garra. El cuarto pívot, Marcota, es un gran tirador de tres que no hace otra cosa. Bien defendido es inofensivo, pero si se le deja espacio… es muy grande y tira muy bien. En su debe, que es demasiado blandito para el cuerpazo que tiene.

En fin, como veis, un equipo muy bien armado, con un gran entrenador y que jugará con la ventaja añadida de ser el anfitrión del torneo. Pero quiero acabar como he empezado… Miedo, hay que tener miedo al paro o a que nos caiga otra nevada… pero nunca a un equipo de Basket. Si el Baskonia sale pensando en Bilbao y sólo en Bilbao, creo que podremos jugar nuestra novena semifinal de Copa consecutiva. Veremos…

1 comentario:

  1. Saludos de "el amigo de Joe":

    Tan sólo añadir a este magnífico texto lo bueno que es igualmente para el Baskonia que BBB llegue "hinchado" tras su gran victoria frente al R.Madrid , y que Baskonia llegue en cambio con dudas.

    En el "ambiente" mucha gente lo menciona con un factor a favor del BBB , pero yo creo que esto no será así si el equipo saca "el orgullo Baskonia" que en algunos momentos de la presente temporada hemos visto relucir.

    Será dificil de todas las maneras y si no está Tiago ni te cuento...(¿o será al revés porque el Baskonia resultará para el BBB un equipo "menos previsible" en su característica de juego? ).
    Veremos.
    AÚPA BASKONIA!!

    AGUR

    ResponderEliminar