lunes, 4 de enero de 2010

Partidazo a la vista


Ilusión contra razón, motivación frente a obligación, “todo o nada” frente a “una más”, Unicaja frente a Baskonia. El domingo, en Vitoria, tendremos el privilegio de disfrutar de uno de los mejores partidos de baloncesto que se pueden disfrutar en estos momentos. El Unicaja, muerto para la Copa hace tan sólo una semana, llega vivo a Vitoria, con la obligación de ganar para estar en Bilbao…

¿Qué pasa por la cabeza de Aíto, sus jugadores y de los aficionados malagueños? ¿Y a Dusko, y los jugadores del baskonia, y a los aficicionados? A cada uno le pasa por la cabeza algo diferente…

A Aíto, por su parte, se le pasa su temporada, su prestigio como “mago de los banquillos” e incluso el miedo por su puesto por la cabeza. No creo que piense mucho más allá de este partido, y estará obsesionado por frenar las múltiples armas que el Baskonia le va a poner sobre la mesa, que en esta última temporada, están siendo muchas… ¿Se obsesionará en controlar el endiablado ritmo que Huertas está dando al Baskonia? ¿Optará por la línea fácil (aunque poco efectiva este último mes) de destruir como sea a Tiago Splitter? ¿Pensará en los imparables e imposibles triples de Teletovic? ¿En el actual estado de gracia de Ribas y English desde el perímetro? ¿En los inalcanzables centímetros de Barac? Conociendo a Aíto, apostará… hará su elección y atacará el punto débil baskonista sin compasión… y se centrará en motivar a una plantilla que no necesitará motivación en Vitoria.

¿Y los jugadores de Unicaja? ¿En qué piensan sus jugadores? Los jugadores no entienden de realismo y viven en un universo paralelo. Todos los que hemos sido jugadores sabemos que siempre confiamos en el equipo, se esté como se esté… y cuanto mejor es un jugador, más confía en sí mismo. Los jugadores de Unicaja sólo ven en Vitoria el escenario perfecto para callar bocas, reivindicarse y meterse a la Copa por la puerta grande. No piensan ni en Splitter, ni en Teletovic ni en Huertas… Piensan en cómo van a meter el tiro ganador, o en como celebrarán el triunfo. Los jugadores son jugadores, y la gran ventaja de los de Unicaja, es que son muy buenos. Y lo saben…

¿Y los aficionados de Unicaja? Ellos se llevan la peor parte. Los aficionados somos críticos por naturaleza, aunque también somos optimistas. Un aficionado malagueño ve Vitoria con ilusión, pero con miedo. Recuerda el triple de Garbajosa que les dio la liga en Vitoria y piensan… ¿Por qué no? Pero a continuación piensan que ese triple de Garbajosa fue de los últimos que sirvió a Unicaja para ganar, recuerdan el tiro que Archibald no se atrevió a tirar en Madrid el año pasado, y ven al Baskonia como un muro infranqueable… El aficionado se balancea entre el optimismo explicito (cualquier aficionado con bufanda verde afirmará sin rubor que se va a ganar, pero cuando calla, reflexiona, y prefiere pasar a otra cosa). La afición de Unicaja merece estar en la Copa del rey, y lo merece no sólo por la trayectoria de su equipo, sino por su fidelidad, que cada semana muestran en el Carpena (nunca desfallecen, ni pitan a su equipo) y su devoción sana a unos colores (es una gozada ver a la afición malagueña en cada copa).

Pero enfrente estará nuestro Baskonia, un Baskonia que no se juega nada, que acabará la primera fase segundo gane o pierda y que será cabeza de serie en esa copa de cualquier manera. Un Baskonia que lleva 9 triunfos seguidos en la ACB, que ha recuperado a casi todas sus armas (sólo falta ya Oleson) y que empieza a jugar con solidez, con acierto y con dureza.

¿Qué pensará Dusko? Bueno, en estos momentos, un escanner cerebral a Dusko revelaría que sólo piensa en el Maroussi, por lo que haremos una interpretación de lo que empezará a pensar a partir del jueves. Y a partir del jueves Dusko sólo va a pensar en ganar. No analizará motivos, ni verá fantasmas de Copa (algo que si verán los jugadores y aficionados), ni pensará en prestigios. Pensará en ganar, porque Dusko no tiene marchas en su coche… Conduce un automático al que sólo le vale el “drive”, y que no encuentra la marcha atrás ni para aparcar.

¿Y los jugadores Baskonistas? Ellos si que verán los fantasmas de la Copa. No estarán hipermotivados, porque los jugadores siempre son capaces de autodosificarse en sus esfuerzos, y es probable que estén incluso pensando en el partido que, tres días después deben disputar en Moscú, y que ese sí, ese les puede dar el primer puesto en la Euroliga y les motiva. Pero tampoco van a dejar pasar la oportunidad de eliminar al Unicaja de la Copa del rey, un Unicaja que sería, sin ninguna duda, el rival más fuerte de los que vendrán en el segundo carro para enfrentarse a los cabezas de serie. Los jugadores si pensarán en que Unicaja es un equipo Euroliga, actual subcampeón de la Copa y un equipo tremendamente peligroso a un cruce a partido único en campo neutral. ¿Será suficiente?

Voy a dejar un recuerdo… Corría el año 2003, y el Baskonia entraba octavo a la Copa del Rey, tras tener que forzar una prórroga al Breogán para poder ganar de la ventaja necesaria para clasificarse… Ese año, en Valencia, el Baskonia jugó la final, y sólo mordió el polvo en la prórroga, frente al Barsa de Bodiroga y Dueñas… Ese mismo año, el Baskonia necesitaba un milagro para jugar el playoff por el título. Por aquel entonces, Unicaja dominaba la liga. El Baskonia necesitaba ganar sus dos últimos partidos para acabar la fase regular octavo. Su penúltimo partido era en el Martín Carpena. Pues bien, aquel día, la ilusión pudo con la razón, la motivación frente a la obligación y el “todo o nada” frente al “uno más”. La victoria del Baskonia en Málaga, permitió al equipo entrar al playoff frente a, precisamente, Unicaja. Pues bien, se tuvo que jugar un quinto partido para decidir la serie, que sólo se decidió en los últimos momentos, cuando Calderón se rompía el hombro en un bloqueo, obligando a Corrales a jugar la última posesión como base. El Baskonia perdió de milagro, y el Unicaja pasó ronda. Pero seguro que se acordó de ese maldito partido de liga regular…

¿Se acordarán nuestros jugadores de aquella liga? ¿Saldrán al campo pensando en eliminar a Unicaja? ¿Podrá de nuevo la ilusión con la razón?

¿Y los aficionados baskonistas? De momento, los aficionados de Vitoria lo que harán será disfrutar del pedazo de regalo que es este partido. Un partidazo que cualquier amante del basket anotaría en su agenda como imperdible, y que por suerte, disfrutaremos unos cuantos en directo. El aficionado del Baskonia si tendrá en cuenta el hecho que puede suponer el eliminar a Unicaja de la Copa, porque los aficionados seguro que si recuerdan a Archibald sin tirar, dejando un melón a Berni, y respirando tranquilos cuando Pete Mickeal taponaba… y seguro que no querrá volver a pasar esa angustia, y menos en cuartos de final. También estará pensando en que, si no entra Unicaja, el que puede hacerlo es el Lagun Aro Guipúzcoa basket, y que ver en la Copa de Bilbao a los tres equipos vascos juntos sería un hito inigualable. Así que apretará… Los aficionados irán al Araba a disfrutar, y sólo querrán pensar en la victoria…

De momento y para ir calentando, el Baskonia jugará el miércoles un amistoso frente al Marussi (perdón, que no es amistoso… pero lo parecerá, al tiempo), un partido que esperemos sirva para que Walter Herrmann vaya cogiendo algún minuto más, que falta le hacen. No olvidemos que el domingo tendrá a Carlos Jiménez delante, y que la aportación del argentino será fundamental. Queda casi una semana, pero el partido merece estar en él desde hoy…

4 comentarios:

  1. Es un partidazo por lo que se juega Unicaja, pero no por lo que se juega Bskonia. A ver si llega un buen regalo de reyes y ganamos mañana al maroussi. No lo veo yo tan amistoso como tu.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Saludos de "el amigo de Joe":

    Comienzo dando una vez más las gracias a los creadores de este gran blog y deseando un gran 2010 tanto para ellos como para todos los que visitamos este lugar.

    Una vez expresado este deseo , "me meteré en harina" en el asunto.

    En primer lugar decir una temporada más , y cuando se está jugando una jornada que será decisiva a la hora de resolver qué equipos irán a Bilbao o serán cabezas de serie para proximamente jugar la copa, que me parece inexplicable por qué no se juega en horario unificado AL MENOS todos los choques donde existan posibles implicados.

    Dicho ésto , me centraré en la "relativa" importante jornada para el Baskonia.

    El miércoles frente a los griegos volvimos a la era Spahija. La diferencia fue que Dusko en la rueda de prensa se mostró publicamente molesto y que se ganan los partidos.
    El domingo frente a Unicaja llega un partido importante por lo que espero ver otro Baskonia.

    No se debería dejar "con vida" a Unicaja y metido en la copa porque ya se sabe eso de que "el que perdona acaba perdiendo" (y más en competiciones a un sólo y definitivo partido y que será además dentro de un buen número de semanas donde TODO puede cambiar en uno u otro tanto para bien como para mal a la hora de ajustar sus plantillas).

    A ver que tal el domingo frente a unicaja.

    Ayer frente a los griegos volvimos a la era Spahija. La diferencia fue que Dusko en la rueda de prensa se mostró publicamente molesto y que se ganan los partidos.

    Sería muy bueno NO perdonar a un Unicaja que hoy frente a un rival francés ha mostado sus carencias (equipos franceses que piden a gritos que no sean excluidos de la máxima competición Europea en favor por ejemplo de un segundo equipo Lituano FIJO , o un Ucraniano o un segundo equipo Serbio -viendo el buen rendimiento que está teniendo el "desmantelado" Partizan-).

    Me ha sorprendido ,incluso a pesar de todo , que el Carpena no estuviese lleno.

    Es evidente que Baskonia tiene carencias , pero parece igualmente evidente que Unicaja parece tener más y muy principalmente en su carencia de juego dentro de la zona.

    Hay que atacar estas carencias.

    Baskonia debería ganar el choque ya que al día de hoy parece mejor.

    Veremos.

    AGUR

    ResponderEliminar
  3. Amen Joseba. Creo que este partido es para gozo y disfrute del aficionado. Es difícil encontrar partidos motivantes a estas alturas y esta semana ya tenemos dos. Hacía tiempo que no teníamos un partidazo en horario de vermut. Se intentará disfrutar todo lo posible.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Tal como está jugando San Emeterio va a ser difícil que Dusko le vaya dando minutos a Herman. Lo va a tener que hacer muy bien en los pocos minutos que juegue. Por lo demás, el equipo va hacia arriba y lo único que deseo es que Huertas no se vuelva a lesionar nunca más.

    Not_Casual.

    ResponderEliminar