domingo, 26 de octubre de 2008

Con una hora de retraso.


Nos las prometíamos felices en Ilumbe. Tiago recuperado, Will recientemente nombrado MVP de la primera jornada de Euroliga, Pablo disponible, 6 días sin partido para poder descansar y trabajar, y además, con una horita mas de sueño merced al cambio de hora.

Y esto ultimo debió ser lo que descoloco al equipo, que no solo retraso su reloj, sino que también retraso su llegada mental a la cancha donostiarra. Estaban nuestros cuerpos, pero no estaban ni nuestra mente, y menos nuestro espíritu.

Así que empezamos perezosos, como quien se acaba de levantar de una gran dormida y le cuesta arrancar. Legañosos, torpes, somnolientos, y aparentemente sin todavía digerir el desayuno. Llegando tarde a todas partes o no empleándose con la contundencia debida. En estas circunstancias al contrario, estos habían desayunado Special K, le bastaba con hacer lo suyo para dejarnos a verlas venir. Sangría en el rebote, de juzgado de guardia, sangría en defensa, sangría en ataque, perdidas a manta. Resultado, 17 puntos abajo al descanso y una imagen similar a la de partidos de la temporada pasada en Murcia o Granada.


Sin embargo, algo cambio en el descanso. Quien sabe si las mentes de los jugadores ya procesaron el cambio de hora, tal vez Dusko se quito el cinto, virtual claro, o recurrimos a un café bien cargado que nos hizo despertar.

Vimos por tanto en la segunda parte un Baskonia espabilado, parecía que la resaca estaba ya superada y volvíamos a funcionar. De esta manera, se apretó atrás, se pudo correr y se controlo un pelín mas el rebote, y sin alarde ninguno, recortamos mucha diferencia. En frente, los donostiarras parecían acusar lo temprano de su desayuno y amagaban con no llegar al almuerzo. Pero en estas, empieza el ultimo cuarto, Pablo Laso, cocinero de los de Donosti, se saco de la manga algunas barritas energéticas, Hopkins y Marconato, que al parecer y con buen criterio, había reservado en los momentos en que mas acuciaba el hambre a su equipo, tal vez, sabedor de que este Baskonia, tiene gasolina hasta el final. Así Bruesa aguantó las ultimas embestidas de los nuestros, que, como siempre que llegas tarde a los sitios, cayeron en el error de querer ir demasiado deprisa al final, y esto, normalmente, acaba en multa o en accidente, como ha sido el caso.


Primera derrota por tanto de la temporada, y en una cancha que no estaba en el presupuesto. Una cancha donde hace 2 semanas, nuestro siguiente rival, el Real Madrid, que por cierto, ha perdido en la prorroga, forzada gracias a un monumental capote arbitral, frente a un “desahuciado” Cajasol, se paseó como Pedro por su casa.

¿¿Preocupación?? No creo que sea para tanto, el problema de hoy, ha sido en grandísima parte de actitud, y eso, este equipo tiene a manta, y tiene además en el banquillo alguien que no va a dejar que este tipo de errores se repitan. Toca pues recuperar la intensidad, nos será imprescindible para esta semana, visita a Eslovenia y recibir al Madrid, y sobre todo recordar, que tanto en liga, como en Euroliga, es imposble que ganes partidos sin salir al 100% desde el minuto uno, hasta en cuarenta.

3 comentarios:

  1. 27 de octubre y aun esperando al 2º base.

    ResponderEliminar
  2. Estas cosas ocurren...

    Cuando no confías en tu base suplente, y tu base titular no tiene el día...

    Cuando los pivots son incapaces de disimular sus carencias porque tienen enfrente a tres perros viejos...

    Cuando sales pensando que "a estos les ganamos sin bajarnos del autobús", y para cuando le ves las orejas al lobo es tarde...

    Es lo que hay!!

    Pero no pasa nada. faltaría más . esto sólo acaba de empezar, y días como estos veremos unos cuantos. todos los años los vemos... ¿o no?

    ResponderEliminar
  3. Buen partido contra los eslovenos!!!!

    Mustafa Power!!!!

    Se crece muchiiiiiiiisimo.

    Un crack!!!!

    Bueno seguimos de pretemporada y viene el Madrid. A ver si les damos lo suyo y le echan al carcelero!!!!

    A POR ELLOS!!!!
    GORA BASKONIA!!!!

    -jaja-

    ResponderEliminar