martes, 19 de agosto de 2008

Cuidado con la NBA


La NBA, con diferencia la mejor liga del mundo (y sino, que se lo pregunten a Gasol y cia, que aún están calculando de cuantos les metieron Lebron, Paul y compañía) es una liga traidora y peligrosa. Para un europeo, el acierto o el fracaso dependen de tantos factores, que intentar acertar es una de las decisiones más difíciles a tomar por un deportista.

Hoy iba a hablar de la presunta marcha de Dragic a los Suns (y digo presunta, porque mientras escribo este artículo, este hecho aún no está confirmado), pero creo que debo ampliar el artículo a otros muchos Dragics más, e incluso a los Navarro, Scola o Garbajosa.

Dos ex-bases de Baskonia darán el salto este año, Ukic y Dragic. Ambos, en mi opinión están más verdes que una Heineken para esa liga. Pero sus trayectorias no son comparables. Dragic pasó de un modestísimo equipo esloveno, a un modestísimo equipo español (que no jugó en Europa, y donde no dejó precisamente un buen recuerdo deportivo), para acabar en el mejor equipo esloveno, el Olimpia, y pasar de puntillas por la Euroliga jugando una competición doméstica que podemos calificar de “discutible”. ¿Con quien ha empatado Dragic para ser el base suplente de Steve Nash?

No seré yo quien dude de su capacidad como base. No lo he visto salvo los cuatro o cinco partidos en los que se le ha podido ver en dos años, eso si, quienes le han visto entrenar en Vitoria, hablan muy bien de él. Pero… ¿Suplente de Steve Nash? Tengo mis dudas de su valía como suplente de Prigioni, como para pensar en Arizona…

Ukic es un caso diferente. Tras triunfar en Split, llegó al Baskonia con un rol importante. Este rol lo mantuvo al año siguiente en Barcelona, y un tercer intento en Italia terminó por curtirlo. Otra cosa es que su clase o calidad sean suficientes para triunfar allá, pero al menos, ha seguido una trayectoria de demostrar antes de emigrar…

Dragic, como en su día Sergio Rodríguez, se va para allá sin haberse hecho una cicatriz en Europa. Suerte.

Aunque... ¿Cuál es la fórmula del éxito para triunfar en la NBA? Uno podría pensar… Cúrtete en la euroliga y la ACB, hazte un hombre y vete a demostrar los que hay de bueno por aquí a los americanos. Casos como el de Scola, Noción, Oberto o Calderón, así lo demuestran… Pero ojo, esto no te garantiza absolutamente nada y sino, pregunten a Navarro, Garbajosa, Jasikevicius o Macijauskas.

Es más… Ahora voy a hablar de peligro. Jasikevicius era un rey en Europa. Tras su “añito” en los Pacers, este año ha rendido muy por debajo de sus posibilidades. Navarro era el MVP de la liga ACB… está haciendo el ridículo en la Olimpiada. Macijauskas, Garbajosa o Raúl López (todos ellos acompañando sus añitos con una fuerte lesión) sufren para recuperar su nivel. Otros jugadores de ida y vuelta constatan el peligro de emigrar a una franquicia que no te de bola, como los casos de Wolkowiski, Kasun, Viktor Khryapa, Planinic, Jiri Welsch, etc. Jugadores reyes en Europa, convertidos en medianías… y en estos casos hay de todo, jugadores que emigran de forma precipitada, y triunfan, y los que se van consagrados y regresan.

Supongo que todo será cuestión de tener suerte con la franquicia, los minutos, los compañeros, la prensa, la ciudad… Dudo que exista una respuesta. Nuestro Splitter ha optado por hacerse una estrella europea (creo que acierta), mientras que Dragic se va sin haber jugado un mísero partido de playoff ACB o Euroliga (creo que se equivoca)

Suerte para Dragic. Esperemos que su caso sea diferente, y que el que se equivoque, sea yo. Lo deseo de verdad.

1 comentario:

  1. Buen post, sí señor.
    Dragic está verde que te quiero VERDE.

    ResponderEliminar