martes, 6 de mayo de 2008

La importancia del tercer puesto

El tercer y cuarto puesto es siempre un partido intrascendente, pero que se debe ganar, ya que es el termómetro que permite a uno de los dos derrotados de las guerras de semifinales volver a casa con buen sabor de boca. Las caras cambian tras ese partido.

El Baskonia, que se dejó la piel frente al CSKA de Moscú y salió con la cabeza muy alta de su duelo, se enfrentó el domingo a un Montepaschi que realmente tendría que estar hundido, por haber perdido contra pronóstico la semifinal, y por haberla perdido por errores propios. La lógica establece que el Baskonia debía salir de Madrid armado de moral, y los italianos cabizbajos, pero las caras en la salida del pabellón de ambos equipos decían justo lo contrario. Esas caras mostraban a un Baskonia derrotado y a un Montepaschi radiante y vitoreado por sus fans.

Yo, desde este pequeño espacio quiero dejar clara que la realidad de una Final Four se marca en dos etapas, en las semifinales y en la final. El tercer y cuarto puesto (un encuentro a erradicar en el futuro), bajo ningún concepto debe servir para calibrar el trabajo de un equipo durante un fin de semana.

Si me apuran, su único propósito es el de levantar la moral del equipo que lo gana, pero nunca el de hundir al que queda cuarto. Por eso, desde aquí quiero volver a reconocer el grandísimo trabajo realizado por el Baskonia frente al conjunto moscovita, un partido que se decidió por pequeños detalles y por la solidez, clase y contundencia defensiva de un equipo intratable.

La Euroliga se cerró con una final maravillosa, dominada por los rusos que, con ese saber hacer que llevan mostrando los últimos cuatro años, no pasaron excesivos apuros en la recta final del partido. Bynum y Morris, ayudados por Batista, intentaron poner en peligro el enésimo título de Messina, pero la sociedad montada por Holden-Langdon-Smodis, revestida de una defensa colectiva infranqueable, fue suficiente para volver a levantar el título. Un broche perfecto a tres días intensos, con un gran colorido en la grada y un baloncesto de mucha calidad. Los baskonistas debemos sentirnos orgullosos del arrojo, la concentración y la actitud de nuestros jugadores. Ahora sólo queda la liga y, si el Baskonia es capaz de jugar como el viernes, que nadie dude de que volveremos a disfrutar de otra final. ¿Y cuántas llevamos ya? Pierdo la cuenta...

Colaboración publicada hoy en el Diario de Noticias de Álava

2 comentarios:

  1. Desde mi ventana exterior...

    La grandeza de un equipo no se mide en las competiciones que gana. La da la capacidad de levantarse tras perder una de esas competiciones. Y el TAU lleva muchas de esas. Así que felicidades por la enorme competición europea. Y un apunte.... A este paso, tendremos CSKA para rato.

    P.D.: Genial la iniciativa del Diario de Álava de dejar que un blogger "escriba" seriamente y publicitando el blog. No me imagino eso en El Correo -ni en ningún otro- ni jarto CocaCola....

    ResponderEliminar
  2. Amen a eso!!!!

    Ha sido un gran fin de semana de baloncesto y del Baskonia. Se ha competido y se ha tenido contra las cuerdas al coco. Al final perdemos, pero por la misma razón que nosotros ganamos al Pamesa, al Partizan, al Lyetuvos, al Unicaja, etc... porque somos un poquito mejores, ellos son un poco mejores ke nosotros y al final nos ganan.

    En el play-off vamos a dar guerra!!
    A por la liga!!!!!
    ANIMO BASKONIA!!!!
    ANIMO TXABALES!!!!

    ResponderEliminar