lunes, 11 de febrero de 2008

Joventut, justo campeón de copa


El bajón me nubla la capacidad de análisis, así que me permitiréis que hoy sea breve.

Lo primero de todo, quiero felicitar al Joventut por el magnífico espectáculo y por saber ganar una final. El baloncesto es un deporte en el que debes explotar tus recursos ofensivos, y tratar de bloquear al oponente en defensa. El Joventut fue capaz de hacer esa lectura tan simple del baloncesto y ejecutarla a la perfección.

En ataque, el Joventut explotó las virtudes que posee sin grandes alardes. Rudy, tal y como dije el otro día, a lo Kobe Bryant (con todo lo que eso significa), Sonseca ayudando, Mallet ejerciendo de veterano y Ricky mostrando un futuro imponente. No necesitó de grandes tácticas ni de sistemas de ataque complicados el Joventut para superar la defensa del Baskonia. El uno por uno, el dos por dos, el acierto en el triple, los tiros abiertos... la defensa del Baskonia no ponía trampas ni dificultades al lucimiento de la Penya.

Pero no fue en ataque donde el Joventut ganó el título, sino en defensa. Una zona muy bien ejecutada, una mala selección de hombres en campo por parte de Baskonia (sin tiradores puros por momentos) y dos bases (y digo bases, aunque se puede generalizar al resto de componentes, incluso al banco) incapaces de hacer una lectura de esa zona y de romperla de una forma coherente.

A ello sumemos liderazgo, desparpajo, determinación y acierto, y ya tenemos campeón. Un campeón justo, honesto, merecido y, porque no decirlo, hasta deseado. El viernes, tras ver a los 8 equipos que estaban en Vitoria, creo que cualquier espectador imparcial hubiese deseado la victoria de los de Badalona, y no por afinidad, sino por espectáculo. La Copa del Rey es un evento maravilloso, donde a veces se gana por desgaste y a veces por talento. Pues bien, yo quería a mi Baskonia campeón por desgaste, talento, guerra o trampa, pero si no veía a Sergi levantar el título... prefería vérselo levantar a Rudy (y mira que me cae mal...rematadamente mal, pero es tan bueno...).

En cualquier caso, no comparto para nada esa sensación de depresión profunda que invade hoy el ambiente. El Baskonia ha vuelto a disputar una final de Copa, algo que otros seis equipos han intentado y no han conseguido. El Baskonia, a pesar de la lesión de Singleton, la marcha de Scola, la baja forma de sus bases, los problemas de Mickeal, las juergas nocturnas, el limbo de Jasaitis, y la falta de un líder claro sigue jugando finales, y ya mismo, pasado mañana, debe dar un paso fundamental para estar en otra, esta vez en Madrid.

El equipo tiene una capacidad enorme de mejora, y la incorporación de Singleton, la recuperación física de Mickeal y la catarsis que seguro sufrirán los bases, permitirán al Baskonia plantarse en otra de estas muy pronto.

De modo, que arriba los corazones. Y no nos rasguemos las vestiduras, esta copa hace justicia a Aito, a Rudy y a Ricky. El Baskonia lleva muchos años ya en las finales de todos los torneos.. Disfrutemos de eso, y valorémoslo.

10 comentarios:

  1. Falto un poco de suerte al final, y sobro algo de mala leche por los arbitros.

    Las dos Erres son especie protegida, algo así como el patrimonio de la Ñ. Que si, que son muy buenos, pero no se les puede tocar. Que Ricky Rubio se fuese del partido con cero faltas fue indignante.

    Y si, el Joventut fue justo campeón. Lo cortés no quita lo valiente.

    Ahora a recuperarse y a por la euroliga!!

    Aupa baskonia!

    ResponderEliminar
  2. Yo comparto con Spahija que el Joventut ganó el título gracias a las decisiones arbitrales, lo que no comparto con el croata es que fueran decisiones erróneas; fueron errores de los jugadores baskonistas.

    En general me voy con buen sabor de boca porque aunque no se haya ganado el título (el más factible del año por otra parte) se ha mejorado colectivamente y tiene pinta de que ésto sólo puede ir hacia arriba.

    Esperemos que el equipo se recupere del palo y muestre mucha furia en Lituania, porque puede ser el partido más importante para alcanzar el primer puesto del top-16.

    Comienza el ilusionante camino hacia Madrid.

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo con jon. El partido del miércoles contra el Lietuvos me parece clave. Ahí vamos a ver qué nivel tenemos realmente y cómo salimos moralmente de la Copa.

    Lo que no tengo tan claro es que esto sólo pueda ir hacia arriba. Ojalá!

    ResponderEliminar
  4. Una vez pasada la resaca, quisiera felicitar al Joventud por su triunfo inapelable y animar al Tau.

    Son (sois) un equipo sin fisuras. Afición y equipo vaís de la mano. La grandeza de un club se mide en su capacidad de recuperación. Para ganar títulos primero hay que llegar a las finales. Y para ganar una final, hay que perder primero unas cuantas. No hay equipo que se haya levantado tantas veces y de mejor manera que vosotros. Así que confiad en que el año que viene, (no, perdón, que carajo.... este año mismamente) la liga y la euroliga serán vuestras.

    Desde Bilbao, sin ninguna acritud....

    ResponderEliminar
  5. Zorionak a la Penya y de nosotros qué decir, yo sólo por lo bien que me lo he pasado durante estos 4 días ya tengo que darle gracias a este equipo y a que gracias a él me enganchara un buen día de hace ya muchos años a esto del basket.

    Eskerrik asko Baskonia y lo que queda!!!!!!!!!!

    BAT

    ResponderEliminar
  6. Y a por lo que queda!

    quería decir.

    BAT

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo contigo Bat.

    Rubén

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Juraría que había escrito algo y no lo encuentro.

    Prefiero centrarme en el Baskonia, en los varios males de este equipo.
    - El entrenador sigue sin gustarme. Nada!
    - Jasaitis y McDonald se irán en verano? Por qué algunos jugadores vienen a Vitoria y se convierten en "the big bluff"?
    - No entiendo cómo Planinic es capaz de desaparecer del mapa habiendo jugado muy bien en último trimestre de 2007.
    - Aplaudo el trabajo y la implicación de Sergi Vidal.
    - Rakocevic... Sigo acordándome de Erdogan.

    Este año no ganamos nada. Fijo.

    ResponderEliminar