viernes, 8 de febrero de 2008

Fiesta vasca en Vitoria

Muoneke decide

Con sufrimiento. Con muchísimo sufrimiento…tanto sufrimiento que hasta duele, pero es que el baloncesto duele. Duele cuando pierdes y duele, aunque de otra forma cuando ganas.

Hoy el Baskonia ha logrado ganar un partido que se ponía muy oscuro según avanzaban los minutos. Scariolo, genio y figura una vez más, ha logrado parte de sus objetivos; Desconecto el juego interior de Baskonia a base de continuos dos contra uno a Splitter, que en ocasiones recibía hasta a tres defensores. Además, cargaba con dureza a los pivots del baskonia en ataque, con un Santiago que a punto estuvo de echar a McDonald antes del descanso, y que tuvo a Splitter maniatado todo el partido (cuando no sentado).

Pero ahí emergieron dos jugadores, uno habitual estos últimos días, y otro que no contaba en ninguna quiniela. Por un lado, Sergi, en auténtico jugador franquicia, defendiendo, anotando y dando coherencia al juego. Por otro lado Muoneke, en un despiste defensivo mataba el partido desde la línea de tres. Unicaja, fiel a su estrategia, atosigaba a Splitter al poste bajo (a pesar de la zona) y dejaba solo al Nigeriano. Éste no se lo pensó dos veces y mató a Unicaja con una cornada mortal.

Las sensaciones son extrañas. Por momentos parecía que estábamos a merced de Unicaja, que por suerte no estaba excesivamente acertado, ni excesivamente conectado al partido. Y en los minutos de la verdad, los que definen a los equipos ante las finales, el Baskonia sacó de donde pudo, mientras que Unicaja murió victima de su estrategia.

Atrás quedan esos días en los que Baskonia moría cada vez que enfilaba un partido igualado. Ahora sabe jugarlos, o al menos, tiene la suerte necesaria para acertar en esos momentos. Una victoria de gran mérito que mete al baskonia al derbi vasco de semifinales


Iurbentia impresiona y configura el derbi vasco


Pues si, la palabra es impresión. Impresiona su raza, impresiona su acierto e impresiona su momento de forma. El Bilbao basket me recordó por momentos al Baskonia de las copas de los 90 en Granada, Canarias o Sevilla…aquel equipo que siempre partía en desventaja frente a su rival, pero que a base de casta, acierto y determinación, avanzaba y reflejaba orgullo. Ese es este Bilbao basket, un equipo que puede convertirse en más que un equipo de racha. Si yo fuese el presidente de ese equipo, extendería un cheque en blanco al Joventut por Marcelinho… ¡Que maravilla verlo jugar!

Dusco defraudó ayer. Una plantilla larga desaprovechada, fiarse siempre al acierto de Jaka Lakovic y falta de táctica de destrucción al contrario. ¿Había preparado Dusco esta semifinal? ¿Sabía que rival tenía enfrente? No dio esa sensación desde luego…

La nota negativa ha sido la lesión de Luke Recker. Una lesión que puede lastrar fuertemente a los bilbainos en la semifinal. Pero esa será otra guerra… y volverá a doler. Que nadie lo dude

3 comentarios:

  1. Casi me da un infarto!!!!!
    Partido al puro estilo Copa del rey!!!
    Ahora a por los de negro!!!!
    Sois los mejores chavales!!!!

    GORA BASKONIA BETI!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Como es esto del basket, 40 minutos de juego, tacticas, entrenamientos, expertos, scoutings..... y al final todo se resuelve por que Munoneke acierta y Haislip no.

    Bendito deporte.

    ResponderEliminar
  3. A mi, la verdad es que este deporte me deja a veces mal cuerpo. Ayer sentía pena por la afición de Unicaja, que se desplaza a vitoria y queda fuera a la primera.

    La copa es maravillosa, pero sólo cuando ganas.

    Ahora a por el Bilbao Basket. No me gusto el mal rollo que vi ayer entre las aficiones. Espero que lo del sabado sea de verdad una fiesta vasca como dices Joseba, y no la escenificación de dos ciudades vecinas pero enfrentadas a muerte.

    ResponderEliminar