viernes, 4 de enero de 2008

Basket europeo: Urge un cambio.


Ayer Baskonia se dio un homenaje ante el Prokom polaco. Una semana antes, lo hizo frente a la Virtus de Bolonia, o al menos lo que queda de ella. Si bien, prefiero pensar en que es la calidad de nuestro equipo, antes que en la debilidad del rival, la que propicia estos resultados, dicha debilidad ha sido en estos casos exagerada. Si miramos los otros grupos, observaremos también una serie de “bultos sospechosos” en forma de equipos de basket, Le Mans, Chorale Roanne o Brose Baskets. Junto a ellos, Lottomatica y Armani Jeans, tampoco están para tirar cohetes.

Resumiendo, alrededor de un 33% de los equipos de esta primera fase de la Euroliga son indignos de una competición presuntamente de élite. Con estas condiciones, asistimos a partidos sin ningún interés, espectáculo cero, palizas sistemáticas, pérdida de atractivo del torneo. Malas sensaciones.

No contentos con esto, se especula con una posible ampliación, si es que no está ya aprobada, donde obviamente, no entrará ningún gran equipo más, los buenos ya están, con lo cual, bajará todavía más el nivel, y en consecuencia, los patrocinadores, las TV, y el mismo público dejarán de seguir esta competición y el basket europeo será más débil todavía.

Y frente a esta empequeñecimiento, una NBA que está en plena globalización, que es conocida en todas partes y que extiende sus redes con voracidad no solo sobre los jugadores europeos, sino también hacia los aficionados. Estos nos conduce a que en poco tiempo, la Eurologa y el baloncesto europeo se convertirá en lo que se llama una “Liga de Desarrollo” pura y dura. El basket continental será, mucho más de lo que ya lo es ahora, una “zona de paso” hacía la NBA.

Así pues, estamos en un momento clave, el momento de decidir que queremos que sea el baloncesto europeo y hay que decidirlo ya, porque en pocos años, el empobrecimiento será tal, que difícilmente habrá vuelta atrás. Hay que decidir ya si queremos ser a medio-largo plazo una alternativa seria al basket americano y sentar las bases de una competición a la altura de la calidad de nuestro deporte.


¿¿Qué es difícil?? Si, lo es. ¿¿Qué será necesaria la implicación de elementos ajenos al basket?? Seguro. ¿¿Qué tal vez algunos clubes se queden por el camino?? Por desgracia es cierto.

Pero, si los clubes desarrollan una liga europea global, cuyos miembros no participen en una competición doméstica, si se implica a las TV y a las grandes empresas europeas, si se consigue que las capitales europeas ajenas al basket como París, Londres, Munich, tengan su equipo, si se sabe vender este producto como un espectáculo global para toda la familia, con pabellones preparados para ello, en definitiva, como dicen unos buenos amigos, potenciar el concepto de negocio, podrá llegar el día, en que el basket europeo pueda competir en igualdad con la NBA.
Manos a la obra.

2 comentarios:

  1. ¿Quién quiere que la Euroliga sea como una NBA? Yo desde luego que no.

    Prefiero que los equipos continúen como clubes y no como franquicias generadoras de dinero.

    Aunque no te falta razón en decir que la primera fase de la Euroliga a veces puede resultar soporífera, pero que haya equipos que no den la talla (el Prokom se supone que iba a ser uno de los que sí la diera) ocurre en absolutamente todas las competiciones. Pero sin la existencia de esos equipos veríamos una Euroliga que partiría de unos octavos de final.

    La verdad es que con un cambio de formato creo que bastaría para dotar otra vez de mayor interés a la competición.

    Yo volvería al formato con el que el Baskonia llegó a su primera final de Euroliga contra el Virtus, con liga y después eliminatorias desde octavos.

    Eso sí, metería más equipos rusos en la competición...

    1saludo

    ResponderEliminar
  2. Gran post josip... pena que se haya publicado en plenas fiestas y haya pasado desapercibido, ya que la reflexión es muy interesante.

    Mi opinión está cercana a tu línea, pero creo que hay que matizar algún aspecto.

    Europa es, hoy en día, un lugar donde ganar es más barato que en España. Hay un grupo de diez equipos importantes europeos, que ganan el 80% de sus partidos hasta el playoff previo a la F4, otro grupo de 5-6 equipos que pueden dar una campanada sólida y el resto son equipos que sólo ganan en casa, en determinadas circunstancias y con determinados arbitrajes.

    Siempre he defendido que, hoy por hoy, es más sencillo jugar la final four que jugar la final de la liga ACB.. Todo es cuestión de llegar en buena forma al cruce previo, ya que la presencia en ese cruce previo, equipos del nivel de Baskonia, Unicaja, Madrid o Barsa lo tienen al alcance de su mano, y depende más de ellos que de otra cosa.

    Ahora bien... ¿Que hay detrás de esta competición? El desierto... las competiciones europeas de segunda pasan sin pena ni gloria, y hay equipos que no las quieren ni jugar por el déficit económico que te acarrean. Aquellas Copas de Europa (Recopas) que jugó Baskonia, o aquellas copas Korac pasaron a mejor vida, y hoy en día, nadie sabe quien juega las competiciones menores. Ni interesan a nadie.

    Por eso creo en una liga Europea, si cabe más amplia. Eso si... se debería modificar el formato. No es de recibo que te juegues la competición a una carta, cuando llevas 5 meses calentando. ¿Cual es la fórmula? Complicada, pero hay gente que cobra por pensar, y que deben pensar. Yo también creo que el cambio es necesario...

    Un saludo!

    ResponderEliminar