lunes, 16 de julio de 2007

Oh Capitán, mi Capitán


Ya sé que Joseba ha escrito sobre la marcha de Luis, no podía ser de otra manera, sin embargo, creo que su marcha merece que le acompañe yo también en esta despedida pese a que podamos repetirnos.

No vamos a negar que desde hace mucho tiempo sabíamos que este día llegaría, cada verano por estas fechas leíamos toda la prensa especializada, buscábamos en foros, en radios, en televisión, en busca de la noticia, “Luis rumbo a la NBA”, pero ha sido este año, quizás cuando menos lo esperábamos. Y pese a que todos sabíamos que este día llegaría, no por anunciado, ha sido menos doloroso.

Reconozco que suelo ser bastante aséptico con los profesionales del deporte, ellos juegan, el club les paga, y si viene otro equipo que le ofrece mejores condiciones, se van. Es lógico y personalmente lo entiendo. Es por esto, que nunca he lamentado mas allá de la perdida deportiva la salida de algún jugador de nuestro club, salvo en dos ocasiones. La salida de nuestro Txapu, y ahora la de Luis Scola. Oh Capitán, mi Capitán.

No quiero hablar del tiro a 4 metros de Luis, de su juego de pies, de su gancho con la derecha, de sus contraataques, de su ejecución del Pick n´ Roll............


Quiero hablar de Luis como ese jugador que tenia un sueño, jugar en la NBA, pero que era fiel a sus compromisos, que lejos de forzar su salida, llegaba cada verano a Vitoria, supongo que decepcionado por el maltrato de los Spurs, en silencio, dispuesto a trabajar por su club, sin poner ningún problema, decidido a darlo todo.
Oh Capitán, mi Capitán.
Quiero hablar de Luis como ese jugador que pese a tener un contrato de 1998, posiblemente por debajo de su cotización, nunca salió a la palestra para quejarse o decir que se sentía maltratado por el club.
Oh Capitán, mi Capitán.
Quiero hablar de Luis como ese jugador que públicamente dijo mas de una vez que “Para mi en Europa solo existe Baskonia, y jugaría allí siempre”, posiblemente, cerrándose alguna puerta.
Oh Capitán, mi Capitán.
Quiero hablar de Luis como ese jugador que nos puso en el mapa del basket europeo, decir Scola era decir Baskonia.
Oh Capitán, mi Capitán.
Quiero hablar de Luis como ese jugador que nunca se escondía, cuando el equipo lo necesitaba, asumía toda la responsabilidad, pese a que ello le podía obligar a mas errores.
Oh Capitán, mi Capitán.
Quiero hablar de Luis como el jugador que con un Mundial en perspectiva, jugo todo un año lesionado con el riesgo y los dolores que eso conlleva.
Oh Capitán, mi Capitán.
Quiero hablar de Luis como ese jugador que nunca se rendía, que arrastraba a sus compañeros y a los aficionados con su espíritu.
Oh Capitán, mi Capitán.
Quiero hablar de ese Luis como el jugador que hacia que no tuviéramos miedo a ningún rival, con Luis en la cancha no nos sentíamos inferiores a nadie.
Oh Capitán, mi Capitán.

Por todo esto pienso, que si el hueco que deja Luis en la cancha es grande, lo es mayor aun en el corazón de todos nosotros, los baskonistas, pero en estos momentos de zozobra solo puedo decir una cosa:

HASTA SIEMPRE LUIS, MUCHA SUERTE. OH CAPITAN, MI CAPITAN.

4 comentarios:

  1. Perdida irrecuperable.

    ¡¡Altza baskonia!! Siempre se ha levantado, y seguirá haciendolo.

    Eta eskerrik asko Luis.

    ResponderEliminar
  2. Desde Bilbo solo puedo decir que ya era hora de que viera su sueño cumplido aunque los que salgamos perdiendo seamos los baskonistas. Ojala que tenga la suerte que se merece.
    Por otro lado, es cierto que siempre que ha habido una gran pérdida siempre se ha hecho algún buen fichaje...
    GERO ARTE LUIS ETA ESKERRIK ASKO!! Ojalá que tod@s cumplamos alguno de nuestros sueños...

    ResponderEliminar
  3. Joder, no puedo evitar que se me salten las lágrimas y lo de Oh capitán, mi capitán! debe ser el grito de la afición baskonista hacia Luis desde ahora mismo, perfecto lo que transmite, muy bien traida la cita y muy emotiva la despedida.

    Mila esker Luis, zorte on ameriketan eta noizbait itzuliko zarelakoan...

    ResponderEliminar
  4. Felicidades a los dos autores de este site, de verdad.
    Confío en Kerejeta y no me asusta el silencio. Luis Scola no es imprescindible, aunque lo parezca. Vendrán otros y lucharán por seguir haciendo grande al Baskonia.
    Yo no pienso cambiar de equipo.

    ResponderEliminar