lunes, 30 de julio de 2007

El Baskonia seguirá creciendo de la mano de Spahija


Llega Spahija a Vitoria, un entrenador con muchas cosas por demostrar aún. Todos conocemos a Spahija, y aunque no sepamos exactamente como juegan sus equipos, todos tenemos en la cabeza a nuestro rival en el TOP-16 de hace 2 años, el Lietuvos Rytas y al de este año, Maccabi de Tel Aviv.

No, no voy a intentar convencer a nadie de que Spahija sea el mejor entrenador del mundo, ni siquiera de que sea el adecuado para el baskonia. El tiempo dará o quitará razones, y lo cierto es que los análisis apresurados rara vez son acertados. Pero tampoco quiero esconder mi alegría por su fichaje.

Spahija cumple, en mi opinión, los requisitos necesarios para triunfar en Vitoria. Entrenador joven, con hambre, que no ha demostrado nada aún en el concierto europeo de máximo nivel (no me refiero a ligas croatas o eslovenas). Spahija nunca ha estado en la final four, le queda recorrido... y tiene hambre de sobra para recorrerlo.

¿Porque digo que tiene hambre? Porque no dudo en coger el testigo de Phini Gershon a una Israel en guerra por lograr sus metas. Por desgracia para el, se encontró un Maccabi en horas bajas y en plena reconstrucción, y no fue capaz de dar el salto que él esperaba. Pero eso es algo bueno para el, y por ende, para nosotros. Spahija ya ha pasado por la presión de todo un Maccabi y todo un país soplándote en el cogote y exigiéndote la victoria cada partido. Esa situación que seguro no vivió en Rytas o Zagreb, y que curte a un entrenador.

¿Será Neven quien de la estabilidad que necesita este Baskonia? El tiempo lo dirá.

Ahora le toca al Baskonia hacer los deberes; Debe dar a Spahija el mejor de los equipos posibles, y para ello hay dos asuntos urgentes sobre la mesa; La baja de Serkan Erdogan, que tras su patética despedida del quinto partido, nadie quiere verlo otra vez junto a Rako en el vestuario, y la baja de Peker, que sin saber porqué, está claro que no ha convencido a nadie, ni de puertas adentro ni de puertas afuera.

Para superar la marcha de Scola, es fundamental dirigir la mirada hacia otro sitio. Con Spahija, Zoran puede ser la estrella del Baskonia el año que viene. Puede ser también que finalmente se contraté al tres que cambie la filosofía del juego del Baskonia, y puede ser también que tras muchos años, finalmente se acierte en Vitoria con el cinco, con mayusculas, y con cara de feo asustaniños. Esta es, en mi opinión, la línea a seguir...

Me sigo mojando; No buscaría nombres estelares. Curry puede ser tan bueno como Acker, o Boisa tan bueno como Jasaitis. No quiero decir que estos vayan a ser los fichajes, ni mucho menos, quiero sólo manifestar la idea de que no es necesario gastarse una millonada en un nombre famoso. Con criterio, con paciencia y con valentía se puede configurar una plantilla que aunque menos ilusionante en nombres, sea más efectiva en el campo. Yo abogo por esa línea...

Pero paso a paso. Ya tenemos al entrenador... saquemos lastre primero para empezar a completar el barco... y con el barco vacío, fichemos con criterio. El verano sigue siendo larguísimo... faltan más de dos meses para que empiece a rodar la bola... No hay prisa.

9 comentarios:

  1. Amén. Pero tengo mjis dudas sobre el crecimiento baskonista. Se suele crecer a base de buenos jugadores dado que stamos en el top de Europa. Las medianías de no explotar. Mira el ejemplo del benetton.

    PD. Por cierto en la jugada maravillosa de Ramel Curry son PASOS. PASAZOS

    ResponderEliminar
  2. ¿Pasos? ¿pero es Ramel Curry? Si... es posible que sean pasos... ¿Pero no es bonita la jugada?

    ResponderEliminar
  3. No niego que me gusta Spahija, me gusta mas que Mahmuti, que Pedro Martinez, que Boza.....

    Sin embargo estoy mas en la línea de Bob pipirolo, a cierto nivel, tienes muy poco margen de error y jugartela con jugadores no consagrados tiene un riesgo tremendo, y mas viendo como estamos de exquisitos ultimamente.

    Anyway, Neven es nuestro hombre, y todos los que vengan lo seran tambien, a muerte con ellos.

    ResponderEliminar
  4. bob, yo tampoco creo que hagan falta superestrellas o superconsolidados. Hizimos doblete con gente como Foirest, Sconochini (de capa caida cuando llego) o Harissis.

    Lo importante es que Spahija haga lo que tiene que hacer con los jugadores que tenga, que les saque lo maximo. Quizá ese haya sido el error de Malkovik o Peras

    ResponderEliminar
  5. Yo estoy más de acuerdo con Bob Pipirolo que con Vander.

    El doblete lo ganamos con un equipo repleto de estrellas: Bennett en su mejor momento, Foirest lo mismo, Nocioni, Sconochini, Tomasevic, Scola...

    En cuanto a estar "a muerte" con Spahija, pues bueno, depende. Si empieza a hablar de que hay complots contra el Baskonia, o a quejarse demasiado a los árbitros, como hizo cuando entrenaba a Croacia o al Lietuvos, no le daré la razón.

    Tampoco creo que por el hecho de estar él en el baquillo el Baskonia vaya a hacer un juego más vistoso que con Mahmuti. Al final si tienes buenos jugadores en el campo van a jugar bien.

    Lo que sí le pediría es que tenga personalidad, y que meta en cintura al vestuario. Que no se repitan escenas como las de Prigioni, que no se le vea despistado, como estaban a veces Peras, y sobre todo Maljkovic, y que haga lo que crea que tiene que hacer, sin dejarse influenciar por Salazar ni por nadie.

    ResponderEliminar
  6. Scola, ¿Porque aquel equipo era un equipazo? Yo, en aquel equipo, con los jugadores en el momento que estaban, y es que no era el mejor Nocioni (le faltaban unos añitos aun), ni el mejor Scola, ni el mejor sconochini, no veo un sólo jugador de los de 2 millones de dolares, vamos, lo que se supone que cobrara Acker, Ilyasova o Andersen.

    veo ahí buenos jugadores, por supuesto, pero no de los que se llevaría el CSKA a golpe de talón.

    Si ese equipo fue un equipazo fue gracias a que Dusco sacó el 100% de esos jugadores. Con el maljkovic que ha pasado por vitoria, ese equipo no hubiese jugado una final.

    ResponderEliminar
  7. Aquel equipo para empezar tenía tres jugadorazos interiores que no ha vuelto a tener el Baskonia en su historia. Scola no era el mejor Scola, pero ya era uno de los mejores cuatros de Europa. Oberto y Tomasevic tenían nivel de sobra para ir a cualquier equipo, y de hecho ahí están, uno en la NBA y otro en el Panathinaikos.

    Bennett tampoco tenía mucho que envidiar a casi cualquier base de Europa, y tampoco había muchos treses como Nocioni.

    Claro que Ivanovic les apretó, pero lo mismo apretó otros años y no ganamos nada. Para mí la diferencia está en el juego interior. Si Oberto se hubiera quedado en Vitoria unos años más... Qué pena no haber podido disfrutar de la pareja Oberto - Scola más tiempo.

    ResponderEliminar
  8. Estoy de acuerdo con Scola. Aquella plantilla ha sido la mejor del baskonia de su historia, tanto en dirección (la pareja elmer-cochiani aún no ha sido superada), como en juego exterior, como y como bien ha dicho Scola, en juego interior.

    Súmale dosis altas de "caracter baskonia". Los dos bases, hugo, Txapu, Luis, Oberto... Pff!! ¿Cuando volveremos a tener a gente tan implicada?

    Y para colmo Dusco, en su cuspide en Vitoria, sacando petroleo.

    Tanto en plantilla, como en equipo, lo mejor que nunca haya tenido el Baskonia... Lástima de ese partido en Vitoria frente a maccabi que nos privó de una final four...

    ResponderEliminar
  9. ¿Porqué se critica tanto la despedida de Serkan en el último partido y no se dice nada de la de Scola? Último partido de nuestro capitán, estamos todos haciendo el ridículo (los aficionados los primeros) y el suelta un puño a un contrario para marcharse del partido cuando debería de ser él el que diese la cara hasta el final. ¿Quiénes suelen ser las primeras en abandonar el barco?

    ResponderEliminar