miércoles, 3 de diciembre de 2014

IBON NAVARRO, EL DON DEL EQUILIBRIO



Artículo escrito por Loperasovic  (@Loperasovic)

Foto: Euroleage 

Nacido en Vitoria-Gasteiz (Álava), 30/04/1976

En su círculo cercano siempre ha existido la convicción de que llegaría lejos como entrenador de baloncesto, quizás fuera por su talento, por su pasión por este deporte,  por su perseverancia o por su ambición, aunque muy probablemente por la intersección común en todo ello.

Una cosa tenía clara Ibon y es que en su orden de prioridades, la primera sería vivir con el baloncesto,  siendo consciente, eso sí, de que no sería un camino fácil ya que las sillas disponibles son muy pocas en proporción a la cantidad de entrenadores con el título de "entrenador superior".

Desde fuera de su círculo, tanto por aficionados como por periodistas quizás se haya conceptuado a Ibon más con la "cola de león". Es decir, en un segundo plano, acompañante de lujo de grandes entrenadores e incluso con participación notoria y relevante en momentos determinantes, pero con ese rol secundario de ayudante que viene implícito en el puesto de segundo entrenador.

Oportunidades seguramente las tuvo para continuar como "cabeza de ratón" entrenando en otros lugares, pero él prefirió seguir aprendiendo desde la élite.  Ambicioso él, sería lo suficientemente paciente y pertinaz haciendo lo requerido para poder llegar un día hasta la "cabeza del león".

Ese día ha llegado y no en el momento en el que se encontraba el león con su cabeza más lustrosa, pero ha llegado a ella con el ánimo y convicción de sacar a relucir de nuevo todo su esplendor.

El Baskonia cede el timón a Ibon en un momento muy importante para el devenir del club, con el nuevo formato de "todos contra todos" de Euroliga al caer, y con la necesidad imperiosa de recuperar por un lado el prestigio como entidad y por otro lado la ilusión en el aficionado que permita abarrotar de nuevo el gran Coliseo.

No es un acto de desistimiento ante las perspectivas creadas con la refundación. Cuando en el Club se decide dar las riendas a I bon, es porque se percibe que es el momento indicado para ello. Es cierto que han confluido ciertas circunstancias que han motivado su nombramiento, pero lo cierto es que ahora mismo, con las necesidades y posibilidades disponibles, probablemente Ibon sea la mejor opción posible.

Y es que hay que reseñar que conoce perfectamente la casa y sabe cómo funciona y cúales son las normas, pero sobre  todo sabe lo qué se pide y lo que se espera. Quizás no sea el lugar más sosegado porque el nivel de expectativas es alto, pero es el lugar donde Ibon desea y ha ambicionado siempre estar.

Subestimado es muchas veces el rol de segundo entrenador y nada fácil su ejecución: labor que se ha de desempeñar con humildad y a la vez con asertividad, con mucha disciplina pero a la vez con la valentía de hacer notar tu presencia en los momentos en los que uno estima que es necesario, algo que puede resultar bien con unos entrenadores y no tan bien con otros.

Incluso uno se puede sentir a veces como con un trabajo poco agradecido pero eso no quita que sea una gran oportunidad para aprender todos los entresijos de este deporte, desde esa perspectiva interna pero al mismo tiempo a la vez un más externa, pudiendo observar y analizar las circunstancias desde una posición más objetiva y no tan comprometida en las consecuencias, aunque Ibon sea sin duda una persona de comprometerse, como ha demostrado hasta ahora con el Baskonia. 

Pero de lo que no cabe duda que ha tenido oportunidad de engrandecer su baloncesto con la impronta de grandes entrenadores, de los cuales habrá aprendido de lo bueno, pero también de lo no tan bueno.
Ibon reúne varias cualidades, pero donde más resalta es en el equilibrio, es decir, en la capacidad de ponderar la influencia de sus actos y de sus palabras en el grupo. Muy perfeccionista en el detalle pero no obsesivo, intenta hacer del baloncesto algo sencillo y que pueda ser ejecutado sin que los jugadores se compliquen la vida en exceso, pero a la vez pone mucho mimo y cuidado en la minuciosidad del detalle. Es una persona que absorbe aprendiendo de lo que le rodea con la idea de equilibrarlo con armonía concibe un baloncesto ordenado pero no cuadriculado, sencillo pero no simple y enérgico pero no descabezado. Entrenador que se muestra cercano a los jugadores y que prefiere siempre el refuerzo positivo al negativo, mostrándose muy exigente pero a la vez agradecido y orgulloso de sus jugadores cuando muestran disposición de remar hacia el mismo sentido. Sabe transmitir a los jugadores su pasión y se muestra como colaborador y ayudante, aún cuando su rol sea el de ser jefe. Un entrenador que se gana el respeto de sus jugadores no por su carácter autoritario, si no con su carácter optimista, ambicioso y cercano. Pero sin duda, es una persona con carácter y que transmite.

Su momento más duro: su exilio forzado de Vitoria tras ganar la liga. Él, baskonista hasta la médula, supo en aquellos momentos mantener la calma y saber dejar las puertas abiertas para poder volver de nuevo al equipo donde más desea estar. 

Y por último y no menos importante, muestra una buena inteligencia emocional, capaz de motivar a los jugadores y sacar lo mejor de ellos; sabe influir sin perder las formas, adecuándose a cada situación sin perjudicar al equipo; sabe concatenar pequeñas correcciones de una forma continua sin por ello desmontar la casa entera. 

Por estos motivos deduzco y creo que Ibon no será un entrenador que pase de puntillas y que su involucración, compromiso y cualidades van a ayudar a crecer de nuevo al equipo. Y no quería dejar pasar por alto, como no, que siendo Vitoriano desde luego es un elemento de orgullo e identificación para la parroquia baskonista, necesitada de volver un poco a sus raíces para poder ilusionarse de nuevo.

Por ello deseo y auguro larga vida a Ibon Navarro como entrenador, pero sobretodo lo deseo como entrenador del Baskonia.

Loperasovic

lunes, 27 de octubre de 2014

Despierta Baskonia.

El Baskonia mantiene una lenta pero segura evolución. Ayer logró al fin su primera victoria en la liga ACB, importante por tres motivos; El primero, porque había que romper la dinámica perdedora que se arrastraba en la liga ACB. Independientemente de rivales, coquetear con la derrota a diario hace mella en el equipo y la afición, y cuanto antes se cortase esa horrible racha, mejor. El segundo, por el rival, Bilbao Basket, un partido siempre especial para las hinchadas de ambos equipos, con más que un partido en juego, y encima con el añadido de encontrarte a un equipo invicto en la clasificación, y tercero, porque la Copa del Rey espera agazapada con el mazo al doblar la esquina. No deben aparecer los nervios en la jornada 4 de liga, pero tampoco se puede descuidar el equipo. hay que sumar cuanto antes las ocho o nueve victorias que hacen falta para jugar ese torneo, y no se puede fallar en casa frente a rivales como Bilbao.

Pero lo importante no es tanto el si se gana o no (aunque también) sino como está jugando el equipo, si se le ve evolución o no. Vamos allá:

Individualmente, hay tres grupos de jugadores:

A. Jugadores constantes y positivos: Fernando San Emeterio, Davis Bertans y Colton Iverson. El capi está que se sale este año. Enarbola el carácter, pero no desde un punto de vista romántico sino efectivo. Defensa, acierto, ataque y galones. Sin duda, en su mejor momento desde que anotase ese 2+1 que nos dio una liga. A su lado, Davis Bertans. Puede estar más o menos acertado, puede meter o no el triple que tira, pero desprende un olor a estrella tremendo. Un nuevo diamante que atesora Baskonia y que podemos disfrutar en Vitoria. Iverson: Ha sido un descubrimiento para mi. Problemas para evitar las faltas y aún con problemas defensivos, pero un jugador muy intimidador atrás y con mucha más capacidad ofensiva de la que yo esperaba. Cuando se adapte a los arbitrajes ACB y Euroliga, puede ser una auténtica sorpresa.

B. Jugadores sin suerte y/o no adaptados. En este grupo, el paquete negativo, metemos a los siguientes: OJ, un jugador que no se ha sentido cómodo en ningún momento, y al que los porcentajes no acompañan. Un anotador que no anota. A estas alturas, un candidato claro a ser cortado. Ilimane Diop. El paso de niño a hombre no es sencillo para nadie. Ya no consiste en salir al campo, dar dos golpes y meter un mate. Ahora hay que salir y ser consistente sobre la cancha. Paciencia… es joven, pero le está costando. Kim Tillie. Un jugador con capacidad y con minutos, pero jugando excesivamente abierto, sin contundencia defensiva ni instinto de rebote. Debe ganar sus minutos superando a Shengelia y a un Bertans que también se postula como falso cuatro. Aquí encajan también los temporeros Gomes y White, aunque uno ya está fuera y al otro le queda una semana

C. Resto del equipo… Irregulares, pero en progresión: Heurtel. Irregular. Llamado a ser estrella de este equipo y base con galones, fue justamente castigado en Andorra por su indolencia defensiva, y le ha costado asumir dicho golpe. Ayer sacó de nuevo un poco la cabeza… Se recuperará. Perkins: Ha sufrido el proceso inverso al de Heurtel. Muy mal arranque de liga, pero el castigo a Heurtel lo reactivó. Bien en Andorra, bien en Atenas, y magnífico ayer frente a Bilbao Basket. Franca progresión para un jugador llamado a asumir un papel fundamental a la hora de subir líneas en defensa y ser incisivo en ataque. Causeur: Lastrado por sus dolores de espalda y la falta de pretemporada, está sufriendo en este momento su propia pretemporada, con los altibajos que debió sufrir en agosto. De todas formas, Causeur, cada vez que pisa la cancha suma averages positivos para el equipo. Trabaja, defiende y ataca con criterio. Irá a más… Shengelia: Muy irregular, pero en el mismo saco que Causeur. Está haciendo la pretemporada que no pudo hacer en agosto, y alterna cal con arena. Muy pronto para juzgarle, pero su actitud e intensidad son un gran aval para ir conociéndole. Hamilton: Más de lo mismo… al menos parece delgado. Veremos…

Esto individualmente, pero… 

¿Y como equipo? El equipo presenta, ahora mismo, una serie de puntos fuertes y de puntos débiles a mejorar.

Puntos fuertes:

Mentalidad. El equipo, desde el partido frente a Unicaja en el que no tuvo opciones, ha mostrado mentalidad suficiente para levantarse y aferrarse a un partido. Tanto frente a Andorra, como frente a Oly o Bilbao, el equipo se vio abajo y se volvió a subir al partido. Muy importante

Contraataque. Y transición… Jugar en campo abierto. Con la plantilla que tiene este Baskonia debe correr, jugar agresivo. No lo vimos en los partidos contra el Barça, y lo vimos con cuentagotas frente a Unicaja. Pero esto ha cambiado… ¿Son 3 partidos tiempo suficiente para afianzar el cambio? Esperemos que si…

Pegada. La pegada de este equipo sube muchos enteros desde que Shengelia se incorporó al equipo e Iverson pudo estar en el campo. Con referencia interior, los exteriores juegan con más sitio, y Fernando, Bertans y los bases son mucho más peligrosos. En cuanto Causeur tenga un poco más de tono físico e incorporemos un jugador con pegada exterior, el Baskonia subirá muchos enteros

Puntos débiles.

Defensa. El Baskonia puede defender. Sabe defender. Ha defendido. Pero a veces los despistes son tan horrorosos, que tira cualquier análisis al suelo. La primera parte de Andorra, el primer cuarto en El Pireo o el primer cuarto frente a Bilbo fueron un agujero difícilmente explicable ni perdonable. Despistes defensivos relacionados más con la concentración que con la actitud.

Continuidad. El Baskonia, probablemente por la lamentable pretemporada que ha tenido que pasar, con mil lesiones, temporeros viajes interminables y fichajes tardíos, es hoy un equipo en construcción. Y ese matiz se traduce en una irregularidad tremenda. En una semana pasamos de querer echar a Perkins a ponerlo en un altar, de que Iverson no pueda salir al campo a ser un jugador muy útil, de ensalzar a Shengelia a que pase desapercibido… En un mes veremos una versión más sólida del Baskoniam, pero de momento, toca

Arranque. Todos los partidos de Baskonia, salvo el de Neptunas, han tenido como denominador común un arranque horroroso. Dos tres minutos de intensidad para perderse por el primer cuarto. Hablamos de lo mismo que en el punto anterior, “concentración”.


Ahora lo que toca es seguir trabajando. El calendario nos empareja en los próximos partidos con rivales accesibles. No fáciles, pero si batibles. Habrá que ir a por ellos para seguir elevando el nivel de este equipo.

martes, 14 de octubre de 2014

Primer análisis del Baskonia 2014-15 por "Santxon"

Ha comenzado el baile y nuestro Baskonia ha empezado el vals con la más fea, el campeón de la ACB, el ogro Barcelona, una buena paliza para empezar. Más por la sensación de impotencia que por los fríos números finales. 2º Partido: Un Málaga bien plantado en el campo nos volvió a vapulear, dejándonos en vergüenza. Ni defendimos ni atacamos, nos plantamos en los 12 puntos, y dejamos que un equipo mucho mejor organizado que nosotros nos diera otra paliza como la del Barcelona.

No nos engañemos, estos partidos todavía no son para nosotros. ¿Lo serán en plena temporada?. No sé si estamos ya acostumbrados a la resignación deportiva o a un análisis pesimista del equipo, pero pensamos que la vaca del vecino da mucha mejor leche que la nuestra, cuando la verdad es que casi todas las vacas dan una leche parecida, y que lo que hay que hacer es llevarlas a pastos más verdes y sabrosos y tratarlas con cariño y paciencia, en espera de que la madre naturaleza mejore sus constantes productivas.

Temporada nueva, equipo nuevo, con algunos detalles de veteranía baskonista pero equipo nuevo. Hay que empezar desde abajo para ir subiendo escalones, lo malo es que el tiempo y las competiciones no se paran y hay que ir rehaciendo el pastel según lo vamos comiendo. No se puede esperar a que los jugadores, el entrenador y el público se vayan haciendo la fuego lento, hay que cocinar rápido porque si no se nos acaba el tiempo y Europa, la Copa y la Liga exigen unas clasificaciones que se van ganando sumando puntos desde el primer partido.

Confiamos en nuestro equipo, se ha puesto todo el interés en que los mimbres sean suficientes para hacer un buen cesto que aguante toda la vendimia. Las clásicas bajas de pretemporada no nos tienen que bajar la moral, los remiendos de temporeros no nos pueden hacer perder de vista que la Liga es muy larga y el peso clasificatorio lo tienen que llevar y conseguir los jugadores que desde el primer momento se programaron para ello.

Si analizamos el equipo con un mínimo de objetividad tenemos que ser optimistas.

Dos bases expertos: uno Heurtel es figura que se disputan equipos de media Europa (me nos mal que de dinero y santidad la mitad de la mitad y este año podremos seguir disfrutándolo. La ayuda le vendrá por parte de D. Perkins, Habrá que tener paciencia pero su historial y experiencia conseguirán unos relevos de calidad (un jugador que ha ido cogiendo su experiencia en equipos como Maccabi, Olympiakos y Besitkas tiene que darnos un buen resultado.

Escoltas: Causeur y O. Johnson. Necesitamos la urgente incorporación de O.J. al trabajo y aportación de su innegable calidad (no se inscribe en equipos como Indiana Pacers y Sacramento Kings a un “piernas”). Ya disfrutaremos con su jugo, pero ¡rapidito eh!. De F. Causeur tan solo pedirle salud, tenemos la experiencia de su trabajo y su calidad. Cuídate que te necesitamos.

Llegamos a los aleros: aquí sólo sonrisas y buena cara. San Emeterio y Davis Bertans, “tanto monta, monta tanto, Davis como Fernando”. Seguro un puesto bien cubierto. La experiencia de Fernando y la calidad de Bertans hacen un puesto de garantía.

Y comienzan los puestos problemáticos. Los ala-pivots y pivots, jugadores claves en el baloncesto y que ahora mismo más dolores de cabeza le estarán dando a Crespi. Kim Tillie y Shengelia como cuatros y Hamilton e Iverson como cincos, entre lesiones y bajas formas son nuestra punto flaco. Estamos en manos de Tillie e Iverson. La falta de costumbre del pívot francés a pegarse con auténticos pesos pesados, ponen un punto de incertidumbre en su rendimiento. Esperemos que Shengelia de más solidez a ese puesto, que es clave en el juego interior de ayuda a los auténticos pivots. Iverson, con sus continuas e inocentes faltas personales y su total inoperancia ante el aro no ofrece un panorama muy alentador, y no digamos nada de Hamilton, entre gorduras, lesiones mal curadas y su manía de salirse “fuera de la zona de los palos” se prepara un feo panorama.

Como es lógico no me paro a analizar a temporeros de los que tan acostumbrados estamos a recurrir todos los años. Siempre solemos tener un par de ellos, que vienen a ayudar a entrenar, se van poniendo en su “mejor forma” y si alguno de ellos da un nivel mínimo para poder ayudar jugando, llega la fecha fatídica en la que se le despide con lágrimas en los ojos. Adiós y si te he visto no me acuerdo, ya te hemos puesto en forma y a rendir en otro equipo.

Tenemos a DJ White, un mes. R. Gomes, dos meses. ¿Ayudarán en estos cortos plazos? No lo creo. Y además, todos los minutos de juego en los que sean utilizados serán menos posibilidades para que otros jugadores fijos hagan experiencias reales.

Me queda recordar a los hermanos Diop. Tenemos muchas esperanzas en Ilimane pero, no nos engañemos, para su edad 20 años, otros muchos canteranos ya eran más útiles que éste. Todo voluntad pero poco resultado.

Este repaso a la actual plantilla es, como todas las opiniones, basado en cómo se desarrollan las futuras actuaciones, poco fiable y ¡ojalá! se acierte en lo positivo y me equivoque en lo negativo. Esa es la gran ventaja, si acierto “ya lo dije yo”, y si te equivocas “con no mirar hacia atrás todo resuelto”.

Hemos dejado para el final un comentario para el entrenador. Tenemos un auténtico problema para hacer un pronóstico y un somero juicio sobre Crespi. No lo conocemos. Por cuantos comentarios y opiniones que nos llegan hay un común denominador, trabajador. No hay duda, llegará a hacerse con el equipo y entonces veremos de lo que es capaz. Una cosa me llama la atención y es su gran generosidad de repartir minutos entre todos los jugadores. Yo soy de la vieja escuela, titulares y reservas, cinco hombres juegan de titulares, y los demás dan cortos relevos y descansos a los fijos. Ya sé que este sistema desapareció hace mucho tiempo, pero, qué queréis que os diga, yo también desaparecí del juego hace mucho y sigo aferrado a mis antiguas convicciones.

Siempre y para todo el tiempo pasado fue mejor.


Como resumen tenemos las estadísticas de los dos partidos jugados. ¡Malditas estadísticas! Y que nos reflejan los siguientes números.:

BASES:

                                               Minutos                     Puntos
Heurtel                                      32                                  9
Perkins                                     10                                  1

ESCOLTAS

O.J. Johnson                            25                                  8
Causeur                                   12                                  4

ALEROS

Bertans                                     25                                16
San Emeterio                            20                                16

ALA PIVOTS

Kim Tillie                                   25                                  7
Shengelia                                 14                                  7            (un partido)

PIVOTS

Iverson                                      13                                  4
Diop                                           12                                  1


A estas estadísticas hay que añadir un déficit agobiante de rebotes. Nuestros pivots recogen los siguientes rechaces:z

Tillie ………………………        5
Iverson ……………………       4
Diop ………………………        2


¡QUE DIOS NOS COJA CONFESADOS!