miércoles, 2 de julio de 2014

La segunda refundación (segunda parte)



En la anterior entrega hablamos de la primera revolución del Baskonia, la revolución que permitió al equipo dejar la parte media de la tabla y acabar disputando final fours y conquistando títulos. Hoy plantearemos las bases que deberían, a mi juicio, servir de base para la segunda refundación, esa que nos anuncian desde el club.

Lo primero de todo, la gente tiene que ser consciente de que la refundación no necesariamente se a va a ver en los fichajes, la parte más visible de la gestión de un club. REFUNDARSE NO ES FICHAR, o al menos, no sólo es fichar. Si lo fuese, todos los equipos se refundarían cada verano y se re-refundarían sobre la marcha en plena temporada. La política de fichajes sólo es la punta del iceberg de una refundación, pero en la masa de hielo escondida bajo el agua, la que no se ve, es donde reside la potencia real de una refundación.

Por ello deberíamos escapar de consideraciones del tipo “la refundación es fichar a Shengelia”, o “La refundación arranca con Marco Crespi”. NO. Una refundación es una forma nueva, o mejorada de hacer las cosas, y los fichajes son sólo la lanza visible de una forma de hacer.

Por otra parte; Un nombre, en si no dice nada. El mejor de los jugadores/entrenadores posibles puede ser un fracaso en una organización sin una base sólida (ejemplos a miles, pero me viene a la cabeza la pareja Aleiza-Obradovic en Fenerbache), mientras que jugadores o entrenadores más modestos pueden lograr auténticos éxitos en organizaciones con una bases arraigadas (ejemplos a miles, pero por poner uno, el Partizan de Vujosevic). Es decir, los nombres importan, pero no lo son todo.

¿En que debemos de fijarnos entonces a la hora de valorar una refundación? Yo voy a exponer las bases de lo que, a mi juicio, debería establecer la refundación del Baskonia. Esto que voy a escribir es sólo un artículo de opinión. Puedo estar completamente equivocado, pero es “mi” refundación. Voy a basar mi análisis en tres diferentes aspectos.

A. Potenciar los aspectos que te llevaron a la primera refundación y siguen funcionando

Una refundación no debe romper con los aspectos positivos de una gestión que ha funcionado y sigue funcionando. Por ello, el Baskonia bien haría en respetar y no cambiar aspectos como:


  • Trabajo de cantera. Si bien quizá haya que regular un poco la mirilla, lo cierto es que siguen saliendo jóvenes cada año con potencial. Quizá no con el potencial que tuvieron los Calde, Garbajosa, Nocioni o Scola, pero si al menos con un potencial que te permita competir. Veremos como acaban los Heurtel, Pleiss, Van Oostrum o Diop, pero por detrás viene gente con mucho talento, como Tadas, Bordignon o Carlos. La refundación no puede ni debe olvidar este punto, y debe potenciarlo.
 
  • Recursos atípicos. El Baskonia siempre ha sido especialista en conseguir recursos atípicos para su proyecto. Aún hoy en día, en este escenario tan desfavorable de crisis acuciante que no parece tener fin, Baskonia sigue pescando y pescando… Así se vendió la foto del alcalde con Odom, por ejemplo, o el patrocinio de 200.000 euros que acaba de sacar para la Supercopa y la Capital Gastronómica. La ampliación de capital está ahí, y nuevos proyectos como la universidad americana que puede aterrizar en Vitoria debería ser un buen caldo de cultivo para una generación atípica… Sea como sea, ese ojo hay que seguir potenciándolo, ya que es la base de la supervivencia económica del club.

  • Carácter competitivo. Hay instituciones con carácter competitivo. Instituciones que pueden pasar años mejores o peores, pero que tienen en sus bases un gen de competitividad. Fuera de los transatlánticos económicos como Madrid, Barça o CSKA, con son competitivos por dinero, hay otros clubes que lo son por ADN, como Maccabi, Gran Canaria o Partizan. No se como se cultiva ese gen, pero el Baskonia ha crecido con él, y quien haya sido capaz de generarlo, que siga haciéndolo…


B. Mejorar los aspectos que han decaído respecto a la primera refundación

Una refundación debe aprender de sus errores y corregirlos. Debe ser crítico con lo ocurrido en el pasado y debe poner los medios necesarios para que no vuelva a ocurrir. Por ello, la refundación del Baskonia debería, al menos, reflexionar acerca de los siguientes aspectos:


  • Confianza y mando en plaza al entrenador. Desde que Dusko abandonó por primera vez Vitoria en busca del sueño del Barça, el Baskonia no ha vuelto a tener un proyecto de entrenador a largo plazo, con confianza total ni mando en plaza. Herb Brown, Manel, Scariolo (1ª vez) y Dusko son los ejemplos donde mirarse. Y no tanto por lo que hicieron o consiguieron, sino por la confianza y la capacidad de mando que tuvieron en el equipo. Desde entonces, transitares más o menos exitosos como los de Peras, Spahija, Dusko o Scariolo, o Tabak han tenido como denominador común una notable falta de confianza y de proyecto a largo plazo. Mucho más importante que el nombre del próximo entrenador, que parece que será Crespi, es el rol que Crespi pueda asumir en Baskonia, y como el club y el presidente deleguen en él el timón del barco. Veremos si la refundación arranca con Mando en plaza. Es un aspecto ABSOLUTAMENTE FUNDAMENTAL.

  • Concepto de jugadores franquicia a medio plazo. Tal y como resaltaba en el artículo anterior, el Baskonia ha cambiado peligrosamente de formar jugadores para ganar a formar jugadores para vender. Ejemplos de jugadores franquicia a medio plazo son los Splitter, Scola o Nocioni, jugadores que formas, explotas deportivamente, y vendes en el momento de plenitud de su carrera. No hablo de agotar el ciclo, algo que Baskonia quizá no se pueda permitir, como el Barça con Navarro o el Madrid con Felipe… el Baskonia debe vender para sobrevivir, pero tras antes haber exprimido el jugo de los jugadores. Los ejemplos de Heurtel y Pleiss son el ejemplo de la formación para venta que hablo y que creo que debería cambiar. No hemos disfrutado ni de Heurtel ni de Pleiss. Hemos tragado las Heurteladas, y las pichonadas, y cuando estos jugadores pueden de verdad empezar a rentabilizarse deportivamente, vamos a venderlos. Entiendo que el aspecto económico primará sobre el deportivo, pero para mi la refundación debería tener presente estos conceptos. Y si, yo no vendería ni a Heurtel ni a Pleiss.

  • Acierto en el complemento. Baskonia lleva demasiado tiempo fallando con los complementos. No recuerdo el último Elmer Bennet, el último Kornel David, ni el último Bannister ni Kenny Green. Los complementos americanos pasan de puntillas, como este año han pasado Hamilton o Hodge, o antes pasaron Williams, Dorsey o Logan. Llevamos tiempo sin acertar, mientras nuestros rivales en presupuesto/expectativa aciertan cada año, con el gran ejemplo de Maccabi por bandera con James/Hickman/Rice.El mercado americano es el económicamente más accesible. Es el mercado que puede ponerte en órbita si aciertas, porque te complementa al equipo por poco dinero y te puede dar un plus tremendo. Pero acertar no es fácil. Vemos como en Maccabi se han especializado en ello, también el CSKA ha aprendido lo suyo, o tenemos masters vivientes en Gran Canaria. El Baskonia de hoy en día no se puede permitir el lujo de pasar como está pasando de puntillas por el mercado americano. Debe zambullirse y debe acertar, porque tres jugadores americanos no te descuadran el presupuesto y te pueden poner luchando por entrar en la final four. Toca atinar. Pero ojo, atinar no significa necesariamente que el jugador que llegue sea una estrella. Atinar significa aprender a jugar con americanos. No me vale fichar a Dorsey o Williams, que en si pueden ser grandes fichajes, si luego los ponemos a chupar banco. El nombre es importante, pero no lo es todo. El rol que el entrenador otorga al jugador, y como se mete al jugador en dinámica es tan importante como el nombre. Nuevamente pongo el mismo ejemplo Maccabi-Blatt-americanos, o Gran Canaria-Pedro Martínez- americano.En este sentido, el fichaje de Marco Crespi puede ser un auténtico plus. Si por algo destaca Crespi, es por conocer este mercado como nadie. Y necesitamos un especialista. Veremos si se confirma.


C. Innovar en aspectos nuevos que te puedan llevar un nuevo escenario.

Una refundación evidentemente también debe llevar un toque de innovación. Hay quien dice que la definición de estúpido es “aquel que pretende conseguir resultados diferentes haciendo siempre lo mismo”. Si queremos nuevos resultados necesitamos variables nuevas. ¿Cuántas? No lo se, ni se hasta que punto pueden ser viables. En este aspecto no me voy a mojar, porque hablamos de Baskonia, un club que es especialista en innovación. Por eso dejaré este apartado abierto y quedaré a la expectativa de lo que llegue, sólo apuntaré algunas pinceladas donde creo que cabe la innovación, o donde podía haber entrado la innovación pero no ha llegado aún:


  • Aumentar la sección deportiva. El área deportiva del Baskonia (secretaría técnica) lleva relativamente inmóvil desde hace muchísimos años. Al excelente trabajo que hizo, hace y hará Alfredo Salazar, sólo se le sumó Juan Pedro Cazorla. En un club con una estructura tan potente como Baskonia, quizá la estructura deportiva sea algo escasa y se podría reforzar. Y repito, no es una cuestión de criticar el trabajo de Alfredo, sino de potenciar y ampliar la capacidad para estar en mercado.

  • Nuevos mercados/marcos. Baskonia abrió la vía argentina, la de los comunitarios, la de los turcos y lituanos, la vía francesa... Hoy quizá el caladero de mercados y jóvenes puede estar pasando por un momento de duda y haya que innovar en nuevos mercados. El africano que están explorando otros clubes, u otros mercados más exóticos o desconocidos podrían ser una vía de innovación. Otra forma de innovar sería romper, de nuevo, barajas establecidas en los marcos de contratación por la vía judicial. Timinskas y Sherron Mills ya lo hicieron en su día… Quizá llegue el momento, con la ley en la mano, de mandar los cupos a paseo en un juzgado. No se si es posible, quizá no sea ni aconsejable, pero vías para la innovación, hay…

  • Nuevas Sinergias (Deportivo Alavés / Araberri). El Grupo Baskonia tiene al Deportivo Alavés, pero hasta la fecha, no se han visto sinergias que favorezcan a ambos. Más allá de que una de las partes quite tiempo al presidente para la otra parte (los alavesistas dirán que el Baskonia no le deja centrarse a Josean, mientras que los baskonistas esgrimimos el argumento contrario), el hecho de tener los dos clubes debe servir de plataforma común para ser un buque potente. Hasta el momento no lo está siendo… Se debe innovar. También tenemos el Araberri, un club que lleva años trabajando el basket en Vitoria, y que a día de hoy trabaja de espaldas al Baskonia. Algo que no puedo entender, puesto que esta unión podría beneficiar a ambos, más ahora con la desaparición del UPV, lugar donde Baskonia acostumbraba a foguear a las promesas. Veremos si siguen espalda con espalda o empiezan a mirarse a la cara dos clubes que jamás competirán entre ellos, pero que pueden ser perfectamente complementarios.


Fijadas las bases de lo que para mi pudiese ser una refundación, sólo nos queda esperar a ver cual es la refundación que Josean Querejeta tiene en la cabeza. Todo lo demás es escribir por escribir… ¡Estaremos atentos a las novedades!

Para próximos artículos, analizaremos aspectos ya más prácticos del nuevo Baskonia… los nombres de Hodge, Hamilton, San Emeterio, Scariolo, Shengelia, Tillie o Crespi serán los protagonistas de la próxima entrega de “Baskonia en vena”

lunes, 9 de junio de 2014

La primera Refundación (primera parte)

Refundar: Reorganizar la estructura (de una institución, organización, etc.) para que vuelva a funcionar con normalidad.
Diccionario Enciclopédico Vox 1


Ha terminado la temporada, y quizá esperaseis un balance por mi parte. Lo siento, pero estoy perezoso… No tengo excesivas ganas de hablar del pasado de esta temporada, una temporada que se nos ha hecho larga y dura a todos, y en la que la reflexión de los últimos 5 meses de competición, ha sido tan plana que rozaba el ser repetitiva. La reflexión final es la misma que la de los últimos 5 meses. Fin. Sólo resaltar dos detalles, el primero es el agradecimiento al cuerpo técnico por su trabajo. Les habrá salido la temporada mejor o peor, pero me consta que el trabajo ha sido duro, intenso y extenuante. Pena que los resultados y el juego no hayan refrendado dicho trabajo. El segundo es que tenemos el punto de vista desviado. El pabellón arreció en pitos contra el entrenador, y culpó a jugadores absolutamente marginales del fracaso (De verdad hay que mirar a Scariolo, a Jelinek, a Hamilton o a Mainoldi para buscar explicación a esto?). Pocos miran al origen del problema…

Pero toca mirar al futuro, un futuro que debe ser ilusionante y que es clave este año. Un año que te puede dar o quitar los galones que tanto tiempo te ha costado ganar, y que te puede dar o quitar la estabilidad deportiva y económica que te permita seguir siendo en el futuro un referente en España y Europa. Toca una “refundación”. OBLIGADA.

¿Pero que narices es la refundación?

No existe una respuesta. Una refundación es una cosa diferente según a quien le preguntes, y el único que conoce la respuesta es quien calificó sus intenciones de “refundación”. Josean Querejeta. Mientras él no hable y nos aclare a todos lo que es una refundación. Todos los demás, yo incluido, sólo especulamos… pero esto es un blog personal, y como tal, yo voy a exponer mi propia idea de la refundación.

Lo primero de todo es analizar porqué es necesaria la refundación. Asumir que necesitas refundarte es asumir que tu modelo actual no funciona. Es una forma explicita de autocrítica, de comunicar que caminas por la senda equivocada, o de que la senda que te llevaba a tu destino se ha deteriorado y ya no es transitable.

Para analizar el porque esta senda que ha llevado al Baskonia a tener tres ligas ACB, tres final four y una licencia A es ahora un camino tortuoso debemos regresar a cuando comenzó todo, a la primera refundación, la refundación que arrancó en los años 90. Esa refundación transformó un equipo con una política de supervivencia en una política que conjugaba inversión de futuro con experiencia. Y así nació “La primera Refundación.”

“La primera Refundación. Los orígenes”

La primera refundación nace de una reflexión de Josean Querejeta, y de la confianza depositada sobre un hombre, Alfredo Salazar, secundado por otro entrenador de la casa, José Javier Gómez “Bogli”. Alfredo era un entrenador de Marianistas, que manejaba un equipo de colegiales vitorianos repleto de talento y que estaba puliendo poco a poco. Jugadores como Oscar Sesar, Álvaro Blázquez, Iñigo Alonso, Iñigo González de San Román o Gustavo Arenas entre otros… Vitorianos que dominaban de manera aplastante el basket infantil de Vitoria. El Baskonia asumió ese equipo y a su entrenador como suyo y lo convirtió en el Baskonia. Y a ese Baskonia repleto de talento, empezó a añadir un concepto hasta entonces desconocido, el concepto de “becados”. Primero llegaron los becados vascos, jugadores del entorno con capacidad para ser pulidos y convertirse en referentes, como Ander Txintxurreta o Iñaki Zubizarreta. Luego Alfredo empezó a viajar, a buscar talento más allá de Euskadi… De Cataluña llegó David Sala, de Alicante Iñaki Gomez, de Extremadura Pedro Rodríguez… y de Argentina, Marcelo Nicola y Walter Guiñazu. Ese equipo de chavales… niños, con los primeros “becados” de Vitoria-Gasteiz, fueron el germen de la primera refundación. Un modelo de crecimiento dirigido desde la base, para ir alimentan de de talento al primer equipo, algo que hasta ese momento no se había hecho en Vitoria.

Paraleladamente, el primer equipo fichaba y acertaba con jugadores expertos que inmediatamente rendían y se convertían en referentes. Ramón Rivas, Chicho Sibilio, Joe Arlaukas, Kenny Green, Perasovic, etc, etc.

Y nacía también la tercera pata del modelo; La confianza ciega en el entrenador, con Herb Brown de pionero y Manel Comas como estandarte.

Modelo Baskonia… Un  equipo que crece desde la base y al que los jugadores contrastados  y acertados hacen grande. Cuando los diamantes están pulidos y han dejado lo mejor de si de Vitoria, son “robados” para seguir financiando a los contrastados, mientras que nuevas generaciones de jóvenes ocupan su lugar. Eso unido a la confianza absoluta a un técnico con un proyecto a largo plazo.

Llegan las primeras Copas del Rey, las primeras finales europeas y el primer y único título continental, la Recopa, en el que la comunión a tres; experto contrastado (Ramón Rivas) +  joven emergente (Marcelo Nicola) + Entrenador con galones (Herb o Manel) consagran definitivamente el modelo Baskonia. Refundación.

“La primera Refundación. Consolidación”

La base sigue creciendo… Un nuevo entrenador se suma a la causa, Alvaro Bilbao, que vuelve a reunir a un grupo de jóvenes con talento de donde salen los Garbajosa o Cazorla… Un nuevo entrenador con galones, nuevos expertos experimentados con aciertos (Espil, Bennett, etc.). El modelo funciona y sigue creciendo

El modelo llega a un punto en el que los aciertos son terribles y la cantera no se agota. Se introduce un nuevo matiz en el modelo, que es el de la especialización de la cantera. La cantera del Baskonia deja de ser el equipo potente que va a ganar el campeonato de España para convertirse en una plataforma pensada única y exclusivamente para el crecimiento de la estrella infantil del momento, que cuando crece lo suficiente, es cedido a equipos profesionales para consagrar su crecimiento… Scola, Nocioni, Splitter, Calderon, Teletovic… La base sigue a pleno rendimiento. El objetivo del club no es crear un producto para ser vendido, sino crear una estrella que suba un peldaño el nivel competitivo del Baskonia

Los jugadores contrastados siguen siendo aciertos… Foirest, Sconochini, Prigioni, Kornel David, Mache, Rako… El Baskonia rara vez falla una apuesta consolidada, mientras que la base sigue nutriendo de calidad al grupo. No se rompe la parte de la financiación, los diamantes siguen capitalizando al equipo, y no se echa a nadie en falta, puesto que otro diamante sustituye rápidamente al anterior…

La tercera pata también funciona. Entrenadores como Scariolo primero y Dusko después toman los galones, la confianza y los proyectos a largo plazo.

El modelo alcanza su máximo esplendor, y llegan las ligas ACB las finales europeas y las Copas del Rey como rosquillas. Todo ello culmina con el plato fuerte… La licencia A. El Baskonia se instaura con su modelo en la élite española y Europea. El modelo Baskonia, que mantiene a sus activos principales en los despachos, triunfa y se consagra como solución. Es la época de las vacas gordas.

“La primera Refundación. Decadencia”

Por desgracia, el modelo Baskonia empieza a decaer hasta el nivel en el que se encuentra en este momento. ¿Por qué? Analicemos por separado cada una de las tres columnas que sostienen el modelo Baskonia:

Los jóvenes. Se produce un cambio en la mentalidad. Dejamos de crear jóvenes para que eleven el nivel competitivo del equipo para pasar a crear valores que en cuanto son capitalizables, se ponen en el mercado. En la etapa anterior, Pao vino a buscar a Marcelo, la NBA vino a arrancar a Nocioni Mache o Calderón, mientras que otros como Scola o Splitter se quedaban en Vitoria mucho más tiempo del necesario para llenar de trofeos las paredes del Buesa. Comparemos con la situación actual… Este mismo año, sin ir más lejos, la NBA no vendrá a por Pleiss o Heurtel, sino que el Baskonia, una vez que considera que sus jóvenes son capitalizables, abrirá una puja por ellos. Cambia el concepto…

Además, los jóvenes no son lo que eran. No todo son errores, evidentemente, pero la paciencia o el acierto empieza a flaquear… Sonados fracasos como Nocedal o Musli junto a jugadores que han pasado sin ser fracaso pero tampoco sin convencer del todo como Barac o Nemanja. Mirza es el último faro que guió a Baskonia, mientras que Heurtel o Pleiss son dos ejemplos de capitalización para venta, sin dejar apenas ningún rédito deportivo en la casa.

Acierto en el complemento. Por desgracia, llega la falta de acierto en la contratación de los jugadores contrastados que llegan para complementar. Falta de paciencia para algunos (Williams, Dorsey, etc..) mala adaptación de otros (Logan, Hodge, etc.) y jugadores que no crecen lo esperado (Hamilton, Causeur, etc...) Jugadores que simplemente transitan por Vitoria, sin dejar la más mínima huella… Hace tiempo que no llega a Vitoria un Sconochini, un Foirest, un Elmer Bennet o un Kenny Green. No recuerdo un complemento que hayamos dicho… “¡Hay que atar a este!”. Por último, la crisis económica azota, y el presupuesto para fichar complementos hace que sea cada vez más difícil acertar. El nivel de los complementos de este año habla por si mismo. Ver juntos en la misma línea a Poeta, Mainoldi o Renfroe, por poner tres nombres, hace daño…

Entrenador. Se acabó el modelo en el que el entrenador crecía y en su apogeo te lo robaba el Madrid (Scariolo) o el Barça (Manel, Dusko). En esta última época, los entrenadores han sido cesados de su cargo con contrato aún en vigor. Echamos a Peras, a Maljkovic, a Neven, a Dusko, a Tabak y quizá echemos ahora a Scariolo. Los entrenadores entrenan sin una referencia de ciclo largo, y lo más grave, sin la confianza absoluta de la directiva. Esa desconfianza la huelen los jugadores que en otro momento intuían una fortaleza terrible.

A nivel institucional también ha habido una pequeña decadencia en el modelo. Antes la ilusión lo empapaba todo. La ilusión por jugar el Top-16, por jugar el Top-8, por jugar la final de la liga, por… Ahora yo entreveo muchísimo más conformismo que ilusión. El objetivo es clasificarse para el Top-16, para la copa y para el playoff, y se trabaja de forma conservadora en pos de lograr el objetivo de mínimos. 

El equipo transmite más conformismo que ilusión, y eso hace daño.

La segunda refundación

Hay tres avisos que se han captado y que motivan que se hable de la refundación (para mi, de la segunda refundación). Hace ya tres años, con un equipazo liderado por Dusko en el banco, y por jugadores de la talla de un joven San Emeterio, Mirza, o Prigioni, el Bilbao basket nos dio el primer aviso. Fuera del Top-16. Boom! El segundo aviso llegó el año pasado, y el susto nos lo dio el Gran Canaria. Fuera de semifinales. Booom! Este año ha llegado el tercer aviso, con la agónica clasificación para la Copa, y la apabullante eliminación en playoffs. Toca refundar…

A lo largo de esta semana, escribiré acerca de “La segunda refundación”. ¿Por donde hay que ir, que hay que recuperar, que vale y que no? Sin conocer nuestro pasado es imposible mirar al futuro. La refundación no debe remover todo. Pero el Baskonia es como un restaurante que debe modificar la carta para llegar al público. Puede retocar la cocina y decorar el comedor, pero es la cabeza la que hará que el restaurante triunfe o se estanque.

La próxima temporada es clave. O seguimos en la élite europea y nos metemos en la próxima Euroliga y su nuevo modelo, o nos bajamos del tren y nos quedamos con los parias a protestar contra Bertomeu. No quedan “primis”, ni “comodines”. Este es el último año que Euroleague nos permite el estar fuera de semis. Se acabo. Toca refundar


Continuará…

lunes, 19 de mayo de 2014

Renfroe, Jelinek, Poeta… y Barcelona


Tanto tiempo sin escribir en el blog, hace que ahora que me pongo, tenga demasiado abanico de cosas por comentar, aunque me centraré en el Baskonia… Sólo a modo telegráfico, comentaré la actualidad del basket, con la victoria de Maccabi sobre el Real Madrid y la debacle del Barça en Milán (humillación en toda regla).

Empecemos con el Real Madrid. Un año de alegrías y records, un juego precioso y preciosista, alegre, ofensivo… un año de favorito sin oposición que se confirma en una semifinal excelente frente al eterno rival. Una final que no admitía sorpresas… hasta que llegó el baloncesto, y se volvió a demostrar que las finales no son partidos de baloncesto, sino que son otra cosa.

El problema del Real Madrid no es perder la final. Es perderla dos años seguidos de la misma manera. Me encanta el juego de Pablo Laso, me encanta ver correr al Chacho, ver a Rudy tirar esos tiros imposibles, a Mirotic bailar, a Carroll bombardear,, etc… Pero hace falta algo más que ese espectáculo para ser campeón de Europa. ¿Qué? No lo se… Sólo espero que este segundo varapalo no afecte a Pablo Laso, como afectó a Pascual hace años, y no cambie su forma de jugar. Ayer Maccabi fue un justo campeón. Anuló al Real Madrid, en el que sus estrellas desaparecieron escondiendo la cabeza bajo la tierra, y donde sólo el Chacho sacó su orgullo para intentarlo.

Enfrente, Maccabi. Un ejemplo para la “refundación”. Partir de un entrenador con galones y confianza, y construir un grupo que funcione con un presupuesto limitado. Nada de estrellas. Blu, sin equipo a principio de temporada, Rice jugando en Alemania, James (tu estrella interior) lesionado de gravedad… Pero acertando, como siempre, en los complementos… Tyus, Davis, Hickman… Jugadores que venían de la nada, y que se convirtieron en estrellas. Modelo de gestión de fichajes, en un mercado explotado pero sin explotar en Vitoria. El mercado americano. A la vez el mercado más accesible y el más complicado, un mercado que Baskonia tiene abandonado hace años y que deberá retomar…

Baskonia

Pero centrémonos en lo nuestro… en nuestro Baskonia. Un Baskonia achacoso, con momentos tremendamente irritantes, como el esperpento del partido frente al GBC en Vitoria, pero un Baskonia orgulloso, que se plantó en Zaragoza sin miedo a ganar, olvidando la vía Valenciana para elegir a un equipo final four como rival en tu última oportunidad de redención para esta aciaga temporada. Todo o nada frente al Barça. Lo que hace casi nada era una final de liga ACB clásica, es hoy un cuadro de cuartos, donde ni Barça (3º) ni Baskonia (6º) se encuentran cómodos ni convencidos…

Tendremos tiempo de analizar esta serie, pero el Barça llega muy tocado. La final four de Milán ha dejado hundido al equipo catalán, y varias de sus estrellas, sobre todo Navarro y Lorbek. Veremos como reacciona, aunque queda un partido y llega el playoff..

El Baskonia es irregular al 100%, pero igualmente capaz al 100%. Su rendimiento es siempre una incógnita, ya que la motivación viaja como pasajera fantasma al lado de los jugadores, y no dentro de ellos, pero también con una capacidad que está fuera de toda duda. El Baskonia, cuando está, puede competir frente a cualquiera.

Como suele ser habitual, el Baskonia ha realizado su clásico movimiento pre-playoff de cada año. Un soplo de aire fresco, en modelo low cost, que sirve para dar un empujón anímico al grupo y quizá a disimular alguna carencia. En ese sentido, el Baskonia corta al eslabón “No cupo” más débil, Peppe Poeta, y mete a un jugador completo, capaz tanto defensiva como ofensivamente, y con una dosis de contrapunto cerebral importante a Heurtel. Veremos si Renfroe tiene tiempo a adaptarse al equipo en el poco tiempo que tiene, pero a priori, el movimiento refuerza a Baskonia de manera notable.

En el lado negativo, dos jugadores que ya no cuentan, pero que quizá pudiesen ser necesarios frente al Barça. Jelinek ha sido definitivamente cortado de los esquemas mentales de Scariolo, otorgándole a Causeur todos los galones del escolta. También Mainoldi parece haberse quedado sin crédito, y también Mainoldi puede ser importante frente a Nachbar en la serie de playoff. Nunca entenderé porque acortarte tu sólo cuando se acerca el momento de la verdad, aunque debe ser normal y hasta bueno, visto que todos los entrenadores lo hacen…


De momento, acabemos fuerte frente a Fuenlabrada, metamos a Renfroe en dinámica, y empecemos a pensar en clave blaugrana. Unos cuartos de final de playoff apasionantes.